Las oportunidades económicas, sociales y culturales de la región Piura

Blog
Typography

ERP. La región Piura tiene un crecimiento significativo en lo económico. La costa, ancestralmente vinculada al algodón, sigue usando la abundancia de su recurso hídrico que proviene de sus dos cuencas principales para la siembra de productos tradicionales y otros que son destinados para mercados internacionales.

La agroexportación abrió las puertas a miles de piuranos y piuranos que tienen mejores condiciones de empleo y consecuentemente condiciones favorables de vida. El mango, el banano orgánico, la uva, el limón, el café, el cacao y otros productos destacan en el mercado internacional y ha creado nuevas opciones a la población de Sullana, Piura, Morropón y la misma serranía.

Adicionalmente a la agroexportación, se vienen usando las tierras eriazas para fines de producción de etanol. El mercado de biocombustibles es atendido por la producción regional y los impactos ya se perciben en las poblaciones aledañas a esta actividad. En este caso, tierras que no tenían vida y su gris marcaba el territorio, ahora son extensas llanuras que cada cierto tiempo se visten de verde con la caña de azúcar, para después convertirse en la energía que requiere el parque automotor nacional e internacional.

Minería informal e ilegal

La “fiebre del oro” ha dinamizado las economías de Las Lomas, Sapillica, Suyo y Paimas y los impactos se extienden por toda la región. Este tipo de minería, por su condición de artesanal e informal, es cuestionada y la población agrícola pide su erradicación; sin embargo, es una actividad que permite dar oportunidades a miles de piuranos y piuranas de estas zonas de Piura. Corresponde al Gobierno Nacional y Regional mirar esta realidad y cautelar que no haya impactos negativos para el ambiente y la sociedad.

Tras los intentos de formalización, muchos pequeños empresarios mineros creyeron en la posibilidad de lograrlo. Más las condiciones subsistentes, hacen imposible conciliar entre explotador minero y los dueños de la concesión. La actividad se ubica en las riberas de los ríos y otras potenciales quebradas y cada cierto tiempo, el Ministerio Público y la Policía Nacional destruyen el equipo que usan los mineros ilegales. La destrucción del ecosistema no es como Madre de Dios, pero los impactos se perciben.

Aunque se mantiene aún en latencia, no se ha logrado crear consensos para aprovechar las riquezas mineras que tiene esta región. Las minas de Tambogrande y de Huancabamba, han quedado postergadas por decisión de la propia población. En tanto se rechazó la minería formal, se abrió la explotación informal de oro, que crea una explosión de oportunidades, mucho mejores que las de la agricultura.

En tanto, el petróleo de Talara, más allá de los conflictos temporales por la modernización de la refinería, su renta sigue financiando parte de las inversiones públicas en toda la región gracias al canon petrolero. Se suman la minería no metálica de Sechura que ahora es explotada en un clima de oportunidades.

El turismo de playas, artesanal y natural

Piura, es turismo. Máncora es la atracción de miles de peruanos y peruanas, de nacionales y extranjeros, quienes encuentran en la frescura de sus aguas marinas, el solaz que el calor medioambiental motiva. Las inversiones hoteleras van en incremento y sin duda, es una veta significativa para mejores oportunidades de la región Piura. Conforme sucede en la realidad peruana, esta explosión turística ha llevado al negociado de terreños ribereños y lo que antes eran playas libres, ahora se encuentran limitadas para el uso común.

En la misma vertiente, Catacaos sigue atrayendo por su gastronomía, filigrana y artesanía en general. Para quienes visitan Piura, la “Capital Artesanal de Piura” es de visita obligatoria, donde se pueden adquirir productos para dejar fijado la visita realizada. Y, las “Lagunas de los Encantos” como llamó Mario Polía al complejo de las Huarinjas, tienen concurrencia cotidiana de aquellos que creen los misterios de la vida pueden ser develados.

