fbpx
05
Mié, Oct

Sullana y el desarrollo que su pueblo espera

Informes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

sullana-canal-viaERP. Sullana puede ser un ejemplo de desarrollo urbano como lo fue en la década del 40 o 50. Tiene recursos naturales y otros creados, que permitirían planificar adecuadamente en función a los intereses comunes. Frente a las reacciones viperinas y altamente subjetivas que se vierten en las redes sociales; es necesario mirar lo que es la provincia y analizar las vertientes a seguir. Los problemas de ahora, son los mismos que otras ciudades enfrentaron al tener una explosión demográfica.

Un primer aspecto tiene que ver con el liderazgo y los saberes cognitivos, procedimentales y actitudinales que poseen los líderes. Si se trata de la ciudad, es el alcalde quien representa los objetivos ciudadanos y es el responsable de encaminar las acciones públicas ante el imperativo del bien común. Debe considerarse que un alcalde egocéntrico, no sirve para los fines colectivos; creer en las capacidades de los demás es mucho mejor que encerrarse en un mundo de aparente claridad cuando en realidad es oscuridad.

La gestión pública podría ser más funcional y eficiente, con un liderazgo más asertivo. Los males de la administración pública, no son exclusivos de esta localidad. Prima la improvisación y el caos; se unen con la concentración de las funciones del alcalde, el cual quiere incluso definir a quien le compran una bacinica. Totalizar las decisiones no es recomendable para ninguna organización sea esta pública o privada. Lo político siempre debe armonizarse con lo técnico. Los primeros definen las acciones de desarrollo y los segundos los desarrollan de acuerdo a las competencias institucionales y profesionales. 

Las grandes ciudades antes de serlo, fueron espacios urbanos que crecieron a la par del desarrollo económico. De acuerdo a las características culturales de sus ciudadanos, lo hicieron manteniendo un orden mínimo. Otras dando respuestas a los problemas presentados, como lo fue Londres tras la primera y segunda revolución industrial. Lo que se hizo, para resolver los problemas urbanos, se mantienen hasta ahora como un ejemplo de la ingeniería y de la técnica.

En el caso de Sullana, hoy la gente grita por las aguas servidas que fluyen por la vía pública. Se encuentra justificado; sin embargo, las razones se explican en la falta de planificación urbana y dicho asunto estructural ni siquiera se menciona. El crecimiento urbano se extiende sin control alguno y para acrecentar los males, algunos alcaldes incentivaron las invasiones. Un crecimiento ordenado, planificado y vertical, favorece la gestión del territorio. Como ejemplo, si se tiene un espacio de 10 cuadras, es mucho más eficiente su administración que contar con unas 100 cuadras, expandidas horizontalmente.

No ha existido ni existe control urbano. La geografía de Sullana es accidentada. Las elevaciones y declives deberían haber llevado a un acondicionamiento previo para evitar desastres futuros. La ciudad se encuentra partida en dos desde 1983. Contra todas las vivencias negativas de las lluvias, excepto lo realizado en la gestión del alcalde José Burgos, las acciones de prevención son nulas. Se ocupa el suelo irracionalmente y se invade hasta las calles mismas. Una lluvia de igual intensidad, una vez más nos demostrará cuanto de irresponsables somos nosotros mismos.

Visitamos la denominada Loma de Teodomiro. Al lado de la zona popular, el Ejército viene construyendo edificios multifamiliares. Es decir, un mejor uso del suelo para fines residenciales. Sucede diferente a escasos metros, donde la población ha tugurizado la zona con pequeños lotes y además, se han posicionado cerrando el acceso al acantilado que permitía observar la magnitud y belleza del valle. ¿No hubo alguien que les transmita ideas y planteamientos de un mejor uso de su suelo?. Este ejemplo de tugurización y desorden, se repite en diversos lugares.

Observamos varias invasiones con damnificados futuros. La necesidad de vivienda debe armonizarse con la disminución del riesgo. Aposentarse en una hondonada es asumir un desastre en el futuro, conociendo que en Sullana el Fenómeno El Niño, nos trae lluvias en abundancia. Lo mismo sucede cuando las viviendas se encuentran en el cauce de una quebrada o al margen de ella. En la zona conocida como La Selva, se ha permitido invasiones y se viene rellenando el cauce. Incluso los damnificados del A.H José Lama Peña, más allá del dolor de un incendio, deberían ser informados que parte de esas viviendas se encuentran en una quebrada. .

Quizá lo mejor que tienen los sullaneros como espacio urbano es la urbanización Jardín. La gestión para el uso del suelo fue liderada por don Guillermo Vargas Machuca. Evidentemente, que una cultura de lo que es una ciudad por parte de sus promotores, ayuda mucho en un asentamiento poblacional. Esa compleja red de relaciones sociales, económicas y políticas que es una ciudad, necesita respuestas para lograr una vida libre y segura. Usos económicos e industriales, suficiente áreas para vivienda, zonas para recreación y esparcimiento, reserva de áreas para educación, salud y seguridad. Espacios para el comercio y la religiosidad, entre otros. Debe existir un equilibrio. ¿Qué pasó en Sullana para ser tan caóticos?.

La contaminación ambiental puede ser circunstancial. Incluso existen proyectos ya encaminados. En la actualidad existen tecnologías que permiten la reutilización del agua con fines diferentes al de consumo humano. Estas plantas de tratamiento pueden ser ubicadas en diferentes lugares de la ciudad y hasta podrían generar rentabilidad adicional. Por lo tanto, los gritos de ahora pueden solucionarse; simplemente no se han dado pasos importantes, por la viveza de alcaldes y funcionarios que concertaron para el fines personales y no para los públicos. ¿Cuánto se ha gastado indebidamente?.

Recientemente, desde este Diario, propusimos algunas líneas de acción para lo coyuntural. Lo coyuntural tiene salida y eso corresponde a la comuna darle solución. Más lo que debe prevalecer es la planificación del territorio de manera prospectiva. Sullana crece demográficamente; en este territorio las oportunidades se multiplican y en consecuencia, los flujos de migraciones son positivos. Adelantarse es lo sugerido. Igualmente, si sabemos a qué tasa crece la población podríamos planificar el crecimiento de los espacios para vivienda, la ampliación de los servicios de agua, alcantarillado, energía eléctrica, centros recreacionales, entre otras demandas urbanas.

Sin duda, en una nueva ciudad se debe invertir mucho en Educación. Hoy, esta provincia tiene todos los niveles educativos y eso facilita la mejor formación de las nuevas generaciones. Población bien formada, tiene los conocimientos suficientes para aplicarlos en su territorio. Dejar el comentario fácil y lleno de enconos, para ser más propositivo hace mucho bien al futuro de esta provincia. Para quienes conocen la historia, habría que mirar el desastre Europeo que dejó la segunda guerra mundial y cómo superaron después esos desencuentros. Sullana, puede y debe salir adelante, dejando la ira de su gente y seleccionando a sus líderes con mucha más asertividad.

Este análisis de la realidad de la ciudad de Sullana, es totalmente similar a lo que sucede en Piura, Paita, Talara, Chulucanas, Tumbes y decenas de ciudades que avanzan sin mayor control y sin mayor planificación. 

sullana-loma-de-teodomiro

sullana-la-selva

Pristina 255