fbpx

Piura: consideran que reapertura de restaurantes se hace con cautela y sin apoyo estatal

Piura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Pese a que la ministra de Producción, Rocío Barrios, afirmó que los restaurantes podrían reanudar la atención al público al 40% de su capacidad a partir de hoy, su sector aún no ha publicado la fecha de reinicio ni los protocolos correspondientes. En Piura, este reinicio está siendo observado con cautela y sin acceso a apoyo ni facilidades por parte del gobierno pese a la crisis generada por el Covid-19.

El vicepresidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines – AHORA Piura, Cesar Leigh Barreto, indicó que el Ejecutivo continúa generando confusión e incertidumbre con sus anuncios. Hoy se publicó en El Peruano el decreto supremo que autoriza la fase 3 de la reanudación de actividades económicas donde se precisa que el Ministerio de la Producción debe aprobar la fecha de inicio y los protocolos.

Se reinicia atención en restaurantes con cautela y sin apoyo estatalSe reinicia atención en restaurantes con cautela y sin apoyo estatal

En ese contexto, en el caso de los 120 restaurantes formales existentes en la ciudad de Piura, la reapertura será de manera gradual por varios factores, tanto porque están a la espera de los protocolos definitivos y principalmente debido a la crisis económica que atraviesan tras más de tres meses de paralización, sostuvo Leigh, tras aclarar que en el caso de los informales, han abierto puertas hace semanas.

“Muchos formales estamos viendo esta reapertura al público con cautela. Ha habido varios que, al estar en locales alquilados, los dejaron porque la falta de ingresos imposibilitaba seguir pagando ese alquiler. Otros han invertido en implementar el delivery de acuerdo a los protocolos de bioseguridad, y mientras tanto continuarán así hasta poder cumplir con los nuevos protocolos para atención en mesa”, sostuvo.

Para Leigh Barreto, las dificultades se acentúan en el caso de los locales pequeños:

Adecuar cocina y salones a los parámetros de distanciamiento, y además con la restricción de operar solo con el 40% de la capacidad, hace insostenible continuar con la atención al público. La alternativa es afianzar el servicio de recojo y entrega a domicilio o en el peor de los casos, cerrar.

El empresario reconoció la importancia de respetar medidas de bioseguridad básicas, que además forman parte ya del quehacer diario de los restaurantes: utilizar tapabocas, mandiles, seguir medidas sanitarias como el lavado de manos y la correcta manipulación de alimentos forma parte del buen funcionamiento de todo restaurante, que ahora deben extremarse.

Sin embargo, la adecuación a todos los protocolos, con el trámite burocrático que esto implica, sí demanda una inversión que no todos están en capacidad de asumir. “Esta situación está empujando a muchas personas hacia la informalidad. La implementación de los protocolos es costosa, porque además de los cambios y adecuaciones hay que contratar los servicios de consultoras”, detalló.

Restaurantes piuranos como Caracol Azul vienen adecuándose a las nuevas disposiciones de bioseguridad y a la espera de la probación oficial de los protocolos para la atención en mesa.Restaurantes piuranos como Caracol Azul vienen adecuándose a las nuevas disposiciones de bioseguridad y a la espera de la probación oficial de los protocolos para la atención en mesa.

Sin apoyo

Leigh reiteró que en el caso de los negocios piuranos ha sido casi nulo el acceso a programas como Reactiva Perú, que como se ha hecho público ha favorecido en su gran mayoría a las grandes empresas. En general, no hay apoyo ni facilidades desde el sector público, inclusive en aspectos como los servicios básicos de agua y luz.

“A pesar de que los locales han estado cerrados, las empresas de agua y electricidad han utilizado como referencia el consumo habitual y nos han facturado los mismos montos que pagábamos antes de la emergencia” agregó, tras indicar que han optado por presentar reclamos de manera formal, que, si bien han sido recibidos, aún no han obtenido respuesta.

Cambios

La cuarentena obligó a varios negocios a cambiar de giro, como la transición a la venta de alimentos y abarrotes. En algunos casos este cambio se mantiene y al mismo tiempo se retomó el servicio de restaurante de manera parcial mediante el delivery en cuanto esta actividad se autorizó en el mes de mayo, en la primera fase de la reactivación económica.

Este ha sido el caso de Caracol Azul, antiguo restaurante piurano ubicado en el distrito de Veintiséis de Octubre, que además de la venta de abarrotes, también ha lanzado una carta para pedidos a domicilio y está a la espera de los protocolos correspondientes a atención en sala para adecuarse y reabrir.

Beef House ubicado en la urbanización Santa Isabel es otro ejemplo de esta mixtura de servicios, con el servicio de compras semanales directo a casa, como alimentos y productos de limpieza para el hogar, así como pedidos previa reserva de uno de sus platos fuertes: el chancho al palo.

La familia propietaria del tradicional restaurante Los Cántaros, ubicado en el centro de Piura, caracterizado por ofrecer comida típica piurana, lanzó semanas atrás Don Gato Delivery, con la oferta de frutas, verduras, carnes y abarrotes a domicilio. Actualmente se alista para retomar el negocio de comida vía delivery y todavía se está evaluando la reactivación acorto plazo del restaurante para atención en mesa.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255