Ingeniera Industrial de Beca 18 trabaja en una de las corporaciones más importantes del mundo

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP, Perseverancia y ganas de superación son los rasgos distintivos de Rosa Quincho Tambraico, quien ni bien terminó el colegio postuló dos veces a diferentes becas para estudios superiores. Era el año 2011. Aunque ambos intentos fueron infructuosos, esta entusiasta jovencita de Comas no se dio por vencida y, un año después, cuando se enteró de la creación de Beca 18, se dijo a sí misma que esa sería su postulación decisiva.

Hoy, Rosa es una ingeniera industrial que labora en la compañía transnacional Nestlé y contribuye desde allí con el objetivo del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) al impulsar oportunidades educativas: impactar de manera positiva en nuestra sociedad.

Rosa Quincho Tambraico, beneficiaria de Beca 18Rosa Quincho Tambraico, beneficiaria de Beca 18

Hija de un técnico mecánico retirado del Ejército y de una ama de casa, Rosa aprendió desde muy pequeña que la disciplina y el respeto por los estudios la llevarían a conseguir lo que se proponga. Así, a sus 24 años y con un brillante futuro en la carrera que ha elegido, no duda en aconsejar a cuantos la conocen sobre la importancia de creer en el potencial que todos tenemos.

Al ingresar a la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), Rosa se propuso ser la mejor en su campo, y poco a poco sus buenas calificaciones le permitieron conseguir ese objetivo. Por su perfil de líder, tuvo la oportunidad de participar en un programa de capacitación sobre desarrollo de las habilidades blandas, organizada entre el Pronabec y Nestlé. Meses después de conocerla, representantes de la compañía la llamaron para que se sume al equipo de Recursos Humanos.

“Viajamos a Chile y los mejores tenían la oportunidad de pasar una entrevista de trabajo con expertos de Nestlé. Fui una de las elegidas. Tuve muchos nervios, pero di todo mí”, recuerda.

Desde entonces, los más orgullosos de los éxitos alcanzados por Rosa son sus padres, quienes ven cómo los sueños de su hija van haciéndose realidad.

“Estoy muy contenta porque siento que todos mis esfuerzos, todas mis amanecidas, valieron la pena. Estoy muy agradecida al Pronabec por la oportunidad de cambiar mi destino y el de las personas que me quieren”, asevera esta joven talentosa, cuyos próximos proyectos son estudiar una maestría en el extranjero y hacer línea de carrera en la empresa que le abrió las puertas a la realización profesional. Además, desea brindar charlas sobre orientación vocacional a escolares para que elijan una carrera que se adecue a su perfil y sientan que, desde sus respectivos ámbitos, pueden aportar al progreso de los suyos.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255