fbpx
04
Lun, Jul

El Tribunal Constitucional y la precarización de su institucionalidad

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El Hábeas Corpus a favor de Fujimori, generó de inmediato un debate sobre la pertinencia de la sentencia y sobre todo de la institucionalidad del Tribunal Constitucional, integrado por 7 miembros y elegidos por el Congreso de la República para un período de 5 años. En sus primeras elecciones, fue un ente netamente técnico, pero cambió tras la elección de Javier Alva Orlandini, personaje de reconocida tendencia política.

El Hábeas Corpus que ha sido declarado fundado, permitirá la libertad de Alberto Fujimori, si no existe una medida válida para evitarlo. De acuerdo a la magistrada del Tribunal Constitucional Marianella Ledesma la sentencia valida la impunidad y sobre todo, rompe la institucionalidad de las decisiones que adopta este organismo.

Los fallos con contenido político son notorios; sin embargo, el Hábeas Corpus reciente, obedece a una estratagema para favorecer al exmandatario, quien cumple 25 años de carcelería por delitos cometidos cuando ejerció el cargo. De no haber sido presidente del Tribunal Constitucional Augusto Ferrero, es muy probable que esta decisión no hubiera tenido el fallo actual.

Los magistrados del Tribunal Constitucional son elegidos por el Congreso de la República para un mandato de 5 años; sin embargo, casi la totalidad han cumplido el plazo para el cual fueron elegidos. Ernesto Blume Fortini, Eloy Espinoza Saldaña Barrera, José Luis Sardón de Taboada, Manuel Miranda Canales y Marianella Ledesma Narváez deben ser reemplazados, en tanto que Ferrero cumplirá los 5 años el próximo mes de agosto.

Carlos Ramos Núñez, dejó vacante uno de los cargos por fallecimiento y tampoco, el Congreso de la República, eligió el reemplazante. Hacerlo, implica tener una amplia mayoría en el parlamento y es lo más difícil, debido a la división que existe actualmente y que obliga a lograr consensos, los cuales lógicamente implica intereses de grupo que hacen imposible lograr el cometido.

Por lo tanto, considerando que el servicio de administración de justicia constitucional debe proseguir, los magistrados deberán permanecer en sus cargos y resolver hasta que llegue su reemplazo. No es la primera vez que sucede este hecho y se debe a lo corto del plazo y se suma la falta de consensos. Muchos han planteado, primero una cantidad mayor de magistrados y segundo ampliar el mandato a 7 o 9 años.

La actual composición del Congreso, se encuentra partida en dos, quienes se alinean con fuerzas de derecha y por lo tanto resuelven en ese sentido, cuando se trata de casos mediáticos que deberán resolver y otros que tienen un enfoque más técnico lejano de posiciones políticas. Es así que, aprovechando que son 6 miembros del Tribunal Constitucional y con una celeridad sorprendente, se decidió votar el Hábeas Corpus de Fujimori.

Para hacerlo, revivieron el indulto que otorgó Pedro Pablo Kuczynski y cogieron una demanda de un abogado ajeno a la familia Fujimori y que había presentado un Hábeas Corpus, de una manera muy resumida y para algunos especialistas confuso. Sometido a votación la correlación de fuerzas estuvo empatada; situación que quedó en decisión de Ferrero Costa, votar a favor de Fujimori.

Es probable que tras la notificación de la resolución, los familiares de las víctimas de La Cantuta y de Barrios Altos, acciones su derecho ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y posiblemente deje sin efecto la libertad del exmandatario, considerando que el indulto fue realizado como consecuencia del delito de cohecho.

Es lamentable lo que sucede con un órgano que no debe ser marioneta de ningún poder político y donde lo único que debe prevalecer es el pleno respeto a la Constitución y las leyes. De lo contrario, como indica la Dra Ledesma Narváez, es un mal ejemplo para todo el país, por cuánto significaría que basta con arreglar una causa y asunto resuelto.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255