Facebook – la red social que te hace menos social

Bryan Luzuriaga Solórzano
Typography

ERP/Bryan Luzuriaga Solórzano*. ¡Bienvenido a Facebook! El lugar donde la gente te agrega como un amigo y pasa de largo cuando te ve en la calle, donde la mayoría dice “Feliz Cumpleaños”, porque Facebook se lo recuerda. Donde los mentirosos creen sus mentiras, los envidiosos se tuercen por tus logros y tus enemigos son los que más visitan tu perfil para averiguar tu vida, y algunos de tus “amigos” y familiares te bloquean.

Aunque escribes lo que realmente piensas, siempre hay alguien que malinterpreta, otros creen que tu estado va dirigido a ellos y otros ven los comentarios para contarles a los demás qué escribiste.

Frases y mensajes tales como: “pOr lO qe az exO iOh qiziera dezpreziarte...Tener valOr para pOder iegar a Odiarte...PerO mi qOrazOn embuzterO i miente para negar qe aun te qierO ♥”, “Eres tan primordial, casi como respirar” “Hoy por ti me emborraché”… son algunas de las frases cotidianas que leemos en los muros de nuestros amigos en la red social más popular del mundo; el fenómeno llamado FACEBOOK.

facebook1

Y es que en la actualidad se ha vuelto común el hecho de ‘postear’ frases y/o pensamientos sin importar ni siquiera la forma en cómo lo escribimos, pasando por alto las reglas de la gramática tales como tildes, acentos, mayúsculas, referidos a la vida diaria de las personas que suelen estar conectadas la mayor parte de su tiempo, el mismo que derrochan creándose perfiles superfluos y banales con la intención de LLAMAR LA ATENCIÓN por un ‘like’ de los demás.

Y es que a “mayor atención” se alcanza “mayor popularidad”, y a “más amigos”, se es “más sociable”.

¿Mejor que tener sexo?

Socialmente puede no ser siempre agradable, e incluso hay quienes aborrecen este rasgo en una persona, pero hablar de uno mismo es una inclinación natural difícilmente eludible.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, en 2012, escaneó el cerebro de las personas para ver qué zonas se activan cuando hablan de uno mismo. El experimento consistió en pedirle a los voluntarios que respondieran preguntas sobre Barack Obama o sobre ellos mismos. Si elegían al presidente, recibirían a cambio un pago monetario. Ésto, sin embargo, poco importó a la mayoría, quienes prefirieron ser el objeto del cuestionario, cuyas preguntas iban de lo más triviales (los ingredientes que les gustaban en una pizza) a otras un poco más profundas sobre sus cualidades de personalidad.

Y si bien rechazar dinero por preferir hablar de uno mismo ya es suficientemente elocuente, las resonancias magnéticas practicadas durante la prueba confirmaron que cuando ésto sucede, cuando la propia persona es el sujeto de su discurso, el sistema meso-límbico de dopamina se activa, el mismo que se asocia a la interacción placentera con la comida, el dinero o el sexo.

Diana Tamir, una de las investigadoras responsables del estudio, considera que esta evidencia puede ayudar a entender por qué tantas personas en todo el mundo adoran hablar de sí mismas en medios como Facebook y Twitter: ¿Es que usted prefiere hablar de sí mismo que tener sexo?

Bonito, todo  me parece ¿Bonito?

Por otro lado, ser el centro de atención eventualmente puede jugar en contra de uno mismo, debido a la exposición constante de la privacidad, y esto ha servido para que personas con malas intenciones puedan acceder fácilmente a la información personal de los usuarios, utilizándolos para perpetrar secuestros, extorsiones, desfalcos de dinero, e incluso descubrir infidelidades que han sido el móvil de asesinatos pasionales, o en su defecto incrementar el índice de divorcios a nivel mundial.

No es sorpresa que al ver las fotos de tus amigos en plenas vacaciones o celebrando un cumpleaños pueda hacerte sentir algo mal, pero depende. Facebook supuestamente debería abrazarnos de manera cálida en nuestra red social, y que nuestros amigos revisen nuestra página debería hacernos sentir queridos, apoyados e importantes (al menos en la vida de aquellos a quienes queremos). Pero descubres que a través de las fotos de amigos en momentos exitosos de vida, puede generarnos sentimientos de envidia, miseria y soledad.

De acuerdo a investigaciones de dos universidades alemanas, los científicos estudiaron a 600 personas que se dieron de alta en Facebook y descubrieron que 1 de 3 se sintió peor luego de visitar el sitio, especialmente si es que vieron fotos de vacaciones.

Los que frecuentan la popular red social y usan su tiempo allí sin postear su propio contenido son los que se sintieron más insatisfechos.

Los autores del estudio han notado que ambos, hombres y mujeres, sienten presión de mostrarse a sí mismos en su mejor luz ante sus amigos; no obstante los hombres tienden más a auto promocionarse en las secciones “About me” y “Notes”, más que las mujeres, pero ellas suelen tener más estrés en su atractivo físico y sociabilidad.

facebook2

Por otro lado escriben: Hasta ahora, parece que los efectos positivos de estar socialmente conectados sustituirán a las consecuencias negativas de sentirse inferior o excluidos por su círculo de amigos. Sin embargo, los autores sugieren que si los sentimientos hirientes crecen, Facebook y otras redes sociales ya no pueden ser una manera divertida de mantenerse en contacto con amigos, y podría convertirse en otra fuente de estrés para las personas.

