fbpx
27
Sáb, Nov

Conozca la historia de una becaria que quiso estudiar en una universidad top del mundo y lo logró

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Desde niña, María Elena Inocente Díaz (32) vio cómo su mamá María Elena y su tía Rocío, ambas dedicadas a la odontología, devolvían la sonrisa a pacientes que habían perdido la dentadura por diferentes motivos. Inspirada en ellas, en ese afán de ayudar a los más pobres a sentirse mejor con ellos mismos e involucrarse en la atención clínica, ella eligió ser cirujana dentista y ahora estudia un máster en salud pública en Jhons Hopkins University de Estados Unidos, becada por el Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación.

La joven talento, quien ocupó el segundo lugar en el concurso Beca Generación del Bicentenario 2021, cuenta que desde temprana edad se trazó como meta estudiar en una de las mejores universidades del mundo y de habla inglesa. Consiguió dos veces la aceptación, primero en el Imperial College de London, en Reino Unido, pero no tenía los recursos para cubrir los gastos académicos y de manutención en dicho país. A fines del 2020, volvió a postular, esta vez a Johns Hopkins University y no solo fue admitida por la casa superior de estudios, sino que también ganó una de 150 becas que lanzó el Pronabec.

Maria Elena Inocente 2

“Estoy muy contenta, no esperaba quedar entre los primeros puestos. Es un concurso muy competitivo, en el que participan profesionales de alto nivel de todo el Perú. Y la universidad Jhons Hopkins tiene uno de los mejores programas de salud pública a nivel internacional”, indica. “Mi familia vive conmigo esta alegría. Conocían sobre esta meta que tenía visualizada. Ha sido un largo camino de altos y bajos para conseguir este objetivo, pero siempre mis padres han sido mi mayor soporte”, añade la egresada de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), quien terminó la carrera ocupando el décimo superior.

Sus clases del Master of Public Health empezaron el 30 junio y ya tuvo sus primeras clases de manera virtual. En dos meses tendrá que viajar al país norteamericano para seguir las sesiones de forma presencial. “La currícula del programa es muy interesante. Llevo materias sobre políticas públicas en salud, bioestadística, herramientas para la práctica de la salud pública, entre otras, y quiero aprovechar al máximo esta oportunidad para formarme bien. Los profesores son muy reconocidos a nivel mundial, justo hace algunos días nos brindó una conferencia el doctor Peter Agre, Premio Nobel de Química en el 2003. Las lecciones son en inglés y es un reto enfrentarse a una lengua que no es la tuya, pero con esfuerzo todo se puede lograr”, afirma.

El primer acercamiento que María Elena tuvo con la salud pública inició en las aulas universitarias en el Curso de Odontología Social, que le permitió conocer las distintas realidades en las zonas urbano marginales de Lima. Recuerda que en el último año del pregrado realizó un internado rural en un pequeño pueblo llamado San Miguel en Cajamarca. Allí conoció de cerca la pobreza y las necesidades en salud de los pobladores. Para educar en salud bucal a la población sanmiguelina, promovió la creación del programa radial ‘Odontólogos al Aire’, donde a través de un lenguaje sencillo impartía consejos prácticos y despejaba algunos mitos sobre salud oral.

Al concluir el máster, ella anhela trabajar en una institución rectora de salud del país, para así contribuir con todo lo aprendido en la mejora de nuestro sistema salud y que las poblaciones más vulnerables tengan acceso a servicios de calidad. También quiere ejercer la docencia universitaria, siguiendo los pasos de su mamá, para colaborar en la formación de profesionales de salud pública con las competencias que requiere el Perú.

En su camino para obtener este logro, María Elena aprendió que las metas grandes no se consiguen de un momento a otro, que de nada sirve soñar con ellas, sino se trabaja con esfuerzo por conseguirlas. “Es necesario que seamos perseverantes, ya que existen retos difíciles que se van a presentar en el proceso. Y si algo no sale como uno desea, no hay que desmoralizarse, solo es cuestión de buscar otro camino para alcanzar el mismo objetivo. Nos puede ayudar a encontrar mejores resultados, como me pasó a mí”, expresó. En la Beca Generación del Bicentenario, ella encontró la puerta que la llevará a alcanzar unas metas más altas, en beneficio de la buena salud y el bienestar de miles de peruanos.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255