Trabajo Infantil: Hacia el rescate de niños/as y adolescentes para su realización plena

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ninos de Piura"Los niños y niñas, tienen derecho a crecer bien"

ERP. Es común encontrarse en cada esquina de calles bastante transitadas de Piura y de ciudades importantes, a niños y niñas, que realizan actividades para granjearse un ingreso familiar; igualmente en mercados de abastos cumpliendo labores de estibación, en tanto en el campo, se dedican a la siembra y cosecha de los productos agrarios y al pastoreo de animales domésticos.

Es el trabajo infantil, que muchas veces se convierte en un antagónico de la escolaridad. No solo son las implicancias de realizar un trabajo forzoso, sino las consecuencias sociales, económicas y psicológicas de los niños y niñas que se enfrentar a esta situación laboral.

Según la página de las Naciones Unidas, en la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, sobre todo en Estados de menor desarrollo. Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Las niñas mujeres son inducidas a la prostitución, convirtiéndose un círculo pernicioso para el desarrollo de esta población juvenil.

Se estima que más de 2 millones de niñas y niños trabajan en el Perú, es decir un tercio de la población de niños entre 5 y 17 años; la mayor parte sigue la dinámica de las actividades económicas de su territorio y se abocan a realizar trabajos no idóneos para ellos, dejando de lado la continuidad escolar o compartiendo la misma, con las dificultades propias de su crecimiento sicológico y biológico.

Se estima que más de 2 millones de niñas y niños trabajan en el Perú, es decir un tercio de la población de niños entre 5 y 17 años...

Piura, es una de las regiones con tasas altas de trabajo infantil. Según información oficial el 21,7% se encuentra trabajando. La hacen en las minas, en la agricultura, en la ganadería, en la pesca, en las calles, en los mercados, vendiendo golosinas, lustrando zapatos, atendiendo en bares y cantinas, siendo mandaderos, o en construcción civil.

Durante los últimos años, en la región Piura, más allá de las ocupaciones tradicionales, se abrió una variante en el trabajo de la actividad minera. En Suyo o Sapillica, ambos distritos de la provincia de Ayabaca, decenas de adolescentes, buscan sus oportunidades en la explotación minera. La actividad se realiza de manera artesanal y los riesgos se incrementan por las condiciones de inseguridad.

En trabajos como los mencionados y otros, más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil , se realiza en ambientes peligrosos, trata de personas, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos sociales.

En una encuesta rápida realizada a niños y niñas que se aposentan en una esquina, para realizar una labor voluntaria a espera de una propina; sostienen que deben llevar “el pan a su casa”; sin embargo, cercanos a ellos el padre, la madre o los hermanos mayores los vigilan. Después deberán entregar todo lo que reciben a ellos, y el círculo se repite al día siguiente.

Es diferente el trabajo en mina. Parte de los trabajadores son adolescentes; se desplazan por socavones y extraen en condiciones peligrosas el mineral. Esa es la realidad del distrito de Suyo, en la provincia de Ayabaca, donde unos 15 mil trabajadores se dedican a extraer mineral, una buena cantidad de ellos, son menores de 18 años de edad.

Las causas del trabajo infantil, son diversas. Va desde lo cultural hasta lo económico. En las comunidades rurales, subsiste el concepto que la mujer debe cumplir funciones reproductivas y esperar a su futura pareja, cumpliendo labores domésticas. El niño, debe hacerse de los conocimientos y prácticas del padre y debe ir a la faena del campo.

En lo urbano, prima lo económico. Las migraciones han conllevado a realidades críticas y a oportunidades frustradas para este grupo, Generalmente son hogares disfuncionales y frente a una realidad, el camino más fácil es reemplazar la escuela por el trabajo infantil. Es la dinámica del mercado que demanda mano de obra y el imperativo de resolver problemas económicos de las familias.

Para la Especialista en Comunicación para el Desarrollo Sonia Vidalón el trabajo infantil “se da por diversos factores, lo más preponderante es el factor económico (pobreza, desigualdad) y el factor cultural, que está relacionado con la valoración del trabajo y desconocimiento de las consecuencias negativas del trabajo infantil por parte de los padres y la permisividad de la sociedad”.

(El trabajo infantil) “se da por diversos factores, lo más preponderante es el factor económico (pobreza, desigualdad) y el factor cultural,..." 

Los estudios de las Naciones Unidas, indican que ”la pobreza y las crisis económicas desempeñan sin duda una función importante, sino un papel clave, para determinar el mercado de trabajo infantil. A su vez, este último contribuye a perpetuar la pobreza. Por ejemplo, algunas conclusiones empíricas extraídas recientemente por el Banco Mundial en relación con el Brasil ponen de manifiesto que un acceso temprano a la fuerza de trabajo reduce las ganancias a lo largo de la vida entre un 13 y un 20 por ciento aproximadamente, lo que aumenta en gran medida la probabilidad de terminar sumido en la pobreza”.

En los objetivos y metas mundiales, “En el plan de acción se propone que la OIT y sus Estados Miembros sigan procurando lograr el objetivo de la eliminación efectiva del trabajo infantil comprometiéndose a eliminar todas las peores formas de trabajo infantil para 2016”. Estamos a un año de llegar al año meta y las cifras siguen siendo alarmantes.

Para el Gestor Social Fernando Cáceres Rosell, el trabajo infantil es “Es una costumbre occidental, complicada de erradicar, salvo casos como prostitución, minería ilegal” agrega que se debe “ Hacer cumplir las leyes de protección al menor entre otras medidas, además de cambiar los usos del dinero público, más en educación, que en infraestructura por ejemplo”; en sus apreciaciones considera que se debe nutrir “de posibilidades de crear sus propias fuentes legales y morales de ingreso; así como forjar micro y pequeños empresarios bajo tutela del gobierno local, regional y gobierno nacional”.

El Estado Peruano, acorde a los compromisos internacionales viene desarrollando “La estrategia Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en el Perú”, donde se espera al menos la eliminación total del trabajo peligroso y la reducción al máximo nivel posible del trabajo de niños y niñas por debajo de la edad mínima de 14 años.

Para la Directora Regional del Trabajo de Piura, Verónica Luy Delgado, Piura “se encuentra en esa proyección y se espera con las acciones previstas, que en todo el territorio regional el trabajo infantil se haya erradicado y se impulsen las acciones para que los niños y niñas, además de adolescentes, se encaucen a una vida más saludable e integral”.

Por lo tanto, a nivel internacional se ha establecido el 12 de junio de cada año como Día Internacional contra el Trabajo Infantil, una estrategia para crear conciencia entre los Estados y la sociedad misma, para sustraer a los niños y niñas de labores que no les corresponde y privilegiar la educación como una estrategia de cambio. 

Pristina 255