Vicegobernador Alfredo Neyra pasa incómodo momento en sesión solemne por aniversario de Sullana

Sullana
Typography

ERP. Fue invitado hacer un brindis pero terminó dando discurso político. No lo soportaron. La vergüenza de su vida pasó esta mañana el Vice Gobernador Regional Alfredo Neyra Alemán, cuando pretendió figuretear y en vez de hacer un brindis hizo un discurso político en plena sesión solemne por los 106 años de creación política como provincia de Sullana.

Neyra fue invitado a participar del brindis, iniciando el mismo con la frase “voy a ser breve”, sin embargo, por más de nueve minutos se dedicó a enumerar obras logradas por “su gestión” ante la evidente molestia del Ministro de Justicia, Enrique Javier Mendoza, y las demás autoridades presentes que optaron por poner sus copas sobre la mesa de honor a manera de protesta.

Alfredo Neyra Alemán, quien es actual vicegobernador del Gobierno Regional de Piura, además cuñado del alcalde Carlos Guillermo Távara Polo, se viene entrometiendo en los asuntos de gestión de la Municipalidad Provincial de Sullana y en diversos actos, sin corresponderle, trata de estar presente con el ánimo de presuntamente ser reconocido. 

No es la primera vez que busca un rol protagónico, cuando no debería, en las obras que se requieren para la provincia de Sullana, asume la defensa y reclama airado, como ha sucedido recientemente en el caso de las opiniones del Ministro Carlos Bruce respecto a los fondos que reclama para la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y que más o menos demanda unos 250 millones de soles. 

Según algunas especulaciones el "impertinente" Alfredo Neyra buscaría ser candidato en las próximas elecciones y estaría buscando hacer figuretismo. Aunque no tiene partido, se tiene conocimiento que está tras algunos partidos políticos para buscar un "vientre de alquiler". 

De no haber sido por la iniciativa del regidor Frank Purizaca Furlong, quien empezó a chocar las copas con el resto de regidores, logrando que Neyra termine abruptamente su discurso político y se retire raudamente del atrio.

Muchos de los asistentes dijeron que las personas deberían ser asertivas y produntes, acorde al espacio público que comparten; el presente caso, es una ceremonia protocolar que debería haberla solamente las autoridades municipales y donde Neyra Alemán no tenía nada que ver.