“Kenjistas” quieren reestructuración y se llaman “salvadores de la democracia”

Política
Typography

ERP. Un error estratégico del grupo del Frente Amplio que llevó a Marco Arana y sus seguidores a votar con la mayoría fujimorista, dio nacimiento a los denominados “Kenjistas” quienes por la poca importancia que tenían en su agrupación, por cuestionamientos de sus antecedentes personales y por su poca versatilidad, se mantenían al margen de los aspectos mediáticos y de decisiones de Fuerza Popular.

Además de Kenji Fujimori, quien informó ayer haberse reunido con estos “Salvadores de la democracia”, la piurana Maritza García Jiménez no quiere quedar al margen de la noticia y siguiendo la lógica del hijo del presidente ha pedido que se vayan los asesores vinculados a Keiko Fujimori, como condición para seguir en Fuerza Popular. En realidad, la situación es bastante difícil para esta agrupación.

Salvadores Democracia

 Fujimoristas se encuentran en el peor momento y los podría llevar a la división

Junto a los congresistas Maritza García, Guillermo Bocángel, Estelita Bustos, Sonia Echevarría, Clayton Galván, Marita Herrera, Bienvenido Ramírez y Lizbeth Robles, el hijo del presidente convertido en héroe gracias a la torpeza o miopía de los seguidores del cura Marco Arana, acordaron plantear tres propuestas cuya aprobación será crucial para garantizar su permanencia en la bancada naranja.

En efecto, para la piurana Maritza García Jiménez, una de las disidentes de Fuerza Popular en el voto que se dio el 21 de diciembre, los asesores de Keiko Fujimori deben salir "Son condiciones que Kenji Fujimori está anteponiendo para seguir trabajando juntos. Los pedidos serán presentados en la reunión de bancada que será la próxima semana. Siempre y cuando nos inviten, porque estamos bloqueados de todos los medios de comunicación con ellos ", indicó a Perú 21.

De acuerdo a lo declarado por la ex abogada, considerando que se le retiró los grados y título de la Universidad Nacional de Piura, existen tres pedidos para continuar en Fuerza Popular, una organización que la excluyó en la etapa de inscripción de listas, que recuperó su condición de candidata impugnando las propias decisiones internas, y que elegida fue sometida a la Comisión de Ética por certificados de estudios falsos.

El mismo Kenji Fujimori, indicó anteriormente que llegó la hora de la reestructuración de Fuerza Popular y es lo mismo que ha repetido la aparente vocera de este grupo Maritza García, se trata primero de la salida de los asesores de Keiko Fujimori, Ana Vega y Pier Figari, aparentemente convertidos en el poder bajo la sombra, asimismo, piden que haya un cambio de los coordinadores nacionales y regionales.

Sin duda que Maritza García tiene muy bien desarrollado el sentido de la oportunidad y con mucha precisión indicó en Canal N que "Kenji Fujimori es quien tiene la batuta en este momento”.

Luego piden el levantamiento de la sanción contra Kenji Fujimori, recordemos que el hermano de la lideresa y también congresista de la República fue suspendido en su militancia por sus conductas internas. Ellos solicitan que se anule esta medida. La situación también comprende estar libres de todo proceso disciplinario por haberse abstenido en la votación por la vacancia presidencial del 21 de diciembre y que permitió que Pedro Pablo Kuczynski se mantenga en el cargo.

La perspicaz y oportuna congresista tampoco se queda callada respecto al rol que debería cumplir el anciano ex presidente Alberto Fujimori. Para ella Fujimori debe ser un guía de Fuerza Popular y consejero de la bancada.

En estos movimientos, no se sabe el derrotero que seguirán los demás miembros de Fuerza Popular, quienes desde el indulto presidencial mantienen silencio estratégico.