¿Feria del libro o feria de lectores?

Miguel Godos Curay
Typography

miguel godosPor: Miguel Godos Curay

ERP. Las Ferias de Libro son un espacio de encuentro entre agentes editoriales, autores y lectores. Nuestras ferias de libro tradicionales son los puestos de venta de libros viejos y usados en tradicionales callejones limeños, en algunas casonas de Trujillo a inmediaciones del mercado de Chiclayo. Huancayo y Arequipa tienen sus propios rincones del libro. El librero de viejo es un intermediario entre el que se deshace por apremio de un libro y el que lo compra porque lo necesita y le tiene afecto. Hay quienes compran libros pero nunca los leen. Es la misma presunción lindante con el síndrome del sobaco ilustrado del que siempre porta un libro entre sus brazos pero solo conoce las tapas. No los lee.

Hay otra especie de bibliófilos los que sólo los compran para disfrutar del aroma de libro nuevo. Después nada. Los libros forman bibliotecas son la artillería de la inteligencia. Los libros necesitan de lectores. Las ferias del libro son un rincón propicio para el encuentro entre lectores y libros conforme a sus necesidades. Los que pueden comprarlos los adquieren. Los que no, los contemplan y los admiran como si se encontraran en el harem de la sabiduría o en el país de las maravillas.

Los libros no tienen otra función despiertan el regusto por la lectura. Avivan la inteligencia. Los padres que regalan libros a sus hijos no son una legión numerosa, son pocos. De padres lectores es posible admirar hijos lectores. Es lo mismo que los pueblos que eligen lectores como gobernantes. Platón decía grandes son los pueblos que eligen a los sabios como reyes. Feliz un pueblo que elige lectores como conductores de la cosa pública. En ellos hay la garantía del vuelo intelectual y la frescura del pensamiento creativo. Los que no, abundan en el historial de la infelicidad.

Las ferias del libro institucionalizadas son iniciativa de las Cámaras del Libro y con vigor las empresas editoriales las sostienen y promueven. Los pequeños editores a duras penas pueden sostener una feria. Conozco algunos por el pánico a la Sunat y otros compran recortes de resmas de papel para imprimir libros de formato menor. Con su producto concurren a las ferias. Entre nosotros las ferias del libro son nuevas. Los piuranos estamos acostumbrados a las ferias pueblerinas de los santos de nuestra devoción. Antes pobladas de milagrería de oro y plata. Hoy de acero y hojalata.

Las ferias del libro son de utilidad y necesidad pública porque son un antídoto contra las variadas formas de ignorancia. Por eso merecen el apoyo de nuestras autoridades. En tanto, los promotores no pueden defraudar a los auspiciadores requieren coordinar fino para que la fiesta del libro resulte un éxito. Advertimos, bueno es el apoyo oficial pero no es un sustituto de la iniciativa privada que moviliza autores, editores y se anticipa a los requerimientos de los expositores. La feria se planifica conforme a un programa. Como a cualquier jornada académica se le exige puntualidad, oportunidad y respuestas a las necesidades que se presenten en su desarrollo.

¿Qué no es una feria de Libro? Una feria del libro no puede ser un rapto de entusiasmo aunque este se derrame como la melaza cuando hierve. Tampoco una promesa incumplida, una adolorida queja cotidiana porque nadie nos apoya, o afirmar que un evento como este tiene como espacio natural la Plaza de Armas. No se trata de un espacio privilegiado, el escenario para la cultura es variado lo hace la creatividad, el buen gusto, la organización. No la improvisación. Finalmente es el público el que pondera el desenlace de la misma. Por supuesto no empieza de un día para otro, mejora año a año. Ninguna feria se erigió como un castillo de naipes.

La Feria del Libro de Piura tímidamente está creciendo en nuestra ciudad no dejemos que se ahogue como pichón en el tazón de la indiferencia. Cifras, realmente, no conocemos porque se trata de una iniciativa privada y como tal tiene sus barrenos de logro y de fracaso. Tenemos el convencimiento que puede mejorar y lo va a conseguir con el adecuado ingrediente de responsabilidad y con el insustituible apoyo de editores y autores. Esta edición, duramente criticada por algunos medios, no fue de la satisfacción de los expositores, sin embargo, hay que reconocer el esfuerzo personal por llevarla a feliz término. Muchas veces, cuando el vendaval de críticas se enfrenta con el prurito del afán de notoriedad y el autobombo. Lo poco bueno pasa desapercibido y se hace invisible.

La Feria del Libro de Lima, este año, en su vigésima edición, tuvo casi 503 mil visitantes un 20% más que el año pasado. Las ventas comerciales fueron del orden de los 13 millones 600 mil nuevos soles, un 30% más que el año pasado. En números la Feria del Libro de Lima se resume en un campo ferial de hectárea y media, 155 stands, la participación de 70 escritores extranjeros y realización de 655 actividades culturales. Junto a la feria la Cámara Peruana del Libro emprendió una patriótica campaña denominada “Pastillas para no olvidar” “No al Impuesto del Libro”, que consiste en la entrega a los congresistas de fotografías de ciudadanos que se suman a la urgente renovación de la Ley 28086, conocida como Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura, proyecto que debatirá el Congreso de la República durante la presente legislatura. La Feria del Libro de Piura, es un proyecto cultural en plena gestación. Y por eso merece impulso y gentil apoyo.