21
Mar, May

Verónika Mendoza y Keiko Fujimori: Las dos mujeres que quieren ser presidentas del Perú

Informes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Inicialmente fueron 19 candidaturas presidenciales inscritas para participar en las elecciones generales del 10 de abril. De ellas, 17 eran lideradas por hombres y 2 de ellas por mujeres. Vale indicar que desde 1821, fecha de inicio de la República, nunca el país ha sido dirigido por una mujer como presidenta y en esta oportunidad ambas esperan lograr el voto y erigirse por primera vez en flamantes mandatarias.

Dos antecedentes se han dado en las elecciones de nuestro país. Una de ellas fue la postulación de Lourdes Flores Nano del Partido Popular Cristiano, quien no tuvo resultados buenos, y la otra, de la misma Keiko Fujimori, quien en la definición del 2011 sucumbió ante un Ollanta Humala Tasso. En esta oportunidad la competencia es por partida doble y las encuestas aún no permiten tener una idea clara de quien podría ser elegido o elegida. 

Respecto a las candidaturas femeninas, se trata de Keiko Sofía Fujimori Higuchi, quien nació en 1975 y es ampliamente conocida por la población, por su condición de primera dama del gobierno de su padre, congresista después, candidata perdedora en el 2011 y ahora nuevamente en su segunda postulación. El hecho de ser hija del ex mandatario Alberto Fujimori le ha permitido, ser reconocida y al mismo tiempo ser flanco de todas las críticas de esa etapa.

Verónika Fanny Mendoza Frisch, es una joven política nacida en 1980 en el Cuzco, y tiene como antecedentes haber militado en el Partido Nacionalista del cual renunció por discrepancias con Ollanta Humala, y además, ser congresista de la República en el presente lustro. Su candidatura, es una propuesta de izquierda y vinculada a una conglomeración de partidos de esa tendencia.

Ambas han estudiado en el extranjero. Keiko Fujimori, estudió en la Universidad de Boston Administración de Empresas donde obtuvo el grado de bachiller y en la Universidad de Columbia un master. No tiene título profesional y ambos estudios no se encuentran registrados en el sistema universitario peruano conforme corresponde y cuando se quiere ejercer una profesión en el país.

Verónika Mendoza, curso estudios de psicología en la Universidad Denis Diderot de Francia y tiene título profesional logrado. Pretendió luego estudiar en Perú Arquitectura en el Cuzco, pero declara estudios no concluidos; además de ello, estudió un master en ciencias sociales en la Sorbona Nueva de Francia donde obtuvo el grado de master; luego realizó a nivel de diplomado estudios de filología.

Si hacemos una comparativa primera, Keiko Fujimori solo es bachiller en tanto que Verónika Mendoza es licenciada en la profesión que estudió. Sin embargo, existe una coincidencia entre ambas al no tener registrado estos estudios en el sistema universitario peruano.

Keiko Fujimori se nutrió de la política en la experiencia directa como primera dama y es considerada una liberal. Tiene limitaciones para el debate, y sus presentaciones públicas formales, las hace usando discursos leídos y no improvisados. Sin embargo, trata de manejar las emociones de acuerdo a conveniencia y hasta el momento le ha dado resultado.

Verónika Mendoza, es una política de izquierda y se encuentra en su contenido mucha coincidencia con la izquierda española; tiene mucha aptitud para la oratoria y en sus presentaciones públicas evita el formato escrito y tiende a realizar sus discursos sin libreto escrito.

Las propuestas difieren en función a su concepción política; Keiko Fujimori es una convencida de la importancia del mercado; Verónika Mendoza, cree que el Estado debe intervenir para crear equidad en las oportunidades de los peruanos.

Keiko Fujimori tiene una amplia cobertura periodística para hacer campaña, y tiene a su lado connotados liberales que le permiten tener una propuesta coherente en su ubicación política. Además de ello, goza de ingentes recursos económicos para campaña electoral. Para Verónika Mendoza acceder a los medios le cuesta y sus fuentes de financiamiento son más austeras.

Respecto a la candidatura de Keiko Fujimori, existe una campaña política en su contra; sobre todo, por las vinculaciones con el gobierno de su padre, el mismo que es cuestionado por el autogolpe que dio el 5 de abril de 1992, violación de derechos humanos y actos de corrupción por la cual, la mayor parte de sus funcionarios se encuentran presos.

Sobre Verónika Mendoza, se ha desatado todo una “guerra” política buscando asociarla con los escritos de las agendas de Nadine Heredia; sin embargo, ha descartado en todo momento haber escrito en agendas que no le son suyas y que no tienen ninguna participación en los actos que se indican. Sin embargo, al mejor estilo de Hitler, saben que un mensaje enviado, es difícil que lo puedan obviar después. 

Keiko Fujimori tiene una alta intención de voto, producto de haber participado como candidata en el proceso electoral anterior y además, haber sido congresista por Fuerza 2011, ahora Fuerza Popular. Verónika Mendoza tiene una intención de voto creciente, debido a los planteamientos de gobierno realizados y por lo novedoso de su candidatura. 

Las mujeres representan el 50% de los electores peruanos, y su participación en la política obedece a regulaciones nacionales para lograr una mayor inserción en los cargos públicos. Los liderazgos de mujeres han sido menos ambiciosos para la presidencia de la República y existe un aspecto cultural que incide en los resultados a favor de los hombres.

Esta elección, no solo es entre el fujimorismo y los contrarios al fujimorismo, sino igualmente se configura la posibilidad que una mujer gane las elecciones y se convierta en la primera mandataria del país.

 

Publicidad Aral1

Paypal1