De la comezón a la picazón

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. En 1970 la ciudad de Sullana, y otras ciudades de Piura tuvieron que enfrentar a una repentina enfermedad, que si bien se presentaba seguro en casos individuales, esta vez su aparición fue masiva, y hubo necesidad del concurso de sanitarios, muchos profesionales de la salud para combatirla, se trataba de la temida RASCA RASCA , o para algunos, PICA PICA.

En el colegio recibimos la visita de los médicos y de las autoridades educativas que estaban levantando estadísticas de los afectados, para evaluar si se fumigaba o no, o si se suspendían las clases algunos días, es decir, creímos por un momento, que íbamos a tener vacaciones adelantadas, pero no fue así, solo se repartieron polvos y se recomendó la compra de lociones sanitarias para combatirla.

Lo que me llamó la atención fue, que mientras mi generación pronunciaba la palabra PICAZÓN para referirse al escozor que afectaba a la población, la gente de mayor edad decía COMEZÓN, que a la gente la estaba torturando la comezón, y esta palabra la empleaban personas de todos los niveles socioeconómicos, era la palabra usual, COMEZÓN, término que hasta ahora se mantiene en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, y es muy fácil comprobarlo, en los diccionarios impresos, y por internet.

Así que estimado lector, si usted estaba vivo en 1970 y recuerda lo narrado, quizá fue una de las víctimas de esa masiva comezón, que en mi caso familiar, solo afectó a uno de los hijos políticos de mi abuela materna, quien nos hizo conocer las consecuencias de la conducta del afectado, el que según ella, se rascaba todo el cuerpo, sin tener en cuenta horarios y personas que le rodeaban, y en medio de su desesperación, casi llegó a exigir a su esposa, que lo rascara, pero más pudo la negativa de ella por ser la zona pudenda del cuerpo.

Hoy, deben ser muy pocos los que usan las palabras comezón y pudenda, les invito a ver el diccionario, porque seguro tienen uno, o a echarle una mirada a los significados, por esta misma vía, por internet.