Nadine Heredia y su enredo respecto a las agendas

Editorial
Typography

ERP. Finalmente, Nadine Heredia Alarcón tuvo que aceptar que las agendas que obran en un medio de comunicación, son de ella. Indica que tras el testimonio dado ante el Ministerio Público inició un sinnúmero de investigaciones logrando determinar que si son sus agendas, y agrega que fueron sustraídos de su vivienda conjuntamente con otros objetos; precisa que esta confesión lo hace para colaborar con la justicia.

Desde el momento mismo de la difusión de estas agendas, la primera dama se envolvió en testarudez, ensayó declaraciones, algunos procuradores cayeron, y negó cuantas veces pudo respecto a la propiedad de las agendas.

Rosa María Palacios, se puso de su lado y en cierto momento, conversó con ella y tras algunas confesiones, la periodista aseguró que Nadine Heredia reconoció que las agendas eran de ella. De inmediato Nadine Heredia negó esa versión y llevó a Rosa María Palacios a la decepción más grande en su carrera periodística.

Han pasado algunos hechos y Nadine Heredia fue llamada al Congreso de la República y en poses propias de la soberbia, dijo que mantendría silencio. Conjuntamente con ella, se apersonaron su madre y una de sus amigas. Tras el barullo, la citación se convirtió en un “circo” y no se pudo aclarar nada.

Posteriormente, tras la negativa de declarar, la Comisión del Congreso, la puso en la condición de investigada y conjuntamente con ella, fueron consideradas su madre, su amiga Rocío Calderón, y otros implicados en la investigación de la comisión del Congreso. Es decir, de nada sirvió la parafernalia nacionalista para crear caos y al contrario, se agravó la percepción negativa que muchos tienen de Nadine Heredia.

Ahora, la situación es diferente y lo que antes negó resulta que es cierto y agrega que las agendas le fueron sustraídas de su vivienda. Es decir, se busca deslegitimar la prueba que daría algunos indicios respecto a los ingresos de la primera dama y de su esposo Ollanta Humala.

César Nakasaki, defensor de casos difíciles, indicó que sin duda reconocer que las agendas son suyas mejora de la defensa de Nadine Heredia. Todo supone que el siguiente paso después de reconocer la propiedad de lo que antes negó, será alegar la ilicitud de estas agendas, cuyas anotaciones son valiosas para esclarecer el patrimonio de la familia Humala y también de la familia Heredia.

En definitiva, lo acontecido con Nadine Heredia, no es exclusivo de Nadine Heredia. La negación como primera opción, es el mecanismo de protección de todo acusado de corrupción. Se aprovecha para este argumento, la debilidad institucional del Ministerio Público y del Poder Judicial.

Como bien afirma Rosa Maria Palacios, bastó solo unos minutos para decir que la letra con la cual fueron inscritas las hojas de la agenda, le pertenecían. Decidió de manera contraria y Nadine Heredia tiene que pagar actualmente los costos de un desgaste que pudo haberlo evitado.

Se sabe que el Fiscal viene solicitando información adicional para esclarecer el hecho. No se trata solamente de determinar si es su letra; sino de encontrar fuentes alternas que puedan decir que lo escrito es de Nadine Heredia.

Adicionalmente, a la señora Nadine Heredia se le puede calificar como mentirosa y cabe la calificación; sin embargo, una verdad aunque con tardanza, le permite enfrentar las responsabilidades legales con más honestidad. En tal sentido, su defensa mejorará y es probable que siguiendo el camino del Apra, este lío que la enfrentó con la justicia peruana, solo sea un mal recuerdo. 

Estamos próximos a una nueva elección y se espera que no haya una situación similar a la que estamos viviendo. El Perú merece tener mejores gobernantes y con un entorno que fortalezca la actitud de ellos.