La verdad de las mentiras en Piura

Miguel Godos Curay
Typography

miguel godosPor: Miguel Godos Curay-Periodista

ERP. La audiencia en la PCM con el Colectivo Cívico Institucional por el respeto a la Región Piura con el Premier Pedro Cateriano empezó con la pata en alto. Pues no es verdad que los piuranos se opongan a la inversión. Ni que sus legítimas demandas sean insostenibles. Si bien el Congresista Gastañadui enumeró mejoras estas no son inversión directa del Estado sino contraparte de contratos de concesión vial.

Otro de los argumentos porfiados es la falta de capacidad de ejecución del gobierno regional y gobiernos locales. Se dijo que los municipios están distraídos en la ejecución de obras sin impacto social. En realidad en el meollo del asunto está la necesidad de destrabar el paquete de inversiones bajo la modalidad de asociación público-privada para ejecutar las obras que Piura necesita. Objetivamente los forados presupuestales de las gestiones salientes son inimaginables.

Los puntos propuestos en la agenda se resumen en la necesidad de contar con hospitales de alta complejidad en Piura, la prioritaria atención de la seguridad ciudadana. Piura sólo cuenta con diez patrulleros, y el puesto policial más antiguo de la región, en el de distrito de Suyo tiene 82 años y está en ruinas. Los recursos están en el papel y la unidad formuladora para ejecutar el presupuesto, en Chiclayo.

Otras obras de urgencia son la atención a la infraestructura vial, la concesión de gas,la mejora de los servicios de agua potable y saneamiento actualmente en esta crítico. Así como los proyectos Alto Piura, Vilcazán y la emergencia del reservorio de Poechos.

A esta agenda se suma la puesta marcha de acciones mitigatorias del fenómeno El Niño. Esta agenda básica propone soluciones de corto y mediano plazo, orientadas al bienestar de la población. Se busca la sinergia de la competitividad y el impulso a la inversión privada, mejorando condiciones de desarrollo en toda la región.

No era otro el propósito, lo que con puntualidad, recordó al Arzobispo Metropolitano de Piura Monseñor Eguren Anselmi. No es una delegación quejumbrosa a la que se le hace la boca de agua formulando pedidos. Sino una propuesta de diálogo, técnico y alturado en busca de soluciones posibles a los problemas urgentes de Piura. Así lo entendió el Primer Ministro, por eso el próximo miércoles 9 con los viceministros involucrados se instalarán las mesas técnicas de trabajo.

Piura apuesta por el diálogo posible y constructivo. No sólo porque es una condición imprescindible del bienestar de todos los piuranos. El congresista oficialista Gastañadui (¿?) ignorante del propósito de la sociedad civil de Piura desentonó con otra partitura. Algo así como fanfarria empezado el tondero.