fbpx
28
Sáb, Ene

El presidente José Balta y la ciudad de Sullana

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. En 1868 se vivió un año de convulsión política en el Perú, José Balta encabezó una revolución contra el gobierno de Mariano Ignacio Prado, y no paró hasta sacarlo del ejercicio del poder político, situación tan normal, en una época en la que los caudillos militares se disputaban la conducción del país.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

En medio de toda esta situación, los bandos tenían adherentes en cada región del país, y de eso queda registro en las actas que se publicaron en el diario oficial El Peruano del año mencionado. Los pueblos de la costa, sierra y selva, tanto del norte, como en el sur y la selva, le daban la espalda, al líder del movimiento contra España, que ahora dejaba el campo libre a José Balta y Montero.

En Piura la situación fue tensa, increíblemente, la inestabilidad política entre quienes se peleaban por el mando, fue determinante para que en 1868, se contara con 8 prefectos en Piura, zona donde las montoneras de apoyo a Balta, no fueron la excepción. Las montoneras paramilitares, impulsadas por razones políticas, llevaron a los sullaneros a suscribir un acta de adhesión, en la entonces villa de Sullana, y a dar todo su apoyo a su nuevo líder, José Balta.

Jose BaltaPresidente peruano Jose Balta y su incidencia en Sullana

Sullana fue fundada en 1783, en el sitio conocido como La Punta, con el nombre de El Príncipe, por el obispo Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda, quien congregó a la población dispersa de la margen izquierda del río Chira, ubicándola en el sitio, en el que se encuentra hasta hoy. En 1823 se obtuvo la categoría oficial de pueblo, por decisión de Torre Tagle; y en 1826, el poblado oficialmente se convirtió en una villa, por decreto del presidente Andrés de Santa Cruz.

En la ciudad de Sullana existe una calle con el nombre de José Balta, sin nada que le explique a los sullaneros el porqué del nombre, y en esto continúa la falta de información con respecto a la causa de la denominación de algunas calles, asociadas a personajes de proyección local, regional y nacional.

Se destaca la participación de la montonera de Rudecindo Vásquez en Sullana, quien se enfrentó a los pradistas en diferentes ocasiones, así como de otras montoneras en Catacaos, y otros lugares de Piura, lo que a la larga sería beneficiosa para ambas villas. Rudecindo Vásquez, fue hijo del cura de Sullana José de los Santos Vargas Machuca, y de Petrona Vásquez.

Como final de este apoyo al presidente Balta, y a pedido de la población organizada de la villa de Sullana, el presidente firmó la Ley que concedía la categoría de ciudades, a las villas de Sullana y de Catacaos, un 28 de octubre de 1868. Sobraban razones para este merecido reconocimiento, el valle del Chira empezaba a industrializarse, y la pujante villa de Sullana, era un eje comercial en Piura, contándose con la población suficiente para la justificación del nuevo título que merecidamente se ganaba.

Con toda seguridad la noticia se supo unos días después en Sullana, al no contarse con telégrafo en la ciudad, y al no haberse inventado aún el teléfono, y mucho menos se disponía de los medios de comunicación, que hoy permiten enterarse de las noticias desde cualquier parte del globo terráqueo, solo en segundos.

Carlos Augusto Salaverry1El poeta Carlos Augusto Salaverry, fue cronista de la campaña revolucionaria de José Balta.

José Balta había abrazado la carrera militar desde 1830, y fue uno de los combatientes que defendió la independencia del Perú, en el Combate del 2 de mayo de 1866; por desavenencias con el gobierno de Mariano Ignacio Prado, fue deportado a Chile, país desde el que retornó en 1867, organizando ese año revolución desde Chiclayo, que contó con el apoyo de los opositores a Prado, en la ciudad de Arequipa. El cronista de campaña de la revolución, fue Carlos Augusto Salaverry, quien por entonces se destacaba como un militar, por haber abrazado esta carrera; y quizá tuvo que ver con la tramitación del logro que se alcanzó el 28 de octubre de 1868.

Después de la revolución, vino el orden legal, y Balta se convirtió en Presidente de todos los peruanos, al salir victorioso en el proceso electoral convocado por el Presidente Provisorio, Pedro Diez Canseco. Asumió la Presidencia de la República, el 2 de agosto de 1868.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255