fbpx

Lluvias de baja intensidad e impactos negativos en diversas ciudades de la región Piura

Andrés Vera Córdova
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Las autoridades nacionales llaman intensas a una precipitación de 17 milímetros; es posible, que desconozcan lo que ocurrió en los años 1982-1983. Los fenómenos El Niño, nos han dejado mucha destrucción, pérdidas, lecciones aprendidas para muchos, pero al mismo tiempo, pasados los eventos, la población retornó a sus habitualidades y olvidaron lo sucedido. 

Lo cierto, que más allá de la intensidad de las precipitaciones pluviales, ninguna ciudad de la costa de Piura y de otros departamentos similares, se encuentran preparados para las lluvias y tampoco existe la decisión de resolver de manera integral estos problemas que cada cierto tiempo nos muestra una realidad dura.

No nos equivoquemos, este 29 de diciembre en la madrugada llovió poco o para usar el concepto del Senamhi, moderado. Grandes precipitaciones como las del 1972, 82-83, 97-98, no se han presentado en los espacios urbanos. La desgracia del 2017, se produjo por las precipitaciones habidas en la cuenca del río Piura y no por lluvias fuertes como en anteriores oportunidades. Con esa data se debe planificar y actuar, para lamentar menos cuando se presente un hecho lluvioso.

Obras sin drenaje se convirtieron en grandes charcosObras sin drenaje se convirtieron en grandes charcos

Se ejecutan obras y todos viven el entusiasmo del momento. Muchas autoridades prefieren el aplauso rápido a una obra sostenible. Lo vemos con la avenida Sánchez Cerro, la cual más allá de su utilidad, no tiene donde desaguar las aguas de manera segura y al contrario, ha incrementado el peligro de muchas familias que viven en las urbanizaciones Bancarios y Santa Ana.

Esta obra se hizo después del periodo lluvioso del 2017 y lo lógico hubiera sido que se reformule en función de las inundaciones habidas. Sabemos que, en las lluvias de aquel año, incluso hasta el centro comercial Real Plaza, quedó inundado. Pese a ello, no se cambió ni una coma del expediente y los resultados se encuentran a la vista. Charcos por doquier, con una lluvia insignificante.

La solución es simple, si queremos una Piura segura para el futuro. La tecnología usada en la avenida Vice debe ampliarse, incluso hasta la calle 5 y sobre todo las zonas adyacentes al centro comercial y urbanizaciones cercanas. Sería la única manera de aliviar los impactos negativos en una ciudad con poca pendiente.

Igualmente, con gran euforia y entusiasmo, se construyeron varias vías en el sector oeste. Nos referimos a las avenidas Chulucanas, Circunvalación, José Aguilar Santisteban y otras menores, las cuales son imponentes en su proceso constructivo, pero quienes las ejecutaron, olvidaron que, en la ciudad de Piura, cada cierto tiempo llueve a raudales y se requiere un drenaje que evacue las aguas de lluvia. Parece simple, pero difícil de aplicar.

Los mismos problemas se presentan en ciudades importantes como Paita, Chulucanas, Tambogrande, Catacaos, Castilla, Sullana, Talara, y por lo tanto, no pueden ser miradas desde lejos. Estos espacios requieren una planificación de a verdad y no acciones aisladas y sin considerar los riesgos existentes en un territorio. Ello implica planificación, autoridad y recursos gestionados adecuadamente. 

Rehabilitación del Canal Vía de Sullana avanza a paso lentoRehabilitación del Canal Vía de Sullana avanza a paso lento

Estamos acostumbrados a construir para el momento sin pensar en el futuro. A ser improvisados en la obra y reactivos en la emergencia. Lo vemos ahora, varios ministros, el gobernador, alcalde y otros reaccionando y pretendiendo ser eficientes en esta pequeña dificultad, cuando lo sugerible, recomendable y obligado es entender las complejidades del territorio y ejecutar obras sostenibles que den tranquilidad a la población presente y del futuro. A entregar motobombas que no sirven frente a la acumulación del agua.

No se trata de ser eficientes en la reacción, sino en la previsiónNo se trata de ser eficientes en la reacción, sino en la previsión

Sobre lluvias en la Región Piura, hemos difundido diversa información a través del tiempo. Las universidades locales, sobre todo la UDEP, muchos profesionales como conocimiento sólido e histórico respecto a Piura, se han pronunciado en reiteradas oportunidades; sin embargo, formuladores y los elaboradores de los proyectos de inversión y de expedientes técnicos, siguen con los errores de siempre. Resultado, obras mal hechas, problemas subsistentes.

Según tenemos conocimiento, se viene preparando el Plan Maestro del Sistema de Drenaje de las ciudades de Piura y Castilla, del cual conocemos poco. Sería importante, que tras lo ocurrido con la pequeña lluvia, se informe sobre los avances y tengan autoridades y los piuranos en general, un instrumento de gestión que le de luces, del como evitar charcos, inundaciones y perdida de bienes materiales públicos y privados.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255

Aviso de publicidad