El virus de la ignorancia humana autoinmune es muy letal

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Uno de los rumores con tufillo psicosocial que se ha esparcido primariamente en Facebook es que la gran mayoría de migrantes venezolanos y venezolanas está infectada con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Incluso, alguien se aventuró a dar una proporción -ojo, una proporción, no una cifra absoluta- de 70%, es decir, como 350 mil personas, unas 100 veces más que el estimado de personas infectadas con diagnóstico concluyente dentro del departamento de Piura.

Mi primera pregunta fue, considerando que el Ministerio de Salud, y en particular sus oficinas descentralizadas regionales y subrregionales, de un tiempo a esta parte parecen no estar atendiendo solicitudes de información pública sobre casos diagnosticados en general, ¿de dónde salió la supuesta estadística?

Aún así, no hay que ser un Sherlock Holmes para descubrir que tal dato es, objetivamente hablando, inexacto al menos. Y digo inexacto porque es probable que haya venezolanos infectados con VIH como los hay de cualquier nacionalidad, pues recordemos que el VIRUS tiene una letal política antidiscriminatoria, si me permiten la ironía; pero, el número exacto es desconocido.

Si bien este año una veintena de venezolanos protestó ante el Ministerio de Salud en Lima para que se les permita acceder al Tratamiento Anti Retroviral de Gran Alcance, o TARGA, y algunos medios, incluso regionales, hablan de decenas de infectados, lo cierto es que ni siquiera Salud parece saber cuántos son. De hecho, el único dato exacto son seis casos reportados en julio pasado en Lambayeque, lo que puesto sobre los casi dos mil venezolanos que viven en ese departamento, no llega a 70% ni echando agua. De hecho, a febrero de este año, las autoridades en esa jurisdicción contaban 19 casos reportados, y si la tendencia de dos nuevos casos por mes es aplicable hipotéticamente, tenemos que para julio, a lo más, podrían ser 27 casos (sujeto a verificación).

Por regla de tres simple, seis no es el 70% de 28 ni a palos. 

Por último, lo del 70%, como lo comprobó el portal Utero.pe, es una noticia falsa debido a que el VIH no está en ninguna lista de filtro paraingresar a país alguno... ni siquiera Venezuela, porque es ilegal; entonces, ¿cómo sabías el dato si Salud no tamiza migrantes en ningún puesto fronterizo? 

http://utero.pe/2018/06/26/fake-news-la-noticia-sobre-el-70-de-venezolanas-que-llegaron-al-peru-con-vih-es-falsa/

Sin embargo, sí es cierto que hay venezolanos que han huído de su país porque ya no hay tratamiento para la infección, y como toda causada por un virus, cuando se la atiende tarde o luego de un largo periodo de no contenerla con el medicamento existente en nuestro sistema de salud, tiende a hacerse más resistente por lo que la calidad de vida del o de la paciente se deteriora rápido. De ahí su pedido para ser admitidos en TARGA, un programa subvencionado con fondos de Naciones Unidas, por si acaso.

Por cierto, ONU-SIDA, la agencia global que monitoriza el tema dice que en todo el planeta hay 37 millones de personas diagnosticadas con VIH. Perú es el cuarto país en Sudamérica con la mayor cantidad de casos diagnosticados, y enfatizamos en el término porque pueden existir otros casos sospechosos, cuyo diagnóstico aún sea ignorado: se estima que cinco por cada uno que sí lo sabe.

Dicho sea de paso, Utero.pe hizo hincapié en que el rumor ponía como víctimas a las venezolanas, lo que tiene una lectura misógina basada en el prejuicio de que toda mujer de esa nacionalidad viene a quitarle el marido a la mujer peruana. Entonces, el rumor parece haber sido creado a pelo para generar algún tipo de pánico o remordimiento entre el típico macho peruano, quien echa la culpa de todas sus babosadas al resto pero es incapaz de darse cuenta que es una persona cuya inmadurez afectivo-emocional es más grande que su propio cuerpo, y pretende actuar como cualquier donjuán de circo barato.

Por ultimo, de un tiempo a esta parte estamos usando a la gente de Venezuela en Perú como chivoexpiatorio de todas nuestras negligencias preexistentes, como lo marca también el abogado venezolano radicado ahora en Lima, Manuel Leonardo Martínez.

http://www.factortierra.net/venelibre/oped/leo06.html

Pero el rumor y la reacción de mucha gente revela otra cosa: que a más de tres décadas de haber descubierto oficialmente al VIH no hemos aprendido absolutamente nada sobre él, y lo que es peor, tendemos a asustarnos en lugar de educarnos, como, por ejemplo, en el uso del preservativo en tanto una medida preventiva de barrera, siempre que se use como indica la Organización Mundial de la Salud, y que hemos publicado en El Regional de Piura hace cuatro años.

https://www.elregionalpiura.com.pe/index.php/especiales/reportajes/3744-mas-que-5-pasos-para-proteger-tu-futuro

Es más, Salud aquí sí nos da una estadística real: 97% de las personas infectadas con VIH en el Perú no usaron preservativo.https://larepublica.pe/sociedad/1323770-vih-estudio-revelo-7-10-jovenes-peruanos-preservativo

Y, hasta donde he podido observar, son varones peruanos quienes andan buscando contactos "bareback", ésto es, sin ningún tipo de protección alguna (preferentemente chicos venezolanos fálicamente bien dotados). Por cierto, también hemos hablado del bareback en este medio, y hemos pedido a Salud que lo considere un problema a abordar, o si no, la estadística se les seguirá disparando. Pista: Su público objetivo parecen ser jóvenes de 16 a 25 años. Tomen nota.

https://www.elregionalpiura.com.pe/index.php/especiales/reportajes/3978-tienes-sexo-sin-proteccion

Y también hemos hablado del VIH con referencia científica válida, indicando cómo se puede prevenir; pero, adivinen qué: nos da pereza leer.

http://marcopaulini.blogspot.com/2015/07/hablemos-del-vihsida.html?spref=tw

Entonces, en un mundo en que preferimos creer en la fábula antes que en el dato y el hecho científico, lo que demuestra nuestro culto a la ignorancia, sin contar nuestra vocación por la violencia de todo tipo -o sea, salud mental hasta las patas-, le damos crédito a quien exacerba nuestro estrés postraumático para sacar la peor reacción reptiliana que nos sea posible, en lugar de pararnos en seco y cuestionarlo todo hasta encontrar la verdad con enfoque médico-preventivo-promocional.

Porque, ¿cuál es la ganancia detrás del rumor del 70%? ¿evitar el contacto con una venezolana o venezolano? Bueno, ya, se evita; pero quien no toma precauciones, hará de un lado la nacionalidad o la procedencia e igual tendrá una conducta de riesgo con cualquier otra persona y el efecto será exactamente el mismo. entonces, insisto, el problema no es quién esté infectado o infectada; el problema es cuánto nos valoramos como personas para pensar con el cerebro, o al menos protegernos como es debido.

Así que si la estadística sube, como parece estar ocurriendo en la última década, no cometamos el error de culpar a nadie de ninguna nacionalidad porque ése no es el punto. Aquí se trata de qué curso de acción hemos de tomar para no infectarnos, o de evitar esparcir más la infección si ya la tenemos.

Pensando en positivo es más sencillo no dar positivo; y si ya somos positivos, pensar en positivo nos permitirá tener una positiva calidad de vida, lo que positivamente es derecho de todas las personas sin excepción. Simple ley de signos. Álgebra de tercero de secundaria. educación para la vida.

[Opina al autor en Facebook y Twitter usando el hashtag #columnaNelson]

Pristina 255

Juan Manuel propaganda