“Nos sorprendió cuántas personas tuvieron una experiencia negativa sintiendo envidia y luego soledad, frustrados o molestos”, observó la autora Hanna Krasnova, Doctora en Psicología y Presidenta del Instituto de Sistemas de Información en la Universidad Humboldt de Berlín, 2013. “Desde nuestras observaciones, algunas de estas personas dejarán por consiguiente el Facebook o al menos reducirán su uso”.

La mayor causa para que Facebook cause frustración viene de la comparación de los usuarios con los contactos de su red: otra fuente de insatisfacción fue la “carencia de atención” por tener pocos comentarios, likes, y en general retroalimentación comparada con la de los amigos.

Más obeso, más pobre, menos inteligente

Asimismo, otra de las consecuencias del uso cotidiano, obsesivo, de la red social más popular del planeta, Facebook, va más allá de la socialización y, previsiblemente con algo que puede tener tanta presencia en nuestra vida: incide incluso en nuestro bienestar personal, concretamente, provocando obesidad según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Pittsburgh.

Éste se debe a que, en términos generales, Facebook provoca una baja en la autoestima del usuario, lo cual lleva a comportamientos que tienen un cierto componente autodestructivo como ganar peso, gastar dinero y bajar las calificaciones en la escuela.

“Dado que los consumidores se preocupan por la imagen que presentan a sus amigos cercanos, la red social se sirve de la autoestima de quienes están enfocados en estos amigos cuando navegan en la red. “Este incremento momentáneo de autoestima lleva a que tengan menos autocontrol después de haber estado en la red social”, escriben Keith Wilcox y Andrew T. Stephen, los investigadores responsables del estudio en 2012.

Los científicos reunieron a 100 personas con distinto nivel de interacción con Facebook, realizando 5 distintas pruebas para conocer las consecuencias de este hábito en otros aspectos de su vida. De acuerdo con los resultados, las personas que pasaban más tiempo en la red social mostraron también mayor tendencia a comer en demasía, mayor deuda en sus tarjetas de crédito y menores calificaciones; incluso se encontró que navegar por Facebook durante cinco minutos volvía más probable la elección de una galleta con chispas de chocolate frente a una barra de cereal. A este fenómeno los investigadores lo denominaron el “Efecto Facebook”, caracterizado sobre todo por la pérdida del autocontrol en lo referente a decisiones impulsivas de comportamiento que pueden perjudicarte.

No les espíes; oriéntales

Mario Palacios Seminario, docente de la Escuela Tecnológica Superior de la Universidad de Piura, escribió un artículo publicado por el diario El Tiempo el lunes 14 de marzo de 2010, donde hace referencia a lo siguiente: “Buscando en Internet formas que ayuden a los padres en este tema, él encontró la presentación de un interesante libro titulado Facebook para padres: Respuestas a las 25 mayores preguntas (Facebook forparents: Answerstothe Top 25 Questions.) de los autores BJ y Linda Fogg, ambos psicólogos y hermanos. BJ trabaja en el Laboratorio de Tecnología Persuasiva de la Universidad de Stanford y Linda es madre de 8 hijos cuyas edades fluctúan entre 11 y 26 años. Este libro es fruto de una serie de conferencias que ambos dictaron en el 2009 en la Universidad de Stanford. Las charlas se dirigieron a padres de familia para ayudarles a entender el Facebook.

Aquí explica los aspectos buenos y malos de esta red social. El libro se divide en 25 preguntas de forma sencilla y corta. Se puede encontrar una clara recomendación: Evite espiar a los hijos cuando acceden al Facebook, es mejor orientarlos. Su objetivo es conseguir “cómo pensar” acerca de Facebook en lugar de “qué hacer”. Destaca que los jóvenes pueden lograr habilidades por su uso: competencias profesionales, competencias de liderazgo, competencias de aprendizaje, habilidades de identidad y habilidades de asociación.

La Dra. Fogg señala que los padres deben enseñar a los niños el proteger la información sensible (teléfono, dirección). Persuadirles que lo publicado en la web puede ser visto por todo el mundo. Recomienda realizar una asesoría al hacerse amigos de sus hijos en la red social, sea cual fuere y manifestar que cualquier duda “digital” también pueden contar con ellos para ayudarles y no espiarlos”.

Y es que hoy en día la nueva manera de socializar es a través del teclado y eso a la larga perjudicará (si es que ya no lo ha hecho) las habilidades interpersonales de cada uno de los adolescentes en nuestra ciudad de Piura.

* Lic. Bryan Luzuriaga Solórzano es psicólogo organizacional, titulado por la Universidad César Vallejo en Piura, y consejero para el desarrollo personal, residente en la ciudad de Piura. Puede contactarlo en Facebook como “Bryan Luzuriaga Solorzano” y en Twitter como @Bluzuriagas).

(Fotos y memes por el autor, distribuido por FACTORTIERRA.NET)

facebook3