22
Dom, Abr

Cristina Cifuentes, su máster falso; Yesenia Ponce y sus estudios inexistentes

Editorial
Typography

ERP. Son dos realidades lejanas. Cristina Cifuentes es la presidenta de la Comunidad de Madrid- España; en tanto que Yesenia Ponce Villarreal de Vargas, es una parlamentaria de Fuerza Popular de Perú. Por coincidencia, viven emociones y tensiones parecidas, situación que demuestra que más allá de las fronteras muchas veces las prácticas se vuelven comunes y lo que es real busca relativizarse hasta negar lo innegable.

Cristina Cifuentes, es una política de 53 años, milita en el Partido Popular que actualmente se encuentra en el gobierno. Ella preside la Comunidad de Madrid que es la comunidad autónoma. Ha sido descubierta que un máster que dice haber seguido en la Universidad Rey Juan Carlos, no lo hizo acorde a los cánones académicos y diversas evidencias la muestran como una mentirosa recurrente.

Cristina Yesenia01

Distantes pero parecidas en comportamiento y actitud de sus partidos

Su partido y sobre todo el Jefe de Estado Mariano Rajoy le han dado su solidaridad, ella ha pretendido aclarar que es cierto que siguió el máster y que es problema de la Universidad, en tanto sus docentes confirman que no la tuvieron en clase y el estudio final que debió presentar simplemente ha desaparecido, de sus archivos y de la propia Universidad donde no existe.

Se aferra al cargo, sonríe y se siente protegida por el Partido Popular, una organización que asumió el gobierno después que el PSOE decidiera abstenerse en la votación para favorecerlo. De lo contrario, se hubieran realizado por tercera vez unas elecciones con un final impredecible. Ese voto, que fue sin condiciones, no ha significado cambio alguno en las políticas españolas, donde la corrupción es denunciada tanto como sucede en Perú.

Ciudadanos, una organización nueva de derecha, ha crecido y su intención de voto, lo coloca en mucha mejor posición que Podemos que es de izquierda. Durante su vigencia como partido, ha sostenido al gobierno y ahora, le ha pedido que presente una alternativa en reemplazo de Cristina Cifuentes. Frente a la mentira, parece que la alternativa aún frente al aval, no quieren asumir el costo político que ello significa.

Más radicales y quizá arrepintiéndose de su voto, se encuentra el Partido Socialista Obrero Español, quien quiere investigar y sancionar a Cifuentes. Los estudiantes lo apoyan y protestan en la calles por esta ilicitud, por cuanto, ellos se someten a esfuerzos rigurosos para avanzar en lo académico, en tanto que políticos obtienen ventajas indebidas. Frente al problema Ciudadanos da una salida decorosa para el Partido Popular y consiste solo en designar a su reemplazo; en tanto Podemos arrecia y los califica como faltos de firmeza.

Caso Yesenia Ponce Villareal

Llegando al territorio peruano, la Comisión de Ética del Congreso de la República, decidió archivar un caso parecido. Es escandaloso y ha generado comentarios ciudadanos en contra. Yesenia Ponce dice haber estudiado sin aparentemente haberlo hecho. Fuerza Popular, su agrupación la blinda, sus colegas parlamentarios argumentan con torpeza, ella declara y responde con vaguedades, los medios de comunicación la persiguen y ella evade, buscan a sus compañeros de estudios y no existen e igual ubican a sus docentes y los nombres no ejercen la docencia.Su situación es lamentable y desdice de un poder que se entiende debe ser éticamente confiable.

Contra todo, Fuerza Popular, una organización impulsada por fujimoristas, busca argumentos para distraer de sus argucias, la beligerancia que se les conoce la han dejado descansado y habla a media voz. Saben que si pierden ese voto, quedarían aún más debilitados, entonces, la lógica es defenderla aún a costa de la propia realidad de los hechos. Lo cierto, que Yesenia Ponce nunca estudió aunque algunos certificados falsos circulen por los medios de comunicación y otros se encuentren registrados en el Jurado Nacional de Elecciones y el mismo Congreso de la República.

El Partido Popular de España y Fuerza Popular de Perú, difieren en la primera palabra pero practican los mismos yerros. Si se trata de sancionar a sus militantes o directivos como se debe en honor a la verdad, prefieren protegerlos, respaldarlos, aún a costa de su propio prestigio.

Todo ello quiere decir, que el poder díscolo, más allá de donde se ejerza funciona igual en cualquiera lugar; salvo que sea la herencia española que se replica en igualdad de condiciones en su excolonia. Veremos que sucede en las próximas semanas con estos dos personajes alejados geográficamente, pero por coincidencia viviendo situaciones similares.

Diario El Regional de Piura