25
Jue, Abr

El abrazo de Maquinguayo y la estabilidad política del país

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La historia nacional está llena de luces y de sombras, en cuyo protagonismo los peruanos y las peruanas de toda condición social han dejado sus huellas en el devenir nacional, y los sucesos en tiempos del caudillismo posterior al comienzo de la República, presentan páginas asociadas a la disputa por el poder, entre los militares.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda

Director del Museo Electoral y de la democracia del Jurado Nacional de Elecciones

El historiador Cristóbal Aljovín de Losada ha publicado libros y artículos especializados en el tema del caudillismo militar, ubicándonos en el espacio temporal de actuación, de quienes imponiendo su voluntad y aspiraciones sobre la masa, se convirtieron en figuras centrales con proyección en el territorio nacional.

Se conoce como Abrazo de Maquinhuayo al suceso con el que terminó una guerra civil en el Perú republicano, episodio sucedido el 24 de abril de 1834 en el lugar conocido como Maquinguayo, cercano a Jauja, en el departamento de Junín. Los protagonistas principales fueron José Rufino Echenique, después Presidente Constitucional del Perú, y Luis José de Orbegoso, el caudillo trujillano, protagonista en la historia de la independencia.

Pedro BermudezPedro Bermúdez, protagonista de la guerra civil que concluyó con el Abrazo de Maquinguayo.

En enero de 1834, como lo dimos a conocer en un artículo publicado en El Regional Piura, el general Pedro Bermúdez, apoyado por Agustín Gamarra, ex presidente del Perú, había marchado contra el gobierno de Orbegoso y la Convención Nacional, siendo una de sus primeras acciones, el intento de capturar la fortaleza del Real Felipe, donde se habían instalado Orbegoso, y los miembros de la Convención Nacional. Ante el fracaso Bermúdez se retiró a la sierra central, saliendo en su persecución las fuerzas leales al gobierno.

Las fuerzas militares de Orbegoso estaban al mando de Guillermo Miller, quien fue derrotado en la batalla de Huaylacucho, lugar cercano a Huancavelica, tras lo cual, el general Bermúdez salió en busca de los rebeldes en procura de librar una batalla final, pese a que sus fuerzas estaban desmoralizadas porque el pueblo las rechazaba, manifestando una identificación con el presidente trujillano.

Luis Jose de OrbegosoLuis José de Orbegoso, Presidente del Perú en 1834.

Era lugarteniente de Bermúdez, el mayor José Rufino Echenique, quien al parecer meditando sobre la realidad que se vivía en el Perú y en los antiguos dominios hispanos, cuyos hombres, después de la independencia luchaban contra ellos mismos, pensó en una mejor solución al conflicto interno que se vivía, persuadiendo a varios jefes, en una especie de concertación, para proponerles el acuerdo de terminar con esa guerra.

Pedro Bermúdez no aceptó la propuesta de Echenique, por lo que este, informó a Orbegoso sobre su plan, solicitándole que no vaya a Lima. Bermúdez fue depuesto, y sus tropas se encontraron en Maquinguayo, listas para dar batalla a las tropas de Orbegoso, pero finalmente, entendiendo el daño que se hacía al país, se decidieron por una solución sin derramamiento de sangre.

Jose Rufino EcheniqueGrabado francés publicado en el Tomo IX de Historia General del Perú, de Rubén Vargas Ugarte. Lima 1984.

Esta evidencia múltiple de renunciamiento a los individualismos, en aras del interés nacional en la primera mitad del siglo XIX, ha quedado inmortalizada como El Abrazo de Maquinguayo, modelo de que los conflictos no son totalmente insalvables, cuando del bienestar general se trata.

Tras estos sucesos, el 25 de agosto de 1834 se ordenó levantar una columna con frases alusivas al amor a la patria manifestado el 24 de abril anterior, donde la unión estuvo primero que todo lo que separaba a los peruanos.

Maquinhuayo

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1