¿Pensando en un paro? ¡Para! Párate en los números

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Esta semana, las ciudades de Ayabaca y Huancabamba albergaron masivas manifestaciones públicas contra el proyecto minero Río Blanco por considerarlo una amenaza hacia el medio ambiente local, uno de los más o menos prístinos de todo Piura, y en particular a dos actividades, en principio, ecoamigables: la agricultura y el turismo. La controversia ya tiene 15 años y la demostración coincide con una de las primeras marchas de 2004.

Yo ya perdí la cuenta de cuántas manifestaciones de este tipo se han hecho en la sierra. Sumándolas a otras que se han dado en el resto del departamento, me hace pensar que Piura produce más marchas que mango, limón, arroz, caña de azúcar, palta, arándanos y pescado juntos. ¿Con qué resultados? Mixtos. Quiero decir, generan titulares, hay cierta reacción del gobierno, eventualmente se consiguen pequeños logros, pero viendo hacia atrás, el saldo es que los problemas no han sido resueltos. Y eso es bien raro. Bueno.

Y lo de la industria de los paros y las protestas en Piura no es exageración. Parecieran ser como asuetos programados. Tú sabes, este día no queremos trabajar, armamos bloqueo y listo. De hecho, durante el último paro de pescadores por los lotes petroleros en el mar de Contralmirante Villar, Tumbes, las tres provincias litorales de Piura congelaron todo por 24 horas… pero todo el departamento de Tumbes, que es forzosamente litoral, siguió su vida como todos los días. Sí, ésa nadie la contó.

Y la razón de Tumbes es simple: una de sus fuentes de ingreso es, precisamente, el turismo, y parar un día es traerse abajo una industria que cada 24 horas factura millones, da empleo directo e indirecto, se basa en la conservación del medio ambiente (si no, ¿dónde está el atractivo?) y permite una suerte de cosmopolitanismo que también pasa en Talara, ya en Piura, pero que tres décadas después, aún no aprende a procesar. Y creo que es el tema: la actitud.

nelson pc columnista

Hace más de medio año que el sitio web de CNN en español reseñó un estudio del portal Viajala.com que identificaba a Piura como uno de los cinco destinos que estaban haciendo tendencia en América Latina, en especial porque sus costos para el turismo antes que encarecerse se habían abaratado alrededor de 1%; entonces, si a eso le unimos la oferta de espacios, ya se imaginarán cuál es el potencial de nuestro departamento.

Y a pesar de ese reconocimiento internacional, apenas, recién, hace dos semanitas nomás que la industria turística en Piura se ha puesto las pilas y están viendo cómo se adecúan en términos de mercadeo. Y aquí conviene que nos quitemos de la cabeza el chip velasquista de que eso es responsabilidad gubernamental. La labor del sector público, que ha demostrado trabar antes que dejar fluir procesos, es la de crear las condiciones de seguridad, economía, empoderamiento, servicios esenciales para que cualquier actividad legal florezca; pero es el sector privado el que va a darle forma, ganar fuerza y hacerse poderoso en un entorno de libre competencia con estándares internacionales respetando la identidad local. (Lo mismo aplica a la agricultura, por si acaso.)

Para quienes sigan viendo a los “paraísos socialistas” como el modelo a seguir, deberían enterarse que sus zonas turísticas son los espacios más capitalistas que existen en sus territorios, y los regímenes no se hacen tanto problema porque saben que si no generan liquidez, están perdidos. Digo, vayan a Varadero, Cuba, y luego me cuentan. Sigamos.

Entonces, si el paro o la manifestación solo ha logrado contener los problemas que combaten. ¿Qué estaría fallando? Yo pienso que se trata de la calidad del discurso. Decirle a todo el mundo “agro sí, minas no” o “pesca sí, petróleo no”, o “turismo sí, depredación no” deberían ser corolarios sustentados en algo a lo que cualquier persona a nivel mundial sí pondría su atención de inmediato: indicadores económicos.

Por ejemplo, Piura es uno de los ocho departamentos que más crece en el Perú. Solo en 2018 habíamos generado ocho soles con cuarenta centavos por cada uno de los 1,85 millones de habitantes más que en 2017. De hecho, somos el tercero con mejor crecimiento debajo de Ayacucho y Tacna.

