Mucho electorado para tan poca campaña

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. "Llegó", "presidió una caravana", "sumó", "estuvo con el favor de Dios (y la Virgen)", "saludó". ¿De qué forma esos verbos o frases cambian tu vida o te permiten tomar una decisión? Como diría mi colega Gladys Reyes, tic-tac-tic-tac-tic-tac. ¡Trrrrrrriiiinnnnnnn! ¿Ninguna respuesta? ¿En nada? ¡Correcto! Sin embargo, y a 40 días y contando de las elecciones municipales y regionales en el Perú, éso es lo que nos ofrecen en medios 'mainstream' y redes sociales las candidaturas piuranas.

No me queda claro si es poca creatividad de quien postula o es poca creatividad de su comando de campaña (responsable de imagen en el paquete), o quizás poca capacidad de plantear una agenda temática. ¿Será que no hay mucho que decir?

En estos días, la filial de RPP en Piura citó un estudio que halló plagios, clonaciones, copia-y-pega en todos los programas de gobierno regional y municipal del departamento en un rango del 15% al 45% para redondear cifras. En realidad, no hay problema en que un plan tome ideas de otras fuentes pero tendría que señalarlas, de lo contrario incurre en delito, y ése debería ser el primer nivel de algo llamado solvencia moral, tan devaluada por la clase política (aunque me dijeron que está mal llamarla clase) por estos tiempos.

El problema es que no siento que las campañas estén impulsando sus propuestas, ni de propia creación ni de deliberada clonación. 

Pareciera que se han quedado en un nivel tan básico en la generación de titulares, la pedagogía de las simpatías o la producción de sus estados, que realmente las hacen poco o muy poco atractivas para el electorado, que no está mayormente concentrado en la campaña sino en cientos de cosas de los más diversos géneros, tiempos y números.

Hay otro estudio, esta vez nacional, sosteniendo que en promedio tres por cada cinco personas en edad de votar no se sienten motivadas a levantarse el domingo 7 de octubre, ir a su local, hacer su cola, marcar, depositar y manchar su dedo. Es más, poca gente está advertida que las elecciones ocurrirán un día antes del Combate de Angamos, por poner una referencia más o menos conocida.

Y a éso se suma la reciente voz de alerta de las autoridades: en este proceso votarán incluso quienes cumplan 18 años el día de la elección y aún no han cambiado su DNI amarillo por el azul, que les habilita como electores y electoras (y recordemos que el voto en Perú es aún obligatorio). O sea, ni comienzas la ciudadanía y estás a punto de afrontar tu primera deuda con el Estado.

¡Ah! ¿Y ya sabes dónde votarás o si eres miembro de mesa? Ésa es otra jarana. Sigamos.

Piura es el tercer mercado electoral del país, si alguien no lo sabe, y yo siento que las campañas están contribuyendo a que ese desinterés se acentúe, lo que es peligroso para todo el mundo.

En principio, es pelighroso para la campaña porque, de ser electa, por inercia o con las justas, no tendría legitimidad; es peligroso para la ciudadanía porque precisamente ese desinterés es el caldo de cultivo para la corrupción. Es peligroso para todo el mundo porque promueve esos pedidos basados en la ira para traerse abajo todo el sistema e imponernos otro que no va a gustarnos y que se hará a imagen y semejanza del tirano o tirana de turno.

Ojo que no es culpa de los medios de comunicación, si es que queremos hacer uso de ese mecanismo de protección tan peruano como el de proyectar nuestras propias falencias y cculpas en quien ande más expuesto o vulnerable. Me consta que varios colegas y publicaciones (incluída ésta) se están esforzando por presentar esas opciones a la gente. Además tienes el portal Voto Informado del Jurado Nacional de Elecciones. Pero no basta.

(Por si acaso la dirección de Voto Informado es https://votoinformado.jne.gob.pe/voto)

voto informado

El problema aquí es saber conectar. No te digo ganar un voto, pero al menos plantear lo que quieres hacer y allá el elector o la electora con su conciencia al momento de decidir. Y si, con toda la tecnología a mano, no has sabido afianzar este proceso, estás en problemas.

Por supuesto que la ciudadanía tiene un gran trabajo por hacer: si alguien no está satisfaciendo nuestra necesidad de evaluar opciones para decidir, al menos con criterio de conciencia, tenemos que exigir que exponga lo que nos quiere ofrecer más allá de un titular más farandulesco que otra cosa. Y si sigue sin satisfacernos, simple, ahí están las urnas, y los resultados tendrán que aceptarse con mucha humildad y capacidad de autocrítica, que este siglo es incompatible con los fanatismos.

Creo que ésto ya lo dije la campaña anterior, y si es así, parece que no hemos aprendido la lección aún.

Todavía queda un mes y una semana y media para dar un giro de timón y elevar la calidad de los contenidos en información electoral, y eso va a depender de las propias campañas, porque ellas son la fuente. Si quieren seguirse dejando llevar por la vía fácil del vino, fue, llegó, sumó, restó, dijo, no dijo, comió, descomió, durmió, o lo que sea, OK, háganlo, pero el electorado, por mínimo respeto, se merece algo mucho mejor que éso.

Quien lo tome, bien; quien no, no salga a quemar urnas que las revanchas mal manejadas terminan destruyendo a quienes las profesan.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @NelsonSullana)