fbpx
01
Mié, Feb

Exministro aprista Aurelio Pastor se puso a derecho ante la justicia

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

exministro pastorFue internado en Ancón 2, donde cumplirá condena

Lima. El exministro aprista, Aurelio Pastor, se presentó hoy ante la Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Lima para ponerse a derecho tras la sentencia de cuatro años de prisión que ratificó dicha instancia en su contra por el delito de tráfico de influencias.

Acompañado por un grupo de simpatizantes que gritaban que Pastor no estaba solo, el exministro ingresó a la sede de la sala en el Centro de Lima.

En la víspera, Pastor Valdivieso adelantó que se iba a poner a disposición de la justicia y reiteró que la condena era injusta y política, al referir que "castiga a un abogado por el simple ejercicio de su profesión".

"No soy ningún delincuente y no me voy a prestar tampoco a que digan que me quiero escabullir de la justicia", afirmó tras revelar que recibió la solidaridad del expresidente Alan García Pérez.

Pastor fue denunciado el año 2012 por la exalcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz, quien aseguró que este le pidió 60,000 nuevos soles a cambio de usar sus influencias en el Jurado Nacional de Elecciones a fin de salvarla de una revocatoria.

Para la exalcaldesa, la sentencia de cuatro años ratificada contra el exministro aprista constituye un acto de justicia.

Asimismo remarcó que la condena representa una muestra de que en el Perú hay jueces que quieren hacer bien las cosas y no les tiembla la mano para castigar a la corrupción.

Más tarde, el exministro de Justicia del segundo Gobierno aprista, Aurelio Pastor fue recluido en el penal Ancón 2 para cumplir la sentencia de 4 años de prisión efectiva dictada en su contra por la Sala Penal de Apelación por el delito de tráfico de influencias. Así lo determinó la junta de clasificación del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), luego que el exfuncionario se pusiera a disposición de la justicia.

Pristina 255