México y el mundo entero despiden a Roberto Gómez Bolaños "Chespirito"

Editorial
Typography

Roberto Gomez BolañosERP. Roberto Gómez Bolaños, fue uno de los grandes comediantes de México, ese país de contrastes, de violencia, pero igualmente de creatividad y valores humanos. México y el mundo entero llora su partida como semanas antes lloró la muerte de 43 estudiantes asesinados y entre recuerdos de "chespirito" o el "Chavo del Ocho" evocan con nostalgia sus ocurrencias en los programas que produjo, dirigió e incluso interpretó.

"Pocos han ejercido la ironía como Roberto Gómez Bolaños, actor, escritor, cómico, director y dramaturgo mexicano" escribe en su reportaje para el Diario el País Verónica Calderón y el mundo entero lo recuerda con el mismo sentimiento como si un familiar bastante cercano hubiera partido para siempre y desapareciera de la vida simple y cotidiana. "Chespirito" se fue a los 85 años.

Fue un gran artista y era un manantial de creatividad. Se le conoció en sus diversas versiones, como "El Chavo del Ocho", donde con tramas sencillas y muy risibles, se satirizaba a la sociedad mexicana, muy parecida a las sociedades de América Latina. "El Chapulin Colorado" el héroe torpe pero siempre hábil para salir de la dificultad y para salvar a alguien de una amenaza.

Aunque en su "Chavo del Ocho" era un niño huérfano, su madre fue Elsa Bolaños-Cacho y su padre el pintor y dibujante Francisco Gómez Linares. Nació en la ciudad de México el 21 de febrero de 1929 y se va a la eternidad un 28 de noviembre del 2014. Su vida fue contaba en su autobiografía "Sin querer queriendo" que publicara en el 2006.

Formó una bonita vecindad, cuyo grupo perduró en amistad hasta el final; aunque dos de sus integrantes quisieron después poner nubes sobre Roberto Gómez Bolaños. Todo ello, ha sido insuficiente para oscurecer la grandiosidad del creador del "Chavo del Ocho". 

Perú vio con intensidad y en repetidas ocasiones los programas de Roberto Gómez Bolaños. Visitó nuestra Patria en el 2008 y dijo "sentirse peruano"; fue reconocido por el Congreso de la República e incluso estuvo en Palacio de Gobierno. Su salud se encontraba resquebrajada pero con el suficiente ánimo para expresar los sentimientos hacia los peruanos.

México lo despide como uno de sus grandes, como lo hizo en su momento con Cantinflas, otro de sus grandes comediantes. El pueblo se moviliza, las redes sociales expresan su dolor y los programas de televisión nos recrean con su historia de vida.

Mucho de comicidad, creatividad y originalidad para recrear los problemas de un México y quizpa de muchas de las sociedades de América Latina; tanto efluvio para mezclar los diversos sentimientos del ser humano y arrancarles aún en la diferencia la sonrisa. Más, así es la vida y tal y conforme lo ha expresado una de su hija Paulina Gómez "Decir adiós sería tonto, un hasta pronto sólo será... ".

En el 2010; "Chespirito" o el "Chavo del Ocho" fue entrevistado y dio a conocer parte de los inicios de su apoteósica carrera. Entre ellos, y una confesión que se encuentra en sus libros, el Chespirito se deriva de la calificación de Shakespeare en diminutivo.