ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Tierra de los Gallo, Carreño, Calderón, Agurto, Campos, Cisneros, y parte de los Seminario, Querecotillo es un pueblo hospitalario, cuyas raíces se remontan a la época prehispánica, cuando los tallanes poblaron estas tierras, que después fueron sometidas por los incas, quienes desterraron hasta este lugar, a habitantes de otro poblado del mismo nombre, los que al llegar a este sitio, le pusieron el de su espacio de origen, por eso hay varios lugares llamados QUERECOTO, y QUEROCOTILLO, y es que a nuestro Querecotillo, al de Sullana, en documentos virreinales, también se le registra inicialmente como QUEROCOTILLO, hasta que en el siglo XVIII, ya leemos únicamente QUERECOTILLO, y uno que otro manuscrito, que dice, QUEROCOTILLO.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Los Ojeda Alcas eran varios hermanos que nacieron en tierras de Somate, entre Zapallal, Las Playas y Tambogrande, algunos vivieron en Pedregal, predio que en el virreinato fue propiedad de los Díaz de Pedregal, de donde deriva el nombre de este pueblo, que finalmente se redujo solo a Pedregal.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Quizá el fundador del diario El Tiempo de Piura, don Luis Carranza, no se imaginó nunca, que 100 años después, este medio de comunicación social se iba a convertir en el informativo escrito de mayor vida en la historia de la región, medio que iba a permanecer vencedor por un siglo, convirtiéndose en una crónica de registro para la historia de un espacio, donde más de un millón de voces estarán diciendo como yo, con toda seguridad: El Tiempo, ha vencido al tiempo.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Hace 32 años, mientras leía las libretas de apuntes de Antonio Raimondi, pensaba en el futuro se Sullana, como una ciudad producto de la convivencia armoniosa entre los hombres y la naturaleza. El naturalista la describe en 1868, tanto como a la capital departamental, como lugares de casas blanqueadas, es decir, con gente que entendía que los colorinches no cabían en esta región, porque calientan el interior de las viviendas, y en una época sin electricidad, y sin todos los artefactos que se relacionan con esta energía, era mejor vivir en estrecha relación con el medio que se habitaba.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Si la batalla de Ayacucho se protagonizase recién en nuestro tiempo, de inmediato sus resultados hubiesen llegado no solo a Piura, sino a todo el planeta, hoy los medios de comunicación nos integran avasalladoramente, y nos enteramos de todo lo que ocurre, a escasos segundos de los sucesos. Después de la batalla de Junín, Simón Bolívar persiguió a los enemigos hasta el río Apurímac, y en octubre de 1824 regresó a la costa, no sin antes instruir a Sucre sobre la finalización de la campaña libertadora, recomendándole no dar batalla final, hasta no estar seguro de la victoria. La batalla de Ayacucho enfrentó a patriotas y realistas el 9 de diciembre de 1824, sobre sus resultados, los piuranos se enteraron casi 15 días después, como lo veremos a continuación.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Estaba en Quito hace un año, cuando de pronto, hablando de la socialización con mis amigas del Museo de la Democracia de Pichincha, puse como ejemplo la canción de la muñeca azul, esa que los niños cantaban hasta el cansancio agarrados de la mano, por ser de una música y letra entretenida que daban ganas de repetir, casi no hubo noche de verano, en que mis hermanas, las niñas Velasco Farías, las Oviedo Valencia y Atocha Vilela la repitieran una y otra vez.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. El 4 de enero de 1821 se proclamó la independencia de Piura, ciudad en la que la formación de la conciencia de patria está asociada a personajes de la localidad y de la región, siendo su principal figura Miguel Jerónimo Seminario y Jaime, respetado ciudadano, a quien los piuranos honran cada 4 de enero, además de haberle dado el nombre a un coliseo de la ciudad de Piura.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Cuando el corazón ordena, nada le puede hacer cambiar de rumbo a la voluntad de los enamorados, ni las señales del cerebro, ni cualquier otra predisposición ni ley. Así es la vida suelen decir los mayores, la vida es una canción repiten, y así es señor, se escucha asentir a los demás. Sobre historias de amor, las hemos leído de todos los tiempos, Ollantay, en nuestro caso, Otelo, en el viejo mundo, y no hay rincón del globo terráqueo, donde no se haya escuchado sobre quereres imperecederos, que a veces trascienden la experiencia de los enamorados, para quedarse para siempre en la memoria familiar, a veces en la memoria de una gran comunidad, y no pocos veces, en la memoria colectiva.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Desde que comencé a caminar diariamente por la avenida José de Lama en 1963, para irme a la escuela Pre Vocacional 1031, José Cardó, mientras estudié la primaria, el nombre de esta arteria siempre me llamó la atención. La avenida comenzaba a 70 metros de mi casa, cuando todavía pasaba el vagón en 1960, año en que llegamos a vivir a nuestra casa en la calle Santa Julia, levantada en el terreno que mis padres compraron al Concejo de Sullana en 1955.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. En los próximos días, en la ciudad de Sullana se inaugurará la remozada avenida José de Lama, principal arteria de esa localidad, cuyo nombre está asociado a un personaje trascendente para la historia de la ciudad y de la región, motivo por el que queremos compartir con los lectores de El Regional de Piura, la razón por la que desde hace más de 80 años la avenida lleva esta nominación.

Leer más...

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. En la memoria colectiva de las últimas generaciones de piuranos, tumbesinos y lambayecanos, el fenómeno El Niño, ya no es una novedad, está en la memoria colectiva, asociada a una gran experiencia como la de 1983, y la de 1998, pero sobre todo la primera, que nos hizo dividir el tiempo en “antes del Niño”, y, “después del Niño”. Ese impacto sobre la población se metió para siempre en las neuronas, y aunque queden pocos sobrevivientes de las diluviales aguas de 1925-1926, las lluvias del 83 marcaron eternamente mientras viva, a la generación que lo experimentó.

Leer más...

Más artículos...