16
Dom, Jun

Piura: hacia la ocupación del suelo de manera segura y sin inundaciones

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La actual situación que vive la región Piura, sobre todo la zona costera, es lamentable, deprimente, crítica. Lagunas ciegas que se forman con las lluvias, escorrentías por las quebradas urbanas o también rurales, viviendas que tienen que soportar las aguas de lluvia en su interior y lo peor, aguas servidas que fluyen desde el alcantarillado público. Es una desgracia que deberá llevar a repensar con responsabilidad el futuro.

Como hemos mencionado en diversas oportunidades, pese a hechos vividos, a situaciones similares en fenómenos El Niño, lo realizado es mucho más de lo mismo y los peligros, en lugar de disminuir, simplemente se mantuvieron y en otros casos se multiplicaron. Debemos indicar que el único post niño con mayor responsabilidad fue el que se ejecutó después de 1982-83 y lo podemos ver, en el estudio de cuencas.

Después se han repetido otros hechos y más allá de las palabras no se evidenció iniciativas serias para plantear los proyectos que adecúen las ciudades a ser funcionales o con lluvia o sin ellas. Ignorancia de las autoridades, desconocimiento de los hechos vividos, faltos de autoridad, complacencia con traficantes de terrenos, en fin pueden existir diversas explicaciones, pero lo cierto es que estamos expuestos al peligro.

En las condiciones actuales casi la totalidad de ciudades del país de costa, sierra y selva, no están preparadas para soportar períodos lluviosos. El problema es la ocupación del suelo y sus usos. Sin solución pluvial no se puede exponer a las familias a ocupar un lugar vulnerable. Es el caso de la zona Los Polvorines, donde antes de ser ocupado por viviendas era ocupado por una laguna de oxidación o en el caso de Ignacio Merino en Piura, que se ubica en una hondonada..

Pero igual podríamos mencionar la Videnita en Sullana, donde la población, presuntamente urgida por viviendas, tomó la posesión de un predio privado, lo lotizaron sin considerar que en el centro existía un desnivel que los podría afectar. Lamentablemente, autoridades municipales ignaras o irresponsables, validaron esta ocupación del suelo y varios de ellos, son damnificados del presente.

En Piura hemos visto lo que sucede en la urbanización Santa Margarita, Los Laureles, La Molina I y II; la zona de las 5 esquinas, Ollanta Humala, Ignacio Merino, El Chilcal, La Primavera en Castilla y en el mismo distrito el A.H. 28 de Julio. En Sullana, la situación igualmente es crítica en Nuevo Porvenir, Villa Primavera, Urbanización Sullana y otros lugares que son afectados por las intensas lluvias. La situación, Paita, Talara, Sechura, Morropón, Huancabamba, , es igual de crítica que en Piura, Sullana, y los centros poblados que las conforman.

Un aspecto que agrava una solución es la yuxtaposición de funciones y competencias, sobre todo de los niveles de gobierno, la falta de conocimiento y liderazgo de sus autoridades y la repetición de errores. Dos de ellos los mencionamos recurrentemente, primero que cada vez que existe un desastre se crea una nueva Entidad y cuando se reconstruye lo destruido, solo se le devuelve al estado anterior a su destrucción.

El cuestionado gobierno de Dina Boluarte, viene repitiendo estos errores y lo que observamos es que el Gobernador prefiere la comodidad de la condescendencia con el nivel central y el alcalde de Piura, intenta asumir un liderazgo, que es confrontar de manera directa con el Poder Ejecutivo. Lo cierto que se requiere ideas claras, propuestas definidas y mucha firmeza para lograr el presupuesto que se merece la región Piura.

Aún existen pronósticos de lluvias y los riesgos naturales de Piura son dos que nunca se deben olvidar, primero es la situación del río Piura y la segunda son precipitaciones en los centros poblados con las consecuencias que se conocen. Si no se gestiona el caudal del río y si no se define el drenaje de la ciudad, los riesgos estarán latentes. Igualmente, tiene que definirse en las demás provincias.

Desde este Diario, invocamos a los decisores a actuar con responsabilidad, a crear conciencia que la ocupación del territorio debe hacerse técnicamente y con estudios serios. No podemos estar perdiendo la vivienda y los bienes que son fruto de la inversión o perdiendo el fruto del trabajo diario, como sucedió con el Gran Mercado Mayorista. Buscar soluciones técnicas ahora y hacerlas sostenibles en el tiempo es la meta.

Por lo menos, recordemos que después de 1982-83 se impulsaron estudios que se mantienen y que son la directriz para adecuar a las ciudades en funcionales con lluvias o sin lluvias. La historia juzgará a quienes les corresponde decidir el quehacer en los próximos años. Menos damnificados del futuro, debe ser el objetivo con un proceso de reconstrucción y construcción futura.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1