22
Lun, Abr

Advierten que radiación UV puede ocasionar quemaduras hasta de segundo grado

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Estamos en plena estación de verano y el que menos busca la playa o la piscina para disfrutar de los rayos solares, la frescura del mar o del espacio abierto que lo alivie de las altas temperaturas ¿Qué efectos causan en nuestra piel la radiación ultravioleta? ¿Podrían ser capaces de generar quemaduras?

La dermatóloga de EsSalud, Antuaneh Sobrino, aclara, en primer lugar, que, el calor puede producir enrojecimiento de la piel en algunas personas. Esto ocurre a quienes ingresan a un lugar de temperatura alta o, inclusive, si toman una taza de café caliente, como es el caso de los que tienen rosácea.

“La rosácea es una afección común que causa enrojecimiento duradero en la cara. Este enrojecimiento es consecuencia de la vasodilatación de la piel que produce el calor”, precisa.

Sin embargo, es la radiación UV la que tiene efectos negativos sobre la piel cuando se la expone a los rayos solares. Las mayores consecuencias de esta exposición son las quemaduras, que, aunque usted no lo crea, pueden ser de primer o segundo grado. Así como lo lee, quemaduras que muchos conocen como un caso de insolación.

Todo dependerá del tiempo de exposición al sol, pero también del tipo de piel de las personas. “Algunos pueden haber estado tan solo 10 minutos y les aparecen ampollas, mientras que otros están expuestos horas bajo el sol , y no se dañan”, comentó la especialista a la agencia Andina.

No solo quemaduras

Lo descrito, señala, son las consecuencias inmediatas de la exposición al sol, porque existen otros efectos, como la aparición de manchas, lunares y lesiones benignas, lo cual ocurre, por lo general, a partir de los 35 años.

¿Qué es lo que ocurre? La especialista explica que hasta los 18 años el cuerpo absorbe la radiación UV que ha recibido a lo largo de todo ese tiempo. Se calcula que hasta esa edad, se acumula un 80 % de ella. Luego, entre los 18 y 25 años, la piel tiene sus propios recursos para cuidarse, sin embargo, a partir de los 25 años, empieza a envejecer.

¿Por qué envejece? porque las personas empiezan a perder anualmente el 1% de su colágeno, y es desde los 35 años que comienzan a manifestarse las lesiones de fotoenvejecimiento (arrugas, opacidad y flacidez) o manchas como la melasma, una especie de placa de pigmentación de color marrón oscuro que aparece justo sobre las áreas de la piel que se expusieron al sol durante los 18 primeros años. Generalmente, brotan en la cara.

“El melasma se manifiesta también en las mujeres embarazadas y en caso de estrés”, acota.

Manchas y lunares

Antuaneh Sobrino, refiere que, a partir de los 35 años, pero con más frecuencia después de los 40 años, comienza a presentarse el léntigo solar, un tipo de mancha redondita oscura, así como pecas y lunares, tanto en el rostro, como en el cuerpo.

Los lunares como la queratosis seborreica (tumor benigno) son otra lesión cutánea que se manifiesta desde los 35 años. “Son impresionables porque cuando la gente se los rasca, muchas veces sangran y eso los asusta. Aparecen en el rostro, brazos o espalda”, alerta.

Recomendaciones

La experta de Essalud recuerda a la población que a partir de los 25 años las defensa de la piel disminuyen y por este motivo es fundamental optar por una vida saludable, libre de bebidas alcohólicas, pero sobre todo, del cigarro porque el consumo de nicotina envejece la piel, la vuelve más opaca y más vulnerable a los efectos nocivos de la radiación UV.

Para evitar mayores lesiones en la piel es imprescindible el uso permanente de bloqueador, así como de sombreros de ala ancha y sombrillas en caso se vaya a la playa o a la piscina.

Se sugiere usar polos, camisas y vestidos con manga larga, de color oscuro y de algodón (de tejido tupido, sin huequitos) porque evitan que las radiaciones del sol ingresen a la piel. Es mejor no usar prendas de los colores claros, como el blanco, porque las absorbe. En todos los casos debe usarse siempre un buen bloqueador.

Finalmente, la experta aconsejó hidratar mucho el cuerpo, con el consumo de abundante agua, frutas como la papaya, melón y sandía; además de verduras.

“Y por favor, recuerden caminar solo en la sombra y no exponerse al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde”, exhortó.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1