fbpx
27
Sáb, Nov

César Zapata Alzamora: Luchador social y defensor del algodón y el campesino

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Existen personas que en lo social trascienden su tiempo y dejan un legado importante e insuperable que impide que la memoria colectiva los olvide y con ellos, lo que hicieron en vida. César Zapata Alzamora, una vida fiel a sus raíces se fue en un momento crítico para la región y el país; sin embargo, el pueblo de Catacaos lo rememora con motivo de su cumpleaños. 

César Zapata nació en el año de 1954 en el distrito de Catacaos un 18 de agosto, en el hogar constituido por Florencio Zapata y Zoila Alzamora. César Zapata Alzamora, estudió en un colegio estatal, el 204, del ancestral barrio de Monte Sullón.

Robándole horas al día, estudió la secundaria en el colegio Agropecuario de Piura, hasta el tercero y luego en el Instituto de Comercio, en la nocturna, para culminar la secundaria.

Cesar Zapata Alzamora1Cesar Zapata Alzamora uno de los promotores de la siembra de algodón

Desde sus inicios siempre trabajó con su papá en la chacra, cuando existía el patrón y podía ver, cómo, en la región Piura, se sembraban más de 60 mil hectáreas de la mota, que se consideraba el “oro blanco”, en su variedad Pima.

Poniéndole todo el empeño, comenzó a forjarse una profesión en la Universidad Nacional de Piura, en la Facultad de Economía, hasta el sexto ciclo. Nunca terminó su carrera pues le puso todo el empeño a la labor sindical del agro y de las luchas sociales de los desposeídos.

Con ello, sumó sus responsabilidades como padre. César Augusto Zapata Espinoza, el único campeón laureado de la Marinera de Piura, ya fallecido y Diana, una eficiente Magister en Psicología, abocada en la salud mental, fueron sus grandes amores.

Sus inquietudes políticas le llevaron a militar en los nacientes movimientos de izquierda como el MIR, desde donde martillaba para, además del discurso político, en cual gastaban todos sus esfuerzos, se trabajara los temas productivos, especialmente lo que denominaba “economía solidaria”, que no era otra cosa que apostar por el agro, los sectores productivos del pueblo.

Algodon Catacaos

Con las ansias de libertad, justicia, equidad y respeto a la naturaleza, desde un primer momento buscó al hombre de campo como el espejo de vida en el cual mirarse e imitar.

Fue un líder campesino nato, forjado desde las bases y sumando trabajo para fortalecer la Comunidad Campesina San Juan Bautista de Catacaos, como en la legendaria Federación Regional Agraria de Piura y Tumbes, ente que sonaba fuerte en el mundo agrario de los años 60, 70 y 80.

El mantener el algodón Pima, como eje de la economía, fue el eje de su trabajo de aquel entonces y que llevó hasta sus últimos días.

Fruto de su labor dirigencial fue dos veces presidente de la comunidad campesina de Catacaos, igualmente era parte de la dirigencia de la FRADEPT y luego dirigente nacional de la GTP, CCP y Conveagro.

Su añoranza hacia el algodón le llevó a potenciar la Asociación de productores de este cultivo, llegando a ser también presidente de ANPAL y participó de todo lo relacionado con el cultivo, comercialización de la fibra.

Fue, cuando ya nadie creía en el algodón Pima, fibra extrafina y extalarga, el fundador de la Cooperativa COSTASH, desde donde puso todo su empeño, esfuerzo, dinero, amistades para poder exportar éste a nivel mundial, siendo los mercados de Asia y Europa su gran objetivo.

La última exportación que hizo fue hacia Tailandia, en Julio del 2020, cuando él estaba ya infectado con la terrible Covid, que se lo llevó el día 20, se mantenía en pie para culminar todas las coordinaciones que permitirían el envío de algodón piurano desde el puerto de Paita, para este mercado nuevo que había abierto.

Pese al abandono del sector agrario por parte del estado, el Bajo Piura ha logrado superarse para demostrar que desde la asociatividad, la solidaridad y la técnica es posible mantener una variedad de calidad única en el mundo, que ha sido y es, de vital importancia este proyecto para generar trabajo e ingresos económicos para cientos de pequeños productores.

Ahora que se recuerda su natalicio, viejos y jóvenes hombres del campo, valoran su pensamiento y propuestas de una política agraria con enfoque en las necesidades reales de los agricultores y que busquen su sostenimiento y fortalecer la economía familiar.

De él, se debe recordar no solamente sus luchas, las tomas de local, las largas y conflictivas asambleas, reuniones de coordinación, sus largas horas dedicadas a escuchar y acompañar a los hombres de campo, sino su pensamiento de tener a los sectores productivos como la base de una sociedad justa, solidaria, equitativa y mejor.

Hombre consecuente, sufrió persecución y cárcel en épocas de la dictadura fujimorista. No claudicó, vivió fiel a sus principios, entregado a las luchas del pueblo. Cobran vigencia en cada recuerdo sus consejos, palabras de aliento y en cada momento que falta para construir una patria nueva, justa, dónde los pobres no tengamos que morir por la indolencia del Estado.

No te equivocaste en soñar un mejor mañana, porque además tus sueños los fuiste construyendo y siguen vigente por tus lucidos argumentos y proyectos. Queda tu legado, tu ejemplo de lucha.

No has muerto, vives en la memoria de tu pueblo. César Zapata Alzamora, las banderas que erigiste son las metas de muchos jóvenes. Tu semilla, cayó en tierra fértil.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255