27
Mar, Feb

Pablo Sánchez asume, de manera interina, la Fiscalía de la Nación tras suspensión de Patricia Benavides

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El fiscal supremo titular Pablo Sánchez Velarde asumirá interinamente la Fiscalía de la Nación este jueves 7 de diciembre en su condición de fiscal supremo decano tras la suspensión por seis meses de la doctora Patricia Benavides Vargas que dispuso la Junta Nacional de Justicia.

Sánchez Velarde cumplirá dicha labor en su condición de fiscal supremo titular más antiguo en ser nombrado como tal. Sánchez ya ha asumido el Ministerio Público en anteriores oportunidades. Primero, como fiscal de la Nación electo y luego también interinamente tras la caída de Pedro Gonzalo Chávarry.

Esta mañana deberá pedirle a la suspendida Patricia Benavides la entrega del cargo y de toda la documentación que corresponda. Sánchez permanecerá en dicho puesto hasta que se cumplan los seis meses de suspensión de Benavides o hasta que la Junta Nacional de Justicia tome una decisión definitiva en el proceso disciplinario inmediato iniciado contra ella o se elija un nuevo fiscal de la Nación titular.

Una de las tareas inmediatas que deberá realizar Pablo Sánchez es recomponer la Junta de Fiscales Supremos (JFS), cuyo quorum se ha reducido a solo dos integrantes: el propio Sánchez Velarde y Juan Carlos Villena Campana. Con dicha cantidad de miembros, la JFS no puede reunirse y tomar decisiones.

Para esto, es probable que deba efectuar cambios en las fiscalías supremas a fin de proceder, inmediatamente, a invocar la Ley 31718, que permite a fiscales supremos provisionales integrar la Junta de Fiscales Supremos con plenos derechos de voz y voto.

Con la Junta de Fiscales Supremos nuevamente operativa, se podría reconsiderar la designación de la fiscal suprema Delia Espinoza Valenzuela como integrante del Jurado Nacional de Elecciones, permitiendo su reincorporación inmediata al Ministerio Público y a la JFS.

Otra tarea inmediata es recomponer las fiscalías especializadas y dejar sin efecto las últimas disposiciones emitidas por Patricia Benavides, como la salida de la fiscal Marita Barreto de la coordinación de la Fiscalía Especializada contra la Corrupción en el Poder o nombrar a un nuevo coordinador de aquellas del caso Lava Jato.

Sánchez Velarde también deberá decidir si inicia un proceso penal contra Patricia Benavides por los cargos que se le atribuyen en el operativo Valkiria V. Las tareas son difíciles e inmediatas. El nuevo fiscal de la Nación interino tiene la experiencia que se requiere en las actuales circunstancias y también sabe que volverá a recibir ataques de la corrupción y sus aliados.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1