22
Jue, Feb

Mujeres que dejan huella: presentes en la memoria de los sullaneros y sullaneras

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Sin lugar a dudas, son muchas las mujeres que van dejando huellas imborrables en la historia local y de la provincia de Sullana, quisiéramos mencionar a todas en un solo artículo con motivo del Día Internacional de la Mujer, pero es imposible.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia de la DNEF del Jurado Nacional de Elecciones

La conciencia de pertenencia lleva a los miembros de una colectividad a reconocerse como son, y a internalizar los patrones que les son comunes, al margen de lo que los separe, esa conciencia es quizá el elemento que cuando los sullaneros y sullaneras, buscan identificarse como tales, resulta ser el más fuerte, entre lo que integra a la mayoría de los nacidos en el entorno provincial, y no solo en la ciudad de Sullana.

La CapullanaAcuarela de la capullana

Si bien en el artículo precedente se ha presentado un buen número de nombres de mujeres en gran parte fallecidas, hay necesidad de que las nuevas generaciones conozcan sus nombres, antes que perezcan en el olvido. Y al lado de ellas las hay quienes aún están vivas, trabajando desde sus propias habilidades y competencias, desde las que dejan huellas al andar, al edificar el futuro de su jurisdicción provincial.

Rosa Rey Ojeda, recordada por su panadería en el Barrio SurRosa Rey Ojeda, recordada por su panadería en el Barrio Sur

Uno de los primeros nombres que aflora, es el de María, “Maruja” Celi de Morante, a quien hemos destacado en varias oportunidades, por su trabajo educativo y de bienestar social, y apoyo a la Compañía de Bomberos de Sullana, donde tiene un lugar especial. Recordemos que de la mano con Lidia “Tita” Olaya Guerrero de Castillo, estuvieron en primera fila en la reconstrucción del interior del templo matriz de la ciudad de Sullana.

Si de educadoras se trata, hay que evocar a Eva Palacios de Devoto, a quien hasta ahora recuerdan sus exalumnos, así como evocan con singular intensidad, los y las exalumnos/as de Olga Balbín Gavilano, Greta Seminario Córdova, Olga Pezo de Zegarra, Margarita Mendoza Seminario, Alicia Estrada Távara, y a todas las docentes que sembraron valores en la niñez de la localidad, y en el interior de la provincia.

Si hay figuras para evocar en el campo de la dulcería y panadería, asoma la singular memoria de “Pascualita”, esa afrodescendiente que endulzaba el paladar de los sullaneros, cada tarde, cuando desde el Alto de la Paloma se dirigía al centro de Sullana, con una canasta que regresaba vacía. Mención especial para Jobita Palomino de León, cuyas manos mágicas para la dulcería bandera de Sullana, deleitaba a cuantos probaron los productos que se vendían en la calle Sucre; así como permanece en el Barrio Sur, la memoria de Rosa Rey Ojeda, por las cachangas y galletas de agua de su panadería. En Marcavelica, Felícita Saldarriaga More preparaba dulces deliciosos, cuyas recetas providencialmente conservan sus hijas, para deleite de quienes buscan lo tradicional para satisfacer su paladar.

Tola Moran Tola Moran

Cuando en Sullana empezó el renacimiento y multiplicación de los recorridos de los Reyes Magos, fue la exquisitez de Zaida Zegarra Pezo la que contribuyó a dar vida a la vestimenta de los adoradores del Niño Jesús; y como miembro de esta familia asociada al quehacer cultural, encontramos a Zulma Zegarra Pezo, campeona y profesora de marinera, que tanto en Sullana, como en Lima y Trujillo, es reconocida por la agilidad en el baile y la enseñanza sobre el tondero y la marinera.

Y dentro de las mujeres de lucha que pudimos ver alguna vez en la década del 60 y del 70, se encuentra la memoria de Yolanda Briceño de Granda, cuyo nombre se proyectó en varias noticias, como defensora de quienes no tenían terrenos para edificar sus casas a nivel urbano.

