fbpx
29
Mar, Nov

José Ibáñez, el profesor huancabambino y sus enseñanzas como maestro rural

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. José Ibánez es un profesor piurano que está a punto de convertirse en padre por primera vez. A sus 32 años se despierta religiosamente a las 6 de la mañana, de lunes a viernes, para ir al colegio. Desde el corazón de una escuela rural de Piura, el docente que alguna vez viajó al extranjero tras conseguir la excelencia académica, regresó a la provincia que lo vio nacer para mejorar la calidad educativa de miles jóvenes que construyen sus sueños en medio de las desigualdades. Hoy, estudia en Cisco para abrir su propio centro de capacitación tecnológico y contribuir a la educación del país.

José proviene de una familia de profesores. Su padre iba a seguir el camino religioso, pero su llamado por la docencia fue más fuerte. Aunque hoy se encuentra jubilado, es su madre quien continúa enseñando a niños de inicial. José es el segundo de tres hermanos y nació en el caserío Ñangali, en Huancabamba de Sondo. En las aulas de un colegio rural, a veces perdía la noción del tiempo mientras se encontraba inmerso en los números. En vez de ir tras la pelota en los recreos, dibujaba signos matemáticos en su cuaderno sin imaginar que se convertiría en el único de sus hermanos en continuar con el legado de sus padres.

Como muchos jóvenes que estudian en colegios rurales, José tuvo que dejar a su familia para seguir la carrera de ingeniería electrónica y de telecomunicaciones en la Universidad Nacional de Piura. Para sortear las carencias y los tiempos de huelgas que hacían los gastos de estadía cada vez más altos, se las ingenió instalando termas. “Piura suele ser una ciudad muy calurosa, pero tiene temporadas frías. Recuerdo que había el boom de las termas eléctricas. Tenía compañeros muy hábiles y empezamos a conseguir clientes tocando puertas. Recuerdo que ganaba S/60 o S/70 por instalación. Con ese dinero también ayudaba a mis padres”, recuerda José.

En el 2013, tras terminar sus estudios y conseguir prácticas en una radio, José accedió a la beca Presidente de la República y siguió una maestría en ingeniería de telecomunicaciones en la Universidad Nacional de Valencia, en España. Luego de dos años en Europa, extrañando la sazón de su madre y el calor de su familia, regresó a Perú para formar parte de un proyecto de instalación de fibra óptica en donde conoció la falta de conectividad en las regiones.

Jose Ibanez 02

Más tarde, sumaría su talento al Ministerio de Educación como Coordinador de Innovación y Sistemas Tecnológicos (CIST), encargado de ejecutar actividades pedagógicas integradas a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) a través de la asistencia técnica, el asesoramiento y la formación educativa. Mientras se encontraba realizando trabajos en una escuela rural en el distrito que lo vio nacer, se abrió una plaza como profesor de computación e inició su carrera como docente.

“Después de eso postulé como profesor de matemáticas y comencé a enseñar en la Institución Educativa San Antonio de Padua, en el caserío San Antonio. Al poco tiempo llegó la pandemia y fue difícil para todos mis alumnos y sus familias. No contaban con celulares o la conectividad era muy mala. Sin embargo, me las ingenié para dar clases por llamadas telefónicas o Whatsapp, adicionalmente, de las estrategias de Aprendo en casa. Para mí, continuar dando clases fue el regalo más grande que tuve durante la pandemia”, rememora Ibáñez.

Actualmente, José enseña matemáticas en el colegio femenino Inca Pachacutec, en Huancabamba, ubicado a siete horas de la ciudad de Piura. Por el día, alista sus clases y comparte su pasión por los números; por las noches, deja de lado el título de profesor para convertirse en alumno de Cisco, en donde cursa sus estudios para convertirse en instructor de redes y telecomunicaciones. Gracias a ello, y como parte de una alianza entre el Ministerio de Educación, Idat y Cisco, ha podido implementar cursos para jóvenes en su colegio y le abrirá las puertas para iniciar su propia escuela tecnológica en un futuro próximo.

“Al culminar podré implementar con más cursos la Academia Cisco y contribuir con la formación de habilidades técnicas para jóvenes de Piura. No solamente para quienes quieran estudiar carreras de tecnología, sino será útil para cualquiera que quiera mejorar sus conocimientos técnicos y destacar en el campo profesional. Siempre apostando por una educación de calidad”, sostiene Ibáñez.

Desde su puesto como docente de matemáticas en una escuela rural, José Ibáñez Facundo construye un futuro más igualitario para miles de estudiantes que buscan acceder a una mejor calidad educativa. De esta manera, rinde homenaje a sus padres docentes mientras labra el camino para la llegada de su primer bebé, fruto del amor con su mejor amiga del colegio, odontóloga y quien también ejerció el oficio profesora. “Ambos coincidimos en que lo apoyaremos si desea ser artista, músico, ingeniero, médico o cualquier profesión que desee. Pero lo que realmente queremos es que acceda a una formación de calidad y con valores”, confiesa con mucha emoción el maestro rural quien va sacando cuentas para no llegar tarde a clases.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255