fbpx
08
Lun, Ago

Retaceando la Constitución Política de 1993 y desconociendo referéndum

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Una de las banderas principales del partido Perú Libre era constituir una Asamblea Constituyente que acabe con la Constitución de 1983 aprobada en una dictadura. Esta propuesta muy necesaria para dar mayor estabilidad al país no fue posible por la composición política tras el resultado electoral, que prácticamente limita todo cambio. La confrontación entre Ejecutivo y Legislativo hacen inviable una iniciativa de esta naturaleza.

Evidentemente, todo cambio que lleve a evitar conflictos en el futuro, implica liderazgos sólidos que abran el camino más adecuado. Después de la caída de Fujimori, se esperó que haya mejoras significativas en el aspecto político; sin embargo, transcurrido el tiempo se viene comprobando que ese grupo avieso en su desempeño ha logrado infestar a la sociedad misma, con los resultados conocidos.

Si bien es cierto, existe por parte de grupos de derecha un rechazo a la propuesta de una nueva Constitución, estos, se han convertido en un poder constituyente y pretenden cambiar de manera muy vivaz, diversos contenidos de la actual Constitución, sobre todo, aquellos donde se garantiza un equilibrio de poder; es el caso del Jurado Nacional de Elecciones, donde se viene proponiendo que sus integrantes puedan ser acusados constitucionalmente.

Evidentemente, en un uso avieso y controvertido, estos congresistas vienen actuando con total impunidad y copando las instancias principales para que sus cometidos sean viables. Es así, que han elegido a un Tribunal Constitucional, con integrantes afines a su posición política y que no garantizan fallos autónomos al poder político y congresal. Todo este atropello ha sido cometido con el aval del partido Perú Libre.

Otro de los cambios que se pretenden hacer es crear un senado de la República, como el existente antes de la actual Constitución. Dicha norma fue rechazada en referéndum, el mismo que se pretende desconocer. También se comprende, la reelección de parlamentarios, lo que resulta un contrasentido a un interés nacional, que fue recogido en su momento por el expresidente Martín Vizcarra.

El Perú tiene una democracia muy frágil y vulnerable. La irresponsabilidad política y la falta de reconocimiento del otro, es un problema que queja el precario sistema y que, a los ojos de América Latina, se observan las diferencias, sucedió primero en Chile y acaba de presentarse un caso similar en Colombia, en donde con una honradez política innegable se reconoce al ganador.

Respecto a la Constitución Política actual, tiene problemas de legitimidad y se insiste en modificarla sin tener en consideración una participación ciudadana como corresponde. De consolidarse estas modificaciones, de la manera como se plantea, se seguirá insistiendo en el problema que genera el actual contenido y se mantendrán abiertas las críticas de rechazo a una norma aprobada por una dictadura y sobre todo un gobierno corrupto.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255