27
Lun, May

Pequeña de 8 años de edad ya puede hablar y comer con normalidad tras compleja pero exitosa artroplastia

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Es su último día en el área de hospitalización y la pequeña Carlita deja su habitación para ir a la zona de juegos infantiles del hospital Alberto Sabogal de EsSalud, con la alegría de volver a casa con los suyos. Se despide del equipo multidisciplinario que le ha dado la oportunidad de hablar y comer con normalidad, un cambio radical para su calidad de vida a sus cortos 8 años de edad.

Carlita batalló por mucho tiempo hasta que no pudo abrir más la boca ni para hablar o comer, lo cual comenzó a afectar también su nutrición y estado de salud. Los alimentos los ingería de manera líquida y requería ayuda para poder comunicarse, una situación que a su corta edad la hacía padecer. Sus padres la llevaron al hospital Sabogal, donde pudo intervenir un equipo de especialistas.

Ángeles que cuidan con el corazón

Desde la actual gestión de EsSalud, a cargo de la presidenta ejecutiva, Dra. María Elena Aguilar Del Águila, se viene impulsando una campaña de humanización a nivel nacional llamada “Cuidando con el corazón”, la cual pone al paciente como prioridad y alrededor de él, todos los servicios que requiera para su oportuna recuperación. Así, Carlita fue recibida en el hospital Sabogal y aquí se inició un plan de atenciones que involucraban también el soporte emocional a ella y su familia.

Tras el diagnóstico se determinó que la osificación había afectado en un 50% el movimiento natural de la mandíbula y, por ello, era necesaria una intervención quirúrgica de alta complejidad denominada artroplasia. “La cirugía tuvo como objetivo desprender la mandíbula, despegarla de la base del cráneo para darle nuevamente movilidad. Sin embargo, para que este tratamiento sea exitoso, el 50% es la intervención quirúrgica y el otro 50% es la terapia física que debe hacer la paciente. Con esto, la pequeña debe hacer ejercicios de abrir y cerrar la boca”, explica el Dr. Hiroshi Concha, cirujano maxilofacial del hospital Sabogal de EsSalud.

“Nuestra paciente sufrió un accidente hace cuatro años, una fractura mandibular que, lamentablemente, poco a poco fue complicándose. Los dolores eran cada vez más fuertes, pues lo que tenía era osificación progresiva, es decir, parte de la mandíbula se calcificó hasta perder totalmente el movimiento”, detalló el especialista.

La paciente deberá regresar en las próximas semanas para un control. Además, el especialista le indicó continuar con una dieta blanda, pero ya no líquida. Esto para que empiece a utilizar la masticación como recurso para triturar los alimentos, algo que ha logrado hacer desde el día siguiente de la operación y que, con mucho orgullo quienes la cuidaron con el corazón celebran y aplauden.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1