Gore´s ejecutivos y muniejecutivos como alternativa a la descentralización real

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Al aprobarse el cambio constitucional donde se precisa que el Perú es un país descentralizado, se emitieron normas estableciendo las competencias subnacionales. Se creó el Consejo Nacional de Descentralización y se dieron los primeros pasos para consolidar este proceso. Pasado el tiempo, se desactivó el CND, se creó dentro de la PCM la Secretaría de Descentralización y lo que pudo ser un avance, significó un retroceso.

En teoría existen 3 niveles de gobierno, los cuales ejercen competencias exclusivas o compartidas, el presupuesto debería ir más allá de la ejecución de proyectos y la autonomía que se predica en lo político, administrativo y económico debería ser real. Hubo un intento inicial de hacerlo así; posteriormente el gobierno central se dio cuenta que era una pérdida de poder y reformuló sus intervenciones.

Presidente Martín Vizcarra sigue fortaleciendo centralismoPresidente Martín Vizcarra sigue fortaleciendo centralismo

Una característica clave de la geografía económica del Perú es el excesivo dominio de la capital, Lima, en comparación con los países de la OCDE. Las disparidades interregionales también reflejan marcadas diferencias regionales, y probablemente el bajo rendimiento de las ciudades secundarias” aporta un estudio de la OCDE, y que es muy coincidente con otros trabajos de investigadores nacionales.

En efecto, el gobierno central creó organismos públicos descentralizados, programas, oficinas descentralizadas de los ministerios y otras formas de intervención para manejar desde Lima, lo que ya no les corresponde y que lo justifican muchas veces por la “ineficiencia del Estado”. La duplicidad de funciones y competencias son comunes en esta etapa.

Se han creado los Gores Ejecutivos y los Muniejecutivos, para concentrar a gobernadores regionales en el primer caso y alcaldes en el segundo, hacerlos reunir con ministros de Estado, concordar sus proyectos con expediente técnico o con necesidad de ejecución y lograr los recursos cuya finalidad permitiría hacer realidad las propuestas de las entusiastas autoridades de los gobiernos subnacionales.

Se podría decir que el proceso de descentralización desde su nueva experiencia que se remonta al 2002, en lugar de avanzar retrocedió. Los gobiernos subnacionales tienen nuevas dependencias de facto, los grandes montos de recursos los maneja el Ejecutivo, los negocia en una expresión de burocratismo puro con gobiernos regionales y locales y lo que pudo ser un nuevo modelo de organización del Estado, es un regreso a lo tradicionalmente conocido. 

Los muni ejecutivos son instanncias de negociación vertical del gobierno centralLos muni ejecutivos son instancias de negociación vertical del gobierno central

En tanto, las competencias que corresponden a cada quien y que se encuentran perfectamente detalladas en la Ley de Bases de la Descentralización son enunciados sin mayores recursos y por lo tanto, imposibles de cumplir por los gobiernos subnacionales (Llámese gobiernos regionales), imposibilitados de decidir sobre asuntos tributarios de los contribuyentes de su territorio. 

Recientemente varios gobernadores han identificado estas distorsiones y tienen una propuesta desafiante en función de la normatividad existente. No se trata de didividr el país, sino de cumplir lo que se encuentra regulado, quitar el poder que concentran ministerios y similares, exigir un mayor dinamismo de los organismos de control para transparencia y moralidad y trabajar mucho por el desarrollo de capacidades para sustraer el prurito que en regiones no se está en capacidad de dirigir una región de manera autónoma. 

El documento de la OCDE, puntualiza lo que podría ser el futuro de los gobiernos regionales en un marco de cumplimiento de la Ley “El proceso de descentralización iniciado el año 2002 requiere cambios en el régimen fiscal y de transferencia, y una estrategia coherente para aumentar las habilidades y capacidades a nivel subnacional. Así mismo, se requiere reforzar los mecanismos de coordinación tanto vertical como horizontal, atribuyéndole un papel más importante a las regiones, para que la descentralización pueda dar sus frutos en materia de mejoras en la provisión de servicios públicos”

Los Gores o MunisEjecutivos, por muy amigables que sean, no permiten construir un nuevo modelo organizacional del Estado, donde los territorios subnacionales tengan la competencia real de gestionar su propio nivel de gobierno, con autonomía política, económica y administrativa. Se podría decir que sirven si, pero para fortalecer el centralismo limeño y eso no debería, no es legalmente así.

Lo cierto, que comparando políticas entre lo que hizo Fujimori y después Alan García, Ollanta Humala, Kuczynski y Martín Vizcarra, no existen muchas diferencias y no cabe duda, apostaron y apuesta el último con la reconcentración del poder. 

Diario El Regional de Piura

Pristina 255