25
Jue, Abr

El diputado Augusto Durand, entre la democracia y las montoneras

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. A fines del siglo XIX, parafraseando la polka, “Si la reina de España muriera…”, se oía cantar a muchos peruanos: “Viva Piérola gritan los pueblos, con Oré, Seminario y Durand”..., aludiendo al momento de montoneras que se vivía en 1895, uno de los tantos de conflictos políticos internos en el país.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

Las montoneras tenían un carácter político a fines del siglo XIX, sus protagonistas se identificaban con un líder nacional, regional o local, y promovían sendos enfrentamientos, que hasta se trajeron abajo a varios presidentes, el segundo gobierno de Cáceres fue uno de los que sucumbieron, frente al avance nacional de las montoneras que secundaban a Nicolás de Piérola, contra el Héroe de la Breña.

Augusto Durand 2

La figura del huanuqueño Augusto Nicolás Durand Maldonado, nacido un, 6 de septiembre de 1870, y muerto el 31 de marzo de 1923, nos recuerda a un político y empresario muy popular a fines de la décimo novena centuria, por su participación y organización de montoneras, en diversas circunstancias. Sin embargo, también llegó al poder político, vía los mecanismos legales para ser elegido diputado en varias ocasiones, llegando a presidir su cámara, entre 1895 y 1896, apenas cayó Cáceres. Pero su nombre va más allá de esto, ya que fundó el Partido Liberal en 1902

Fiel a sus principios revolucionarios, se manifestó abiertamente contra el gobierno de Augusto B. Leguía, al enterarse de los planes del Presidente para continuar gobernando en un nuevo periodo. Esto lo llevó hasta Ecuador, retornando por Tumbes, y Paita, en Piura, donde fue tomado preso por las fuerzas del orden.

El 31 de marzo de 1923, murió en altamar, mientras era conducido desde Paita hasta el Callao, el abogado y político Augusto Durand Maldonado, murió a consecuencia de una hernia abdominal, tras esto circuló el rumor de muerte por envenenamiento, pero se dijo que murió a consecuencia de la enfermedad. Lo cierto es que desapareció del escenario político, uno de los protagonistas de las montoneras en la segunda mitad del siglo XIX.

Como se registra en los libros de Jorge Basadre y de Margarita Guerra Martiniere, Augusto Durand secundó la revolución iniciada por la Coalición Cívica Demócrata contra el gobierno del general Andrés Avelino Cáceres, y al lado de Piérola entró a Lima el 16 de marzo de 1895. Ese año fue elegido diputado por Lima, presidiendo su Cámara en la legislatura que se iniciaba. Se le recuerda como director del diario La Prensa en Lima, y por impulsar la industrialización de la coca.

El personaje fue hijo de Gregorio Durand y Amalia Maldonado, y nieto del francés Jorge Durand, residente en Huánuco. En Lima cursó estudios secundarios, y los superiores para abogado, en la Universidad de San Marcos, graduándose de bachiller y doctor en Ciencias Políticas, y de bachiller en jurisprudencia, con una tesis sobre “El derecho de insurrección”, sustentada en 1890. Tras esto, retornó a Huánuco, donde se dedicó a la actividad agrícola.

Tras viajar a estados Unidos y Europa, regresó al Perú, apoyando a Nicolás de Piérola en sus propósitos contra Cáceres, en la Coalición Cívico-Demócrata, y con sus peones organizó una montonera, y atacó Huánuco, poniendo en fuga a las autoridades, mientras se proclamaba, Jefe Superior Político y Militar de los Departamentos del Centro. Actuó en Cerro de Pasco, luego en Yanahuaco, Huacho, Izcuchaca, Ayacucho, hasta unirse a Piérola, en Cieneguilla, antes de la entrada a la ciudad de Lima la segunda quincena de marzo de 1895. Para entonces, no había cumplido aún 25 años de edad.

Durand se perfiló como un rival para Piérola, quien no disimulaba sus estrategias para sacarlo de la escena política, y para que se desgastara en ese campo, por lo que el diputado terminó siendo su adversario, e iniciando una revolución, en 1899, al ver que el gobierno apoyaba la candidatura presidencial de Eduardo López de Romaña, sin embargo fue derrotado y desterrado. Después se vincularía a diferentes hechos asociados a la política, hasta su muerte en 1923.

Diario El Regional de Piura

 

Publicidad Aral1

Paypal1