fbpx
03
Dom, Jul

Fujimori, libre con un indulto malhadado y un Hábeas Corpus indebido

Informes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Alberto Fujimori Fujimori, obtuvo de una manera sorpresiva un Hábeas Corpus que le da plena validez al indulto que dio el exmandatario Pedro Pablo Kuczynski y nuevamente, la crispación ciudadana trajo a colación los delitos que cometió, las matanzas por las cuales se le condenó y tras ello, los problemas estructurales que enfrenta el país y que no puede ser resuelto pese a los 200 años de vida republicana.

Respecto al Hábeas Corpus, las respuestas no se han hecho esperar. Mirtha Vásquez, Hernando Cevallos, Gisella Ortiz, y muchos más, no solo protestaron por este desatino institucional, sino igualmente salieron a las calles, tal y cual lo hicieron otros anteriormente. El presidente de la República, quien se encuentra en ese lugar porel voto de millones de peruanos que rechazaron este tipo de resolver las cosas, se ha mantenido ambiguo. 

Del gobierno de Fujimori, existe mucho más mito que realidad. Lo cierto que, tras dos años, de un regular ejercicio del cargo, con argumentos falaces, disolvió el Congreso de la República incluido el Senado que no podía hacerlo. Infringió la Constitución Política del Perú y la dejó sin efecto, gobernando como un dictador. Se hizo reelegir con una nueva Carta Magna y pretendió perennizarse en el poder.

En su etapa de dictador y después con el poder absoluto, derivó hacia prácticas vedadas, entre ellas corrupción estatal, con el prurito de la lucha contra esta lacra, se realizaron muchos abusos y delitos, que son justamente las razones por las cuales fue condenado a 25 años de prisión, por delitos de lesa humanidad.

De aquellas épocas recuerdo, el temor de ser entrevistado de muchos líderes, quienes atemorizados por las probables consecuencias preferían callar; la detención abusiva y arbitraria de dirigentes sociales, con la justificación que eran terroristas. Dos conocidos cercanos, terminaron apresados en Picsi, acusados de terroristas, cuando en realidad eran hombres de paz y lo más contradictorio, demócratas.

Muchos se preguntan ahora ¿Por qué no le dan libertad a un anciano decrépito? Las respuestas son múltiples, se le condenó por la matanza de los estudiantes de la Cantuta y de Barrios Altos, además, de haber sido condenado por otros delitos referidos a la administración pública. Bastaría imaginar el recuerdo de muchos familiares de las víctimas, quienes tuvieron que buscar justicia, con marchas, protestas y muchos esfuerzos.

Pedro Pablo Kuczynski, para otorgarle el indulto, festinó todos los procedimientos y a la vieja usanza utilizó un 24 de diciembre para que nadie protestará; sin embargo, la memoria de los peruanos y peruanas no sucumbieron a la viveza de estos funcionarios públicos y salieron a las calles ha hacer sentir su voz de protesta por tal indebida medida.

Tras la investigación se pudo comprobar todo lo realizado en este indulto, que posteriormente fuera revertido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Poder Judicial.

Pero, como sucede en casos de alta connotación política; se aprovechó las debilidades del Estado peruano, para aprovechar el momento justo, esperar tener mayoría adlátere en el Tribunal Constitucional y promover un Hábeas Corpus, cuyo expediente había llegado al Tribunal Constitucional. Como hubiera perorado un periodista deportivo, los fujimoristas y seguidores se dieron cuenta y gritaron ¡Era hoy, era hoy! Y fue hoy.

Este 17 de marzo, será recordado con una fecha letal para la búsqueda de justicia de muchas familias perjudicadas; pero al mismo tiempo, es hacer carne la convicción que las instituciones del Perú, tienen mucho de repúblicas bananeras y las existentes son utilizadas para fines protervos. El Hábeas Corpus dado en el Tribunal Constitucional, es una ofensa a los valores y a la decencia.

Igualmente, pondrá en la vitrina de los tristemente célebres a los magistrados que votaron por declarar procedente el pedido, es decir a Ernesto Blume, Luis Ferrero y José Luis Sardón

El camino para evitar que este despropósito se consolide, es arduo, pero miles de peruanos y peruanas saben que la impunidad no puede derrotar a la integridad; que la injusticia vestida de justicia falsa, no puede soterrar a la verdad. Fujimori, fue encontrado culpable y ojalá que nuevamente la justicia internacional se pronuncie para enviar al cesto de lo inservible la decisión de tres magistrados muy identificados con esas fuerzas oscuras que no se detienen para hacer de la impunidad su forma de vida.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255