Líderes regionales, los protagonistas de elección general

Editorial
Typography

ERP. El Perú es un país de ensayos y de lecturas forzadas. En las elecciones regionales, el contexto ha llevado a conformar organizaciones de ese nivel y excepto algunos triunfos de partidos políticos, la mayor parte de ganadores, son representantes de movimientos regionales que se constituyen al fragor de la contienda.

En la presente contienda y que elegirá a un presidente de la República, dos vicepresidentes y 130 congresistas, los partidos políticos en su mayor parte, están mirando a ex gobernadores regionales para promoverlos en planchas presidenciales. Entendemos que el supuesto, es buscar sumar lo que es lo nacional con lo regional.

Por el momento, son cuatro listas que tienen esa composición y uno más conocido que el otro, lo cierto que los ex gobernadores creen que las miradas nacionales les fortalecen y constituyen una oportunidad para modificar la relación de elección nacional y aparejarla con un amplio sentido de lo regional.

Los beneficios de tener un personaje vinculado a la gestión regional, es tener un actor que conoce la realidad de una región; que tiene experiencia de gobierno sub nacional y que por lo tanto, posee ideas y propuestas que podrían incidir en las acciones de desarrollo que realice un partido de gobierno.

El caso es más urgente, considerando que la descentralización se ha reconcentrado, y se debe trabajar por ella. Tras la desaparición del Consejo Nacional de la Descentralización, para llevar las funciones a una secretaria de la Presidencia del Consejo de Ministros, no se planteó desde las provincias una propuesta diferente.

Asimismo, debido a actos de corrupción en las regiones y que no es diferente a lo que sucede en el país en general, la regionalización se ha visto afectada y se ha encontrado el argumento para trasladar más competencias a regiones y en todo caso, defender la capacidad de promover y realizar su propio desarrollo desde un enfoque regional.

Institucionalidad y el quehacer regional, deben estudiarse, analizarse y sobre esa base plantearse la profundización, de lo que constituye un proceso irreversible. Asimismo, implica evitar reeditar la centralización que se tiene con Lima como capital. Esto supone, por ejemplo, dejar de creer que en el Perú de 30 millones de habitantes sólo debemos tener un aeropuerto internacional.

En Colombia, o el mismo Ecuador, la entrada a su país se puede realizar en diferentes regiones y eso, simplemente se llama confianza para las regiones; en el caso nuestro, es una muestra que para ir a cualquier región del Perú, necesariamente tiene que llegarse a Lima y de ella, al lugar que se quiere visitar.

Este tema, y otros más vinculados a la economía, podrían ser leídos de una manera diferente, por alguien que tiene experiencia regional y que por estrategia han sido seleccionados para ser parte de una plancha presidencial.

Sin embargo, la sola presencia de alguien que fue presidente regional u ahora Gobernador Regional, no garantiza necesariamente cambios en la política nacional. Si la presencia en una plancha es solo con fines de estrategia y no de compromisos futuros, estaríamos generando una decepción más en el ambiente político del país.