Para ponerlo en contexto, el Perú hasta setiembre de 2018 solo había generado cinco soles con cuarenta céntimos más que en 2017. Según la agencia oficial de noticias Andina –ojo al piojo-, el crecimiento en ocho departamentos del país se vio impulsado por la agroindustria (buenas noticias para quienes defienden el modelo), las telecomunicaciones y los hidrocarburos (bueno, la noticia es la noticia). Sí, el indicador es el producto bruto interno (PBI) o producto interno bruto (PIB), que expresa macroeconómicamente cuánto dinero más, o menos, hemos producido en un periodo de tiempo, usualmente un año.

https://andina.pe/agencia/noticia-pbi-8-departamentos-crecio-encima-54-segundo-trimestre-2018-724943.aspx

Ahora bien, es posible determinar el PBI o PIB por sectores económicos en un territorio, y aquí viene la prueba de fuego. Por ejemplo, ¿cuál es el PBI agrícola en el departamento de Piura? Respuesta: Está en los datos del Instituto Nacional de estadística e Informática. ¿Cuál es el PBI turístico de Piura? Respuesta: está en los datos del Instituto Nacional de estadística e Informática. ¿Cuánta gente se ha metido a bucear en los datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática para luego refregarlos en el rostro de cualquiera? Respuesta: Casi nadie. ¿Cuánta gente ha usado esos datos para sustentar la sostenibilidad de agricultura y turismo en Piura versus otras actividades? Respuesta: Casi nadie; incluso el propio presidente peruano Martín Vizcarra confesó el jueves durante su visita al departamento que no maneja esas cifras, pero lanzó la respuesta diplomática de que todas las actividades económicas, especialmente las extractivas, pueden convivir siempre -¡SIEMPRE!- que se hagan de manera responsable. Agradezcamos que al menos el mandatario fue honesto y no vino a arengar a nadie.

Entonces, ¿cuál es la chamba de los y las activistas? Entrara https://www.inei.gob.pe y ponerse a sacar la información que va a mejorar la calidad de sus argumentos, y antes de pensar en el paro, como primera opción, pensar en mover opinión pública con figuras tan fáciles de entender para el gran público como esos ocho soles más que hemos generado de un año a otro. O sea, algo de nueve millones de soles más en todo el departamento entre 2017 y 2018.

Y aún hay más. Yo sigo pensando que para el mercado turístico, la imagen de un paro es un arma de doble filo porque desde el punto de vista de la comunidad puede significar cohesión, pero para un visitante puede significar inseguridad. Digo, ¿alguien hizo negocio sobre el turismo de la protesta? No digo que no funcione; pero, ¿hay alguna experiencia exitosa en el mundo al respecto? Averigüemos.

Lo que sí tengo como dato seguro es que una tesis aprobada por la recientemente licenciada Universidad César Vallejo encontró que los tres potenciales básicos de la comunidad de Malingas, en el distrito de Tambogrande, provincia de Piura son: el paisaje, la arqueología y las costumbres. O sea, ecología, ciencia y antropología. Ya, ahí tenemos algo aterrizado que valdría la pena extrapolar con investigaciones de campo a otras similares en los 65 distritos del departamento. Ahí tienen datos de calidad que mejoren un discurso. ¿Cuántos los han tomado? Yo no los he oído en ninguna de las plataformas de lucha. Por eso es que ni son victorias ni son derrotas. Hablando en términos de ajedrez, son tablas.

http:// www.factortierra.net/2017/0810/index.html

Yo no quiero desmerecer el esfuerzo de las comunidades por poner en agenda sus problemas, al contrario; pero sí creo que el desafío conjunto es reconocer que viendo hacia atrás, es hora de mover la discusión a espacios más creativos, sorprendentes e ilustrativos; abrir un debate que saque de cuadro a los voceros más conservadores que sí saben estos datos pero se los guardan para jalar agua hacia sus molinos. Y a donde debemos conducir nuestro carro no es a Lima, es al entorno internacional, a los grandes mercados, allí donde la gente nos verá con mucho interés cuando les hablemos con números alcanzados, proyecciones, rentabilidad. A ese nivel tenemos que mover la discusión y a ese nivel tenemos que exponernos: proyectarnos al mundo, por amor de Dios.

¿Ahora entienden por qué no me dejo enamorar fácilmente por una arenga dicha con el puño izquierdo en alto? Porque más allá de la arenga no hay más razones. Puede que haya filosofía, pero nos va a dar una diversidad de puntos de vista como formas de ver el mundo existan. En cambio los números pueden darnos otro punto de partida. Intentemos.

Sobre eso, que un día me digan: “Nelson, te ponemos la camioneta, vente a Aypate y saca esos reportajes tan lindos como sabes hacerlos”, no hay problema. Pero partamos de un nuevo punto inicial, lideremos la discusión con otras reglas, elevemos el nivel de todo el mundo, enriquezcamos. Eso nos hará más que poderosos, influyentes. Y ésa es la palabrita del siglo XXI.

By the way, do you speak English? http://www.factortierra.net/2018/1115/index.html

[Opina en tus redes sociales con el hashtag #columnaNelson]

Como lo indicó entusiastamente el artículo interpretativo de El Regional de Piura y como lo hemos venido repitiendo en FACTORTIERRA.NET estos años, Piura no es solo playas. Costa adentro hasta la sierra, las posibilidades son infinitas y varias comunidades saben que tienen los recursos suficientes para lanzarse a competir, pero, en todo caso, adolecen de estrategias de mercadeo, y en ese sentido les adelanto que estamos trabajando un piloto con una de esas comunidades que pronto les contaré con lujo de detalles; pero, reencarrilémonos.

Pristina 255