16
Dom, Jun

Piura recordó la gesta histórica del héroe nacional Miguel Grau Seminario

Piura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Cada 8 de octubre, se conmemora la inmolación de don Miguel Grau Seminario, egregio piurano que pasó a la perennidad en el Combate Naval de Punta Angamos, que vivió el Perú, envuelto en circunstancias históricas de división y que conllevó a perder parte del territorio nacional, Su paradigmática trascendencia, ha conllevado a reconocer sus cualidades como marino y sobre todo como ser humano. 

Además del hecho histórico, se recordó el 202° Aniversario de la Creación de la Marina de Guerra del Perú y el 144° Aniversario de la Inmolación del Gran Almirante del Perú, Caballero de los Mares y Peruano del Milenio, don Miguel Grau Seminario, en el glorioso Combate Naval de Punta Angamos. Además de las honras protocolares, monseñor José Antonio Eguren Anselmi, se encargo de recordar su ejemplar legado. 

Cabe destacar que Monseñor Eguren celebró también, en la Basílica Catedral de Piura, una Santa Misa con ocasión de estas importantes efemérides, donde participaron los señores Oficiales Superiores, Oficiales Subalternos, Técnicos Supervisores, Técnicos, Oficiales de Mar, Cabos, Marineros, Grumetes y personal civil que forman parte de la Primera Zona Naval, presididos por el Contralmirante Armada Peruana, César Del Álamo Carrillo, Comandante de la Primera Zona Naval. La Eucaristía fue especialmente ofrecida por todo el personal naval fallecido en el cumplimiento de su deber defendiendo a nuestra Patria de toda amenaza interna y externa. De manera particular por el Vicealmirante Armada Peruana, Luis Alejandro Giampietri Rojas, Héroe Nacional.

"Cuando el “Huáscar” quedó sitiado por seis buques de guerra chilenos en Punta Angamos, el histórico Monitor presentó combate. Más aún, fue al ataque intentando emplear su espolón contra las naves enemigas, inmensamente superiores en blindaje y en poder de fuego" recordó monseñor Eguren. 

Jose Antonio Eguren Anselmi 04

Precisó que "El “Huáscar”, su Gran Comandante, y su tripulación de heroicos marinos peruanos, mueren peleando, mueren defendiendo al Perú. Saben que no hay posibilidades de triunfo, pero no obstante pelean para dejarnos una lección inmortal. No optan por lo más fácil que hubiera sido rendirse, sino por lo más difícil, que es enfrentar a un enemigo superior en medios materiales, pero no en calidad moral y profesional, y de esta manera legarnos un ejemplo de lo significa el honor, y el amor por la Patria. El mensaje de Angamos podríamos resumirlo en una frase: “Yo no me rindo por el honor de mi Patria. Yo no me rindo y sigo peleando porque amo al Perú”.

Siguiendo el ejemplo de don Miguel Grau Seminario, de Elías Aguirre, de Diego Ferré, de José Melitón Rodríguez, de Enrique Palacios, y de los 33 fallecidos del Monitor “Huáscar”, hoy se hace necesario derrotar el pesimismo, y recordar que el Perú es mucho más que la noticia negativa que nos abruma cotidianamente, y comprender que, a pesar de sus problemas, el Perú, mantiene intactas sus posibilidades de un futuro de gloria, indicó Eguren.

Monseñor Eguren recordó que hace 144 años, don Miguel Grau Seminario, sabía que el Perú entero lo estaba mirando, y que lo miraría por siempre, "como nosotros lo hacemos hoy desde esta Piura que él amó entrañablemente. Ahora, ya en la Gloria, es él quien nos mira, y nos demanda más amor por el Perú y por nuestra Región; más servicio a la verdad; más unidad y solidaridad entre nosotros; más entrega desinteresada por el bien común, más honestidad y amor fraterno".

“Los marinos de guerra, conscientes de la historia de nuestra Patria, de sus tropiezos y de sus éxitos, tenemos la clara convicción de que no nos apartaremos ni por un instante de los mandatos constitucionales, ni de la ley, asegurando a nuestros compatriotas que la Marina de Guerra del Perú, es imperturbable centinela del estado de derecho, de la constitución, de las leyes, del respeto a los derechos humanos… y jamás permitiremos que el estado de derecho sea quebrado y que nuestros niños y jóvenes vuelvan a vivir el terrorismo, doctrina de muerte que aún continua fomentándose por algunos insensatos, pretendiendo generar odio en un país que ya ha aprendido mucho de que aquello no conduce a nada” destacó Eguren Anselmi. 

Finalmente, monseñor Eguren indicó que con don Jorge Basadre Grohmann, podemos decir hoy llenos de satisfacción: “Miguel Grau Seminario fue un hombre comprometido con su tiempo, con su país y sus valores. Fue honesto y leal con sus principios, defendió el orden constitucional y fue enemigo de las dictaduras. El héroe de Angamos siempre estuvo en la línea de afirmación de las normas morales y las tradiciones de la república. Honrado en el camarote y en la torre de mando, lo es también en el salón y en el hogar… Como del carbón sale el diamante, así de la negrura de esta guerra sale Grau. La posteridad ha indultado a su generación infausta porque a ella perteneció el comandante del Huáscar… Al estudiar lo que hizo, preciso es recordar con qué elementos trabajó y cabe preguntar qué hubiera sido del Perú con Grau en un barco como el Cochrane o el Blanco Encalada”.

Diario El Regional de Piura

 

Publicidad Aral1

Paypal1