Una gran riqueza pero débil en su aprovechamiento, es la belleza de nuestro territorio. Se tiene zonas marino costeras, la extensa llanura que llega a los 200 metros, la serranía y ceja de selva que con su paisaje y producción deben alentar hacia nuevos procesos productivos. La creación de áreas de conservación regional y la dinamización de las economías propias, mediante industrias vinculadas al bosque, motivarían a las poblaciones locales a ser creativos. Aquí cabe el gran reto de poner en valor las riquezas culturales y naturales, que nos permitan diversificar las opciones de turismo, pero adicionalmente conservar a favor de la humanidad.

Piura es servicios. La ciudad de Piura, poco a poco viene recuperando su importancia económica y el crecimiento urbanístico que se detuvo después de las lluvias del 82-83. Todo el sistema financiero está ubicado en esta y otras provincias y facilita el apalancamiento para la inversión privada. Los centros comerciales se incrementan al compás de una mayor demanda y la fluencia del Ecuador hacia Perú da mayores oportunidades a los negocios y al turismo.

La ciudad de Piura y Castilla, tanto como la de Sullana, ahora albergan en su territorio extensos locales comerciales, que masifican la venta de productos propios y de importación. Facilitan el consumo mediante la dación de tarjetas de crédito del sistema financiero y bancario y de sus propias financieras. La cultura del “cartón” ha llegado a nuestra ciudad y ha permitido que la demanda se extienda en un clima de estabilidad económica del país.

Avenida Grau Piura

La educación no se encuentra ajena a un mayor desarrollo. Según la evaluación censal, en el 2014 se ha mejorado en los aprendizajes. La educación básica regular se extiende y las políticas nacionales en educación, dan nuevas regulaciones y condiciones que obligan al docente a mejorar sus capacidades. La oferta es EBR es pública y es privada; en tanto la pública aún no retoma su prestigio anterior, la oferta privada cubre la exigencia de una educación de mayor calidad.

Educación como base del desarrollo

Todo cambio significativo se asienta en la educación y para lograr la profesionalización, la Universidad de Piura se mantiene en el tiempo y es una organización que cautela la formación académica de sus estudiantes y futuros profesionales. Tras ella, se han sumado universidades privadas como Alas Peruanas, César Valle, Los Ángeles de Chimbote, San Pedro, Antenor Orrego y otras con sede en Lima, han descentralizado sus servicios para la formación.

En la gestión pública la Universidad Nacional de Piura, avanza en desorden y aqueja los males del sistema público. Se extienden las inversiones en infraestructura, pero la calidad de sus directivos son las trabas que no pueden superar. Adicionalmente, desde hace unos pocos años, se creó la Universidad Nacional de Frontera con tres carreras profesionales. Tiene su sede en Sullana y es una alternativa más a la oferta universitaria que tiene Piura.

Universidad Piura

No es todo, si de cambios se trata, ahora ir a la Universidad “no es una cosa de locos” como diría la canción. En varias provincias se han creado filiales de estas entidades de gestión pública o privada. Si alguien quiere avanzar mediante el estudio, tiene decenas de oportunidades que se abren para consolidarse en un mercado más competitivo y más exigente.

Simbiosis entre lo público y lo privado

Frente a estos aspectos y otros que facilitan el crecimiento económico, está la necesidad de articular lo público con lo privado. Una clase empresarial pujante y creativa es garantía de sostenibilidad del territorio. El capital social reflejado en las instituciones abona a mejores oportunidades. El Gobierno Regional debe ser el aliado más importante para las inversiones y para crear el clima adecuado para quienes deseen hacer empresa en Piura.

Sin duda, que Piura tiene enormes potencialidades en los diversos campos de la economía. Una visión compartida por todos nosotros es garantía que se impulsarán los mismos objetivos. Para mayores sinergias amerita gran trabajo, creatividad y esfuerzo y eso se logra con hombres y mujeres, dispuestos y motivadas a trabajar por el desarrollo regional.

Lo pendiente

Contrariamente a la dinámica del territorio, los liderazgos regionales no tienen un desarrollo parejo a las exigencias actuales. Es el reto pendiente y necesario para impulsar de manera más planificada las potencialidades que poco a poco se van aprovechando.