Mujeres que quieren representar a Piura en Congreso de la República

Blog
Typography

ERP. El tiempo avanza y no existe tregua para impulsar la campaña electoral en Piura y todo el país. Son varias piuranas las mujeres que quieren representar a Piura en el Congreso de la República, unas con más opciones que otras, pero igualmente entusiastas para llegar con su mensaje, sus propuestas y sobre todo su nombre y símbolo, que permita al elector adoptar una decisión.

Maritza Gil Ordinola, de Acción Popular es la número uno y sin duda, la más visible de este organización que postula a Alfredo Barnechea a la presidencia de la República. El crecimiento de Barnechea, ha permitido que favorezca a los candidatos congresales, y en este caso, la figura de Gil Ordinola se ha visto beneficiada, además de los méritos propios. 

Ella es administradora de empresas de la Universidad de Piura y además abogada de la Universidad Nacional de Piura. Dos carreras, son suficientes para demostrar a los electores piuranos que se encuentra preparada para un cargo de esta naturaleza. Evidentemente, muchos llegan a estudiar al Congreso y descuidan su labor parlamentaria; en este caso, la situación sería diferente.

Otra candidata de alta visibilidad es Jeessikha Ubillús Reyes, postulante de Alianza para el Progreso. Abogada de profesión, es docente de la Universidad Nacional de Piura y se percibe dueña de una cultura adecuada para desempeñar el cargo de congresista de la República.

Karla Schaefer Cuculiza, se encuentra muy confiada por el nivel de intención de voto de Fuerza Popular y por la degradación de su lista, envuelta por problemas internos. Su campaña es débil y estimamos que está convencida que votarán por ella, con o sin propaganda. Karla no es profesional universitaria, pero su condición actual de parlamentaria le da la experiencia mínima para realizar labor congresal.

Evita Ojeda Celi, es una postulante sullanera de Fuerza Popular. Aunque es nueva en la política y aparentemente poco capacitada en la ciencia del poder, sigue entusiasta su campaña electoral esperando que la respalden sus coterráneos. Trabaja en la subregión de salud Luciano Castillo Collona, y es química farmacéutica de formación.

Una candidatura interesante en esta contienda electoral, es la de Elba Merino de Lama de Peruanos por el Kambio. Arquitecta de profesión, tiene como bandera su experiencia en proyectos agua y alcantarillado para resolver el déficit de los servicios básicos. Cuenta con el apoyo para su labor promocional de su hija Elba Fasbender, ex miss Perú y de muchos piuranos, quienes ven en ella una propuesta nueva y sincera para los temas políticos.

Elba Merino de Lama, no es la única mujer en su lista, pero si la más conocida y eso podría influir para la decisión final, si alguien decide votar por Pedro Pablo Kuczynski.

En el caso del Frente Amplio que dirige Veroniká Mendoza se inscribió 3 candidatas mujeres; sin embargo, una de ellas fue excluida por razones formales. Actualmente quedan en carrera Rufina Andrea Ordinola Arellano, y María Francisca Córdova Granda; pero ninguna demasiado conocida como para esperar que haya una novedad en las elecciones congresales.

En el caso de Alianza Popular (APRA-PPC), las posibilidades de lograr un cupo son mínimas, pero es probable que doña Adela Córdova Alcarazo obtenga el voto de muchos para convertirse en congresista. Ha sido cuestionada por no dar información cierta y pende sobre ella la posibilidad de exclusión. Superando el caso, la contadora pública y abogada al mismo tiempo, podría competir en esta lid marcada por la preponderancia de hombres.

Género, hacia la búsqueda de la paridad y tareas pendientes

Actualmente existe la cuota de género que establece que cada lista debe llevar el 30% de mujeres u hombres en las listas parlamentarias que participan en la elección congresal. El supuesto, es claro, el 50% de la población es mujer y por lo tanto, un equilibrio adecuado sería tener una composición similar para la representación pública. El proyecto presentado en su oportunidad para hacerlo realidad, fue rechazado. 

Igualmente, existen algunos retos pendientes y que ONU Mujeres lo ha puntualizado en un documento publicado. El primer aspecto es promover la democracia paritaria, es decir si la población está compuesta por el 50% de hombres y el 50% de mujeres, lo obvio es que haya paridad en la postulación y en la elección. Esta paridad se entiende debe aplicarse en cargos nacionales, regionales y locales. 

Otro aspecto implica integrar la perspectiva de género en políticas, acciones e instituciones; lo que considera realizar políticas específicas de transversalidad y mecanismos para la igualdad de género, instituciones sensibles al género, y otros aspectos relacionados. Asimismo, se busca fortalecer los liderazgos de mujeres, lo que lleva a mayor capacitación, formación e incidencia.

Otro aspecto pendiente y que compromete a las mujeres es promover partidos políticos que favorezcan la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres y combatir la discriminación, los estereotipos sexistas y la violencia. La tarea sin duda es ardua, porque incluso los partidos mismos deben asumir esa condición para ser entes que sustenten la democracia. 

La elección es el primer eslabón democrático que abre las puertas a las mujeres; sin embargo, no lo es todo. Seguir construyendo una sociedad democrática, con igualdad de oportunidades para hombres y mujeres y enfrentando todo aquello que afecte los derechos humanos de las mujeres y de los hombres si hubieran derechos conculcados, es la tarea que corresponde asumir, si Maritza Gil Ordinola, Elba Merino de Lama, Jeessikha Ubillús, o Karla Schaefer salen elegidas en la próxima elección.