22
Lun, Abr

Recuerdan el centenario del nacimiento del docente Teodoro Uriol Gálvez

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El 03 de noviembre de 1923, nace en el distrito de Simbal, Trujillo, el destacado educador Teodoro Uriol Gálvez (+), quien luego de graduarse en la Universidad Nacional de Trujillo, como Bachiller en Pedagogía y profesor secundario en la especialidad de Matemáticas, es destacado al Colegio Nacional Mixto “Carlos Augusto Salaverry”, arribando a la calurosa ciudad de Sullana un 15 de marzo de 1954, siendo recibido con una intensa lluvia, dirigiéndose al colegio ubicado en la cuadra 5 de la calle Espinar.

El pedagogo Teodoro Uriol, asumió el dictado del curso de matemáticas en el colegio salaverryno, siendo su director el Dr. Manuel Torres Rivero. Iniciando una vertiginosa carrera docente, que a fuerza de perseverancia, esfuerzo y trabajo fue ascendiendo poco a poco en la jerarquía magisterial, hasta llegar a ser jefe de Estudios. Luego se mudarían al flamante local ubicado en el barrio Buenos Aires, el recién creada Gran Unidad Escolar “Carlos Augusto Salaverry” – GUECAS.

Al margen de la tesonera labor docente el joven profesor Uriol, inicia un idilio con la distinguida dama doña Yolanda Isabel Tassara Merino, contrayendo matrimonio un 26 de diciembre del 1955, formando un hogar, procreando dos hijos: Lolo y Juan.

Proficua labor en Gran Unidad Escolar Carlos A. Salaverry

Alumnos San Juan Sullana 01

Siendo director de estudios, bajo la dirección del Dr. Manuel Federico Calvo Y Pérez, impulsa obras complementarias, como el sembrado de arboles en el frontis del plantel, la creación de la plazuela de los educadores, la construcción de la piscina. Y a la vez; impulso en 1957 la sección vespertina de la GUECAS, también conocida como la sección nocturna, impartiendo educación secundaria a miles de personas, adultos mayores que solo contaban con educación del nivel Primaria. Siendo su director hasta su jubilación.

Fundación del Colegio San Juan 

En 1961, el profesor Teodoro Uriol Gálvez, fundó lo que sería la gran obra de su vida, la creación del Colegio Bilingüe Particular Mixto SAN JUAN de Sullana, iniciando las labores académicas en la casa de la Familia Garrido, ubicada en la calle Ugarte 1020, con las secciones de Jardín y Transición. Para luego ampliar a todo el nivel Primaria, necesitando un local más amplio trasladándose a su actual local en Av. José de Lama 195, esquina con Transversal Tarapacá. Y en 1965, el recientemente fundado colegio SAN JUAN, ofrecería hasta Quinto Año de Secundaria, egresando su primera promoción en 1968.

Alumnos San Juan Sullana 02

Fundación del Instituto Superior "San Juan" 

En 1969 el Ministerio De Educación autorizó el funcionamiento de la sección postsecundaria del colegio SAN JUAN, creándose la Escuela Superior Tecnológica de Administración de Empresas SAN JUAN de Sullana, que a la postre se convertiría en la institución pionera de la Educación Superior Tecnológica en todo el norte del país. Habiéndose formado profesionalmente varias generaciones de peruanos, que destacan en las diferentes actividades empresariales públicas y privadas.

Alumnos San Juan Sullana 03

Gestores de la Universidad de Sullana 

En 1968, los preclaros educadores: Virgilio de Francesch, Reynaldo Moya Espinoza y Teodoro Uriol Gálvez inician las gestiones para el funcionamiento de una universidad para Sullana, logrando un convenio con la recién creada Universidad de Comercio de Lima, iniciando las clases en la Confederación Obrera, las que se vieron interrumpidas por el golpe de estado militar. Años de gestiones continuaron hasta la promulgación de la Ley de creación de la Universidad Nacional de Frontera de Sullana.

El Profesor Teodoro Uriol Gálvez, dejó sus huesos en su querida Sullana, falleciendo un 02 de febrero del 2005. Fue un amante de la naturaleza, de las plantas y de las flores. Desde que era profesor organizó a los alumnos para que se hicieran cargo de los jardines del Parque Salaverry o de Los Educadores. Mencionaba un proverbio judío que decía: “Todo hombre debe plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo”.

En el Colegio Salaverry le decían el filósofo de las flores, de carácter, tranquilo, comprensivo y austero, fue un verdadero filósofo. Aprendió amar a Sullana y se entregó íntegro por ella. Forjador de muchas generaciones, ha quedado en el recuerdo y en el corazón de centenares de jóvenes sullaneros. Actualmente sus alumnos del colegio y del Instituto Superior SAN JUAN, mantiene latente el legado del ilustre educador trujillano.

Diario El Regional de Piura

 

Publicidad Aral1

Paypal1