Entre Alan García Pérez y Verónika Mendoza Frisch

Editorial
Typography

ERP. Según hemos sostenido en varias oportunidades, los partidos políticos en nuestro país simplemente son una formalidad para postular. La democracia interna es un proceso aún en cimientes y no existe una militancia que permita lograr mayor legitimidad a quienes aspiran ser candidatos a la presidencia, vicepresidencias, congresistas o parlamentarios andinos.

Alan García Pérez, dos veces presidente del Perú, quiere tentar por tercera vez dicho cargo; se ha sometido a una postulación interna cuyo acto de sufragio con la asistencia técnica de la ONPE se ha realizado este 18 de octubre; sin embargo, dicha postulación interna solo es una forma para cumplir con lo que dice la Ley de Partidos Políticos.

Evidentemente, tanto en el APRA como en las demás organizaciones son los caudillos los protagonistas. García Pérez, es el heredero de Víctor Raúl Haya de la Torre y su organización partidaria ha sido incapaz de abrir espacios para otros personajes. Acorde a esa realidad, en tanto vivo García, las posibilidades para otros apristas es simplemente es limitada.

Aunque las encuestas no le son favorables, Alan García Pérez, cree que su locuacidad le puede servir para ganar por tercera vez. Del joven aprista que motivó el voto femenino queda poco y es un voluminoso personaje que ha ganado mucho de peso físico; más no ha perdido su capacidad oratoria.

Aunque se puede decir mucho respecto a esta forma de elección interna de candidatos; algo es algo en una democracia precaria.

Verónika Mendoza Frisch, es congresista de la República y es reconocida por quienes la conocen de cerca. Mediáticamente, ha tenido una presencia mínima. Ella fue a las elecciones internas con el sacerdote Marco Arana, en el denominado Frente Amplio, que agrupa a organizaciones de izquierda. Su postulación es más clara y las opciones de los militantes, al menos se hicieron entre dos opciones.

El Frente Amplio, es una conglomeración de gente de izquierda. Muchos de ellos, apoyaron a Ollanta Humala en las elecciones anteriores y creen que pueden convocar a esos ciudadanos desencantados de las propuestas liberales o del statu quo en lo económico y en lo político. No es la primera vez que se unen para estas lides y al menos, se ha visto que el contendor ha respetado los resultados.

Por el momento, estos candidatos han marcado diferencia para legitimar la candidatura de García Pérez en el caso del APRA; y de definir candidatura en el Frente Amplio. Uno bastante conocido; otra abriendo el camino de las mujeres que postularán a la presidencia de la República.

Los comicios internos que comentamos, son un avance de lo que sucederá en los próximos meses hasta abril del 2016, fecha de las elecciones generales. En las próximas semanas, se irán dando procesos internos con más o menor vigilancia electoral, para decidir las candidaturas presidenciales.

Tras los mencionados, se sabe y no existirá cambio de ninguna naturaleza ni menos votación que vaya en contrario, para tener como candidatos a Alejandro Toledo, Keiko Fujimori, Rómulo Mucho, Pedro Pablo Kuczynski, Hernando Guerra García, Daniel Urresti, entre otros.

Los peruanos saben que la democracia es mucho mejor que cualquiera otra opción de gobierno. Sin embargo, aún no definen que tipo de organización política debe sostenerla.

En tanto suceda una redefinición; participemos con lo que tenemos y aportemos para construir una democracia más sólida.