Entre tú y yo... y quizás cientos más

Bryan Luzuriaga Solórzano
Typography

ERP/Bryan Luzuriaga Solórzano*. ​ Si te sacas una fotografía erótica y se la envías a alguien mediante un móvil o Internet, pierdes inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día. Y si se la sacas a alguien, asegúrate de tener su permiso y de las implicanciass que podría tener perderla o que te la robasen. Y, por supuesto, tener permiso para sacar una foto a alguien para uso privado ¡no significa que tengas permiso para difundirla!

Trixsi Vargas (Lima. 2012), especialista en salud sexual y reproductiva de APROPO (Apoyo a Programas de Población) refiere que el ‘Sexting’ consiste en la acción en que una persona comparte fotos o videos propios en actitudes sexuales, semidesnudo o desnudo con sus amigos o con la persona que le gusta. Una práctica que puede resultar peligrosa porque pone en riesgo su integridad, pues uno no sabe dónde puede terminar la información que se ha mandado presuntamente de manera confidencial.

Y es aquí donde entra en juego el sexting, término para designar esas conversaciones picantes que se tienen a través de mensajes: fotos, voz, texto... ¡Imaginación al poder! Pero hay una delgada línea entre lo sexy y lo soez y, por eso, si te quieres iniciar en esta práctica, tienes que tener claras las cosas que debes y que no debes hacer.

ADOLESCENTES 'ON DEMAND'

El primer estudio del impacto del llamado ‘Sexting’ sobre la salud pública, según el Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias) en Julio de 2012 (extraído en el diario “El Comercio”), informó que casi el 30% de los adolescentes envía fotos de sí mismos desnudos por el teléfono móvil o el correo electrónico, más de lo que se creía.

El estudio fue llevado a cabo por el Departamento Médico de la Universidad de Texas en Galveston, y según sus autores da indicios sobre el comportamiento sexual, en general, de los adolescentes y, en particular, acerca de la participación de las jóvenes en las conductas sexuales peligrosas. Los investigadores entrevistaron a casi mil estudiantes en siete escuelas públicas del sudeste de Texas y encontraron que el 28% de los adolescentes ha enviado fotografías de sí mismos, desnudos, por medios electrónicos.

La encuesta encontró que el 57% de esos jóvenes había recibido un pedido de foto al desnudo, y en el 31% de los casos habían sido ellos quienes habían pedido que les enviaran una foto al desnudo.

Los investigadores examinaron asimismo la vinculación entre el ‘Sexting’ y las actividades sexuales, y encontraron que tanto los varones como las mujeres involucrados en una variedad de estos comportamientos son mucho más propensos a tener actividad sexual que sus pares que no hacen ‘Sexting’. Asimismo, las adolescentes que envían fotografías de sí mismas desnudas tienen una prevalencia de comportamiento sexual de riesgo más alta que los varones.

'SEXTORSIÓN'

En lo particular no soy experto en el tema. Por ello recurrí a un gran amigo y colega, Hans Castillo Urquiza, quien realizó un estudio en sexting y Actitudes hacia la Sexualidad en Estudiantes Adolescentes de las instituciones educativas de la ciudad de Piura(2013) para obtener su licenciatura en psicología, y saber cuáles serían las consecuencias psicológicas de las personas afectadas por estas prácticas

“Se trata de una situación delicada y difícil de abordar por un menor de edad. El adolescente, temeroso ante la posibilidad de que su sextorsionador pueda dar difusión a imágenes sensibles que le comprometerían públicamente, puede tomar la decisión de acceder a su chantaje, que normalmente consiste en seguir enviándole fotografías o vídeos de carácter sexual, y, en casos extremos, realizar concesiones de tipo sexual con contacto físico. Estos menores pueden llegar a sufrir de ansiedad, depresión o exclusión social, etc".

"De esta manera, el adolescente puede entrar en un espiral cuya salida pasa por no acceder a las pretensiones del hostigador, y comunicar la situación a un adulto, la denominada sextorsión”

PRIVACIDAD AMENAZADA

El primer riesgo al que se enfrenta quien envía imágenes o vídeos con contenido personal es la pérdida de privacidad. Los contenidos que uno mismo ha generado pueden acabar en manos de otras personas desde el momento en que salen de manos de su autor. Una vez que se envía algo, se pierde el control sobre su difusión.

¿Cómo puede escapar una imagen de Sexting del ámbito privado? Voluntariamente, puede ocurrir que el receptor del contenido siga, a su vez, reenviando las imágenes a sus contactos (por fanfarroneo, por despecho, por diversión, etc.).

El exponer tu integridad física o psicológica a costa de vulnerar tu privacidad para llamar la atención o satisfacer a los demás, nunca valdrá la pena.

DATO: En 2007, 32 adolescentes de Victoria (Australia) fueron denunciados a causa de actividades de sexting.26 En enero de 2009 se imputaron cargos de pornografía infantil a seis adolescentes en Greensburg, Pennsylvania después de que tres chicas hubieran pasado fotos sexuales a tres compañeros masculinos de clase.27 En Florida un chico de 19 años permanecerá inscrito en el registro de delincuentes sexuales del Estado hasta que tenga 43, por haber reenviado una foto de su ex-novia desnuda a varias decenas de personas.

*Psicólogo por la Universidad César Vallejo de Piura. Síguelo en Twitter como @bluzuriagas y con su nombre en Facebook. (Distribuído por FACTORTIERRA.NET)