Las palabras de Yamile Osorio: “No sé cuánto tiempo más va a tener que seguir el Perú esclavo del fujimorismo”

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Un porcentaje de peruanos sobredimensionan lo que hizo Alberto Fujimori y se olvidan que fue un gobierno que nació de la mentira, después se fortaleció en el poder, dejó sin efecto la Constitución de 1979, disolvió el Congreso de la República, gobernó como mandatario de facto, intervino el Poder Judicial y por si fuera poco, avaló la constitución de un grupo de criminales que desde el Estado asumieron la justicia con sus propias manos. Después fugó del país.

Los delitos más graves están referidos a las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta; sin embargo, aún queda pendiente el caso de la matanza de Pativilca ejecutado por este grupo liderado por Martin Rivas. En otros procesos, el ahora anciano ex presidente se declaró culpable y la justicia resolvió condenarlo, subsumiendo esas penas en los 25 años que recibió por el asesinato de los primeros. 

Fujimori Hijos

Familia Fujimori: Querían la libertad de Fujimori, ahora gozan de ella- Fotografía Twitter

Los errores políticos de Alejandro Toledo, incluso de Alan García Pérez y del mismo Ollanta Humala se están viviendo ahora. El Perú entró en un caos total y una crisis política jamás imaginada se presentó en el 2000, Fujimori antes de fugar del país, salió en búsqueda de Vladimiro Montesinos con Fiscal falso, después embarcó hacia Brunei y posteriormente llegó a Japón, gracias a una nacionalidad que siempre escondió. 

La mayor parte de los peruanos, creyó que se iniciaba el proceso de renacimiento de la República. La presencia de Valentín Paniagua hizo vaticinar que sería así; sin embargo, ganó las elecciones Alejandro Toledo y lo que pudo ser su gran reto para reordenar el Estado y sobre todo la política peruana terminó con un profundo fracaso. Lo mismo sucedió con Alan García Pérez e igual con Ollanta Humala Tasso. Todos ellos fueron incapaces de crear las condiciones democráticas de los peruanos. 

Se mantuvo la herencia fujimorismo representada en su modelo económico, 1 sola cámara en el Congreso de la República, la misma Constitución y un ex presidente que tenía todas las gollerías del caso para hacer política. Fue un preso con condiciones carcelarias excepcionales, donde podía recibir no solo los médicos que requería sino las visitas que autorizaba. Incluso fue facultado para casar a su hija en las instalaciones de la prisión. 

Quizá en todo esta laberinto de recuerdos dolorosos, de reconocimientos fundamentalistas, de ignorancias, de desinformación, de filias y fobias en general, una voz muy sensata ha dicho lo más asertivo frente a este díscola discusión de contrarios. Se trata de la abogada Yamile Osorio Delgado, actual gobernadora regional de Arequipa. 

En efecto, la gobernadora de Arequipa, se ha preguntado "No sé cuánto tiempo más va a tener que seguir el Perú esclavo del fujimorismo" y es la verdad, en cada proceso electoral los antis se multiplican y los fujimoristas se unen; los anti permitieron que gane Alan García Pérez después de su desastroso primer gobierno, los anti llevaron al triunfo de Ollanta Humala con todas sus debilidades, los antis permitieron que gane Pedro Pablo Kuczynski, los antis defendieron la institucionalidad de la presidencia de la República y los anti hoy salen a las calles para reclamar una traición que en parte se explica por sus propias acciones políticas. 

Yamile Osorio

Yamile Osorio y su expresión más genuina sobre caso Fujimori

No existe y se ve claramente un consenso por el país y de gobernabilidad. Chile es el mejor ejemplo de superación de las diferencias. Tienen problemas parecidos pero igualmente grandes diferencias, la democracia se ha perfeccionado y la división de poderes existe. La alternancia de mandatos se ha crispado en el proceso hasta la elección y el buen gesto se ha expresado tras conocerse el ganador. Se llamaría conducta política o madurez política, pero son aspectos en los cuales no nos parecemos en absoluto. 

Fujimori, quien debería cumplir su condena está libre y Pedro Pablo Kuczynski, habla desde una sola esquina, desde una sola óptica, con una torpeza total, que es hora de la reconciliación. Mercedes Araoz le hace dueto y en silencio pero compartiendo la misma actitud se encuentran Javier Mendoza Ramírez y Fernando D’Alessio; ellos quieren reconciliación, millones de peruanos simplemente no les creen y no les hacen caso. 

Pedro Pablo Kuczynski, es un político devaluado y poco creíble, las expresiones son internas y también provienen del extranjero. Lo cierto que tras ser descrito como un gran corrupto, como el lobista y sobre todo como un mentiroso, adoptó la decisión que extralimitó ese concepto. Siguiendo, quizá, las prácticas de la dictadura de Alberto Fujimori, talvez buscando una nula reacción, aprovechó la nochebuena para convertirle en malanoche, PPK decidió indultarlo. 

La crispación política se hizo evidente y los deudos de las víctimas del Fujimorismo, salieron a las calles para protestar en contra de la endeble figura de Pedro Pablo Kuczynski; gritaron su indignación y la torpeza, recordaron a sus muertos con poster y con ellos miles de otros peruanos dejaron su celebración de Navidad para hacer oír una voz que ahora pide justicia por el atropello cometido y que antes recuperó el Gobierno que otros se irrogan. 

El asunto no es el perdón, sino las formas como se pide el perdón. Este grupo sabe que ha logrado ganar la batalla y se encuentran orgullosos de ello, aunque varios estén en silencio. Al final esa fue su estratagema y han logrado doblegar al débil Kuczynski. 

El 11 de enero se realizará otra gran movilización y las fuerzas de derecha tratan de generar una contraofensiva a través de los medios calificando como caviares a quienes opinan en contra de lo que dicen y censuran como belicosos a los deudos que fueron afectados por el gobierno de Fujimori. En realidad, la frase de Yamile Osorio da respuesta a esta mezcla de posiciones “hoy reina el mensaje de un pacto de impunidad (…). El indulto genera posiciones divididas. Hay gente que celebra y gente que está en las calles".

Lo cierto, si algo se le debe reconocer al gobierno de Fujimori y la organización formada con su nombre, es el manejo mediático de las circunstancias del decenio 1990-2000, las cuales se mezclan con desaciertos que llegaron incluso hasta los crímenes y los aciertos que aunque con corrupción se hicieron. 

Varios medios en español y otros en inglés se han pronunciado sobre la torpe decisión del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Uno de ellos, el Financial Times expresa "Los ex presidentes persistentes impiden que la nación avance. Por lo tanto, liberar a los países de su influencia es un bien colectivo porque ayuda a la renovación del liderazgo”.

Corresponde a los peruanos disminuir la influencia de estas corrientes políticas obtusas, mediante liderazgos democráticos y legitimados en la sociedad; que den nacimiento a una nueva República que deje de lado los males oprobiosos que afectan las estructuras actuales y que miren el futuro con un mejor orden, mejor ciudadana, mejor gobernabilidad y mejor concienciación de todos y todas. 

No es simple pero tampoco imposible, es lo que hizo Alemania después de la segunda guerra mundial y hoy es un ejemplo en positivo de lo que debe ser un Estado.

Publicidad Mario Quispe Suarez