22
Jue, Feb

Falleció sacerdote Rafael Egüéz Beltrán expárroco de la Iglesia Matriz de ciudad de Sullana

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Uno de los personajes con raigambre en la provincia de Sullana, el sacerdote Rafael Antonio Egüéz Beltrán, falleció víctima de una enfermedad que no pudo superar. Expárroco de la Iglesia Matriz de Sullana y promotor del colegio San Pedro Chanel realizó una vida de entrega a los designios católicos, pero al mismo tiempo supo generar acciones de bien social entre personas a quienes trató con mucho amor y dedicación.

Monseñor Rafael Egüéz nació en el Callao el 10 de marzo de 1943, inició su formación sacerdotal en la Facultad de Teología, Pontificia y Civil de Lima, su noviciado y profesión religiosa los realizó en Masma (España), culminando su preparación en el Seminario “San Pedro Chanel” de Barcelona (España). A su regreso a nuestro país, comenzó su trabajo pastoral y entrega generosa al servicio de Dios y de su Iglesia en la Arquidiócesis de Piura y Tumbes.

Después de prestar servicios en esta localidad, fue asignado a la región Tumbes primero en Zorritos y después en Tumbes, donde se desempeñó como Vicario General de esa localidad. Justamente en ese lugar celebró sus 50 años de vida sacerdotal y recibió por parte del alcalde provincial, el reconocimiento como personaje ilustre por los servicios prestados a favor de esta provincia fronteriza.

En aquella oportunidad al referirse a su vida sacerdotal expresó “Es una gracia de Dios. Siento cada día su llamado y me siento acompañado por Él. Siempre, en cada misión que me ha sido encomendada, he sentido la presencia del Señor y por ello me abandono en el Él, confiándome a su santa voluntad. El Señor ha sido bueno conmigo. Es Él quien guía, yo sólo soy su instrumento”.

Justamente, esos valores son los que recuerdan con meridiana claridad, quienes lo trataron o como sacerdote o como responsable del colegio San Pedro Chanel. Su partida, en estos momentos y en sus 80 años de edad, solo trae sentimientos de gratitud y de respeto eterno por todo lo que hizo en todos los lugares donde desarrolló su apostolado.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1