Más que 5 pasos para proteger tu futuro

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

preservativo01ERP/Marco Paulini Espinoza. Ante una actitud de prevención del embarazo e infecciones de transmisión sexual (ITS) en el y la adolescente, lo ideal y más recomendable es la ABSTINENCIA, lo mismo que se traduce en NO tener RELACIONES SEXUALES. Sin embargo nos enfrentamos a adolescentes varones y mujeres que están creciendo, con todo un abanico de dudas y preguntas alrededor de su cuerpo, con un patrón de necesidades que incluye tanto las biológicas como psicológicas, lo económico como social, además de lo afectivo y emocional.

A todo esto se le suma la intervención de una cultura que en la actualidad es más globalizada, y que a la vez lo "bombardea" con temas de sexualidad "orientando o desorientando", y que de no ser encaminadas idóneamente marcará las pautas para una inadecuada expresión de su sexualidad.

¿Prohibir, orientar... o qué?

Entonces, expuesto todo esto, nace la pregunta: ¿si se le dice a un adolescente que no tenga relaciones sexuales, este no las tendrá?

Si el adolescente tiene una adecuada orientación desde el seno familiar, que es reforzada en la escuela y la sociedad, sería un escenario ideal.

Pero muy raramente esto es así; Y aquí nos enfrentamos ante una cruda verdad: siguen habiendo embarazos en adolescentes e infecciones de transmisión sexual en los mismos, sumando cada vez más un problema social que de una u otra forma afecta a todos, y que de no tratarse convierte a nuestros adolescentes en población cada vez más vulnerable.

La Organización Panamericana de la Salud, en la prevención de esta problemática, recomienda lo siguiente:

- Practicar la abstinencia sexual.

- Tener una sola pareja sexual que no tenga una ITS y ser mutuamente fieles.

- El método más seguro para prevenir las ITS es usar siempre condón en todas las relaciones sexuales con pareja(s) casual(es) y promiscuas.

- Prevenir el abuso de alcohol y drogas, porque limita el control frente a las medidas d prevención (favorece las relaciones sexuales casuales sin uso del condón).

¿Por qué el preservativo?

Cuando la situación entre dos personas se pone "a punto de ebullición" y el encuentro sexual es inevitable; es mejor prevenir que lamentar.

Y como en el mayor de los casos "no es opcional dar marcha atrás", es recomendable tener a disposición un preservativo, que además de proteger de una ITS evita el embarazo.

El preservativo o también llamado condón, es un profiláctico que significa preservar de la concepción. Su propósito original es anti conceptivo, ya que contiene el semen, evitando el encuentro entre el espermatozoide y el ovulo, pero también, al evitar el contacto entre los fluidos corporales y la piel, evita la mayoría de las ITS.

Es una funda de hule (látex natural) que se ajusta a aligera tensión sobre el pene en erección.

Muy raramente se reporta alergia al látex, aunque para estos casos los hay también de poliuretano.

La efectividad del preservativo para prevenir una ITS ronda en el 95%, mientras que su efectividad como método de control natal es más alta, hasta 97%, cuando se usa de forma apropiada. Usar condón es la práctica de sexo seguro por excelencia. No solo es económica y en ocasiones gratuita, ya que muchos centros de salud los distribuyen.

Los 5 pasos propuestos por la OMS (organización mundial de la salud) para el uso adecuado del preservativo:

1. Revisa la fecha de vencimiento o caducidad del condón. Es muy importante revisar que el condón no esté vencido para que su uso sea seguro.

2. Abre el empaque del condón por la orilla del mismo con mucho cuidado. No utilices tijeras, dientes o uñas para hacerlo. Si lo haces, corres el riesgo de que también rompas el anticonceptivo y permitas el paso de espermatozoides durante la práctica sexual, lo cual te deja en riesgo de provocar un embarazo.

3. Ahora, toma el condón y colócalo en la punta del pene cuando esté erecto. Toma la punta del condón con tus dedos.

4. Desenrolla la otra parte del condón hasta la base del pene, de modo que quede un espacio entre la punta del pene y el condón para que allí se deposite el semen.

Es probable que quede una burbuja de aire en el anticonceptivo. Asegúrate de eliminarla, presionando la punta del condón que tienes entre tus dedos y bajando bien el condón hasta la base del pene.

5. Cuando hayas eyaculado y el pene aún este erecto, saca el condón sujetándolo desde la base, evitando que se derrame el semen, deslízalo por el cuerpo del pene y colócalo en papel higiénico. Bótalo en la basura y si vas a tener otro encuentro sexual, recuerda usar un condón nuevo.

preservativo02

---------------------------------------

(Marco Paulini es obstetra, residente en la ciudad de Sullana. Envíale tus inquietudes a su cuenta de Twitter en @MarcoPaulini)

(Fotos por el autor. Editado por Nelson Peñaherrera Castillo)

Pristina 255