La triste historia del niño Gabriel desaparecido y encontrado muerto en Almería- España

Otros países
Typography

ERP. Era un caso que toda la televisión española daba cobertura y que movilizó a Almería. Gabriel Cruz Ramírez, un niño de 8 años, había desaparecido y no existían rastros de él. La desesperación del padre y de la madre, los gritos de clemencia para que lo devuelvan vivo, se ahogó con la realidad; él fue encontrado muerto y la autora de este macabro asesinato la pareja sentimental del padre.

La mujer participaba en la búsqueda, vestía el polo blanco con un pecesito en señal de recuerdo de Gabriel; Ana Julia Quezada, vistió por última vez al niño y las sospechas policiales se chocaban con sus negativas y contradictorias respuestas; Gabriel había desaparecido el 27 de febrero en Almería y más de 4 mil voluntarios lo buscaban infructuosamente. Ella estaba entre los buscadores.

Todos somos gabriel

Más de 4 mil personas buscaban a Gabriel, entre ellos la presunta asesina

Los padres, creían en las posibilidades de encontrarlo con vida, una última ropa de vestir encontrado en una zona rastreada antes, los hacia presumir. Sus declaraciones a la prensa traslucían esperanzas. Tras estos difíciles momentos de ambos el padre Ángel Cruz Ramírez y la madre del niño Patricia Ramírez, creían en la posibilidad de encontrar a su niño sano y salvo, pero no fue posible. 

Padres Gabriel

Patricia y Ángel padre del niño encontrado muerto en Almería-España (EFE)

La mujer, pese a todas las evidencias ha pretendido seguir con su estratagema, en tanto que la realidad la desviste para enrostrarle su criminalidad. Ella sigue mintiendo y la Guardia Civil ante el grito de inocencia de la mujer, solo atinó a decirte “Callaté”.

A esta mujer no la conmovió el grito multitudinario de una población que reclamaba el retorno de Gabriel, ella sabía dónde estaba, pero antes los interrogatorios se contradecían o usaba vaguedades. Hacía días que la Unidad Central Operativa, la UCO, no albergaba duda alguna de que había sido ella. Pero esperaron a detenerla hasta que ella les llevara hasta Gabriel.

Según los informes periodísticos, Ana Julia se encontraba en la localidad de Vícar, municipio en el que la detenida residía con el padre de Gabriel desde que iniciaron su relación sentimental hace un año y medio. Durante estos doce días de búsqueda angustiosa, Ana se mostró desolada y afligida. No dudó en lucir la camiseta con la cara inocente de Gabriel y de participar en los múltiples rastreos que se realizaron en el parque natural del Cabo de Gata.

Ana Julia Quesada

Ana Julia Quesada, buscaba a Gabriel, pero ella sabía dónde estaba (EFE)

Pero todo era mentira. De hecho, ella sola se colocó el cartel de sospechosa cuando el pasado día 4 localizó la camiseta interior que el pequeño llevaba el día de su desaparición. La prenda estaba sospechosamente seca tras una jornada de intensas lluvias. Y era extraño porque esa zona había sido rigurosamente peinada por los equipos de búsqueda. Por tanto, era evidente que alguien había dejado allí la camiseta, sobre unas chumberas en el fondo de un barranco.

Una parte de la investigación concluye con la detención de la principal sospechosa y el hallazgo del cadáver, pero queda todavía mucho por saber. Por ejemplo, acabar de concretar si Ana actuó sola o contó con algún cómplice. La tarde que Gabriel salió de casa de su abuela para ver a sus primos se despidió de Ana y de su abuela Carmen, pero la ahora detenida no abandonó el domicilio hasta media hora después. Por lo menos es lo que ha dicho. Los investigadores tratan de concretar y confían en saberlo antes de que pase a disposición judicial, si en algún momento, la mujer pudo contar con algún cómplice. Aunque por el momento, se descarta.

Habrá tiempo de encontrar respuestas al interrogante de por qué. Es lo que desde este mediodía se preguntan sin consuelo los padres y toda la gente que quería al pequeño Gabriel. Es cierto que la relación del pequeño con la actual pareja de su padre no era buena. Nunca lo fue. El niño no se sentía cómodo con la mujer de su padre. Los investigadores no tienen prisa en tomarle declaración.

El ministro del Interior de España, Juan Ignacio Zoido, ha transmitido a los padres del pequeño su sentimiento de profundo dolor y conmoción por el hallazgo. El hecho es cruel e inhumano, y demuestra que este tipo de acciones que pueden presentarse en un país como Perú u otro como España. Gabriel estaba en la maletera del vehículo, de esta mujer y sin vida.

Falta conocer muchos detalles y conocer si tiene cómplices. Será parte de la verdad, aunque la vida de Gabriel no podrá ser recuperada. Todos los líderes políticos se han solidarizado con la familia y es una acción que los une. Una vida más de un niño, que se pierde por la insania de un ser humano, en este caso de una mujer, cuyos pormenores darán las razones que la llevaron a esta cruel acción; pero no podrán devolver la vida de este inocente niño.El Ayuntamiento de Níjar, el de Almería, el de Vícar y la Diputación provincial han anunciado que declararán tres días de luto.

Con información de Vanguardia y fotografías de EFE

Diario El Regional de Piura