A nivel institucional, dirigiendo o integrando asociaciones femeninas de diverso orden, encontramos a las hermanas Ruby Seminario de Salazar, Ruth Seminario de Leyton, y Esther Seminario Ojeda, dentro del Coro Polifónico Voces de Sullana, en la asociación de asistentes sociales, y en otras organizaciones al interior de la ciudad.

Como no recordar ahora a Miluska Vondrak Stell, belleza sullanera ganadora de Miss Perú 1964, y a la casi sullanera Madeleine Hartog Bel, Miss Mundo 1967, que aunque no nació en Sullana, siempre mantuvo el vínculo con la tierra de su progenitora.

No se puede dejar de citar a las religiosas de las instituciones educativas Santa Úrsula y Capullanas, que sin importar su nacionalidad, se identificaron e identifican con Sullana, desarrollando un apostolado educativo en el espacio al que han sido destinadas.

Mujeres que dejan huella 01Al medio, la profesora Olga Balbín Gabilano

Alguien que merece los aplausos de la colectividad, es Soledad Delgado de Zapata, fundadora de ADASE, Centro para niños con parálisis infantil, que este año cumple 17 años de existencia y de servicio a la colectividad.

Dentro del arte culinario la lista es mayor, las hijas y nietas de Hilaria Olivares de Coloma siguieron la línea de su gran antepasada; y con ellas estuvieron las mencionadas en el tondero La Perla del Chira, cuyos nombres son quizá de los más populares en Sullana, puesto que no hay quien deje de hacer suyo ese gran himno que le canta a la ciudad. Y como ellas están las Timaná, y la señora María Chiroque, con su exquisito cebiche, por el primer tanque elevado que se construyó en la ciudad.

Hoy, dentro de este recuerdo está Hilaria Olivares, en su rol de partera, y con ella la memoria de las parteras Cleotilde Cunya, en el Alto de la Paloma, Petronila Zapata, la popular Petita, que ayudaron a traer a los niños al mundo, tanto como lo hizo la apodada “Cabeza de plomo”.

Mujeres que dejan huella 02La querecotillana Lucia Gallo Camacho

Y de entre las sullaneras residentes en Lima, Hilda Ávalos Jibaja de Miranda se destaca como fundadora del Consejo de Apoyo Permanente Para Obras Sociales de Sullana, cuya primera presidenta fue Luz Coloma Ávalo de Cisneros, con una directiva integrada entre otras, por Fornarina Rodríguez de Vásquez, Dora Palacio de Sánchez, Violeta Cruz Merino de Muñoz, Amada Gamero de Bel, María Valdivieso de Martínez, y Enriqueta Zapata Cortés de Vásquez.

Han sido presidentas de Capposs, Elisa de la Torre Ugarte, Diana Valdivieso de Quijano, Florencia Vargas Rey, y Elba Chipoco de Redhead, por mencionar a algunas. Ysabel Mendoza Ramírez de Gutiérrez, quien también lo presidió, posteriormente fue presidenta del Secretariado Nacional de Instituciones Privadas de Bienestar Social.

Mujeres que dejan huella 03Mujeres de la zona rural de Sullana

Florencia Vargas Rey es dueña de una dinámica institucional envidiable, se le ha visto presidiendo la Universidad de la Experiencia, en la Pontificia Universidad Católica, y ha desempeñado cargos similares en el Club Sullana, Secretariado Nacional de Instituciones Privadas de Bienestar Social, Mesa Redonda Panamericana, y Club de Leones de Lince.

Los salaverrinos, imposible que olviden a la bibliotecaria Rosa Gallo Preciado, que conocía técnicamente y de memoria, el acervo de la biblioteca que dirigía, y desde la cual orientaba a los estudiantes en sus consultas habituales.

Carmela Zapata de Sánchez, la popular “Sullanerita”, fue la periodista colegiada que dejó un testimonio diario del quehacer social de Sullana, a través de sus crónicas periodísticas, que cuando se consulten por los historiadores del futuro, serán fuentes inagotables de información para recrear el pasado de Sullana.

Con toda seguridad, nuevos nombres se asomarán en próximos artículos.

Diario El Regional de Piura

 

Publicidad Aral1