La ausencia del Señor de Chocán

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Hace casi 400 años se inició en el Perú el culto a la milagrosa imagen del Señor de la Buena Muerte de Chocán, en la hacienda de ese nombre, en actual jurisdicción querecotillana, más de 300 años que la sagrada imagen de vivo realismo impresionó a sus devotos y a quienes la conocieron, despertando el amor a Jesús, y generando alrededor de sus celebraciones, una de las más grandes muestras de la religiosidad popular en Piura.

Hoy, la festividad está a las puertas de ser reconocida como patrimonio cultural, por el Ministerio de Cultura, porque los méritos son suficientes, para que este símbolo local y regional, de una mayúscula expresión de fe, alcance esa categoría, que si bien será un acto oficial, no deja de ser de gran valía, para reconocer, a esto que ya es patrimonio cultural, de todos los que tenemos en “Chocancito”, a uno de nuestros símbolos religiosos.

Piura es tierra fecunda para la religiosidad católica, es una región tremendamente católica, en la que sobreviven ferias más que centenarias, como esta que se celebra alrededor del Señor de la Buena Muerte de Chocán de Querecotillo, cuya fecha central es el 2 de febrero.

Hace poco hemos recibido la visita del Papa Francisco, Pontífice de la Iglesia Católica, que si bien no llegó a tierras piuranas, como si lo hizo Juan Pablo II, eso no ha significado que los piuranos no se acerquen a las emociones vividas, porque la magia de las tecnologías de la comunicación, radio, televisión, y todas las redes sociales, nos hacen vivir las emociones, en el mismo momento que se protagonizan.

En la multitudinaria Misa celebrada en Huanchaco por el Papa Francisco, miles de piuranos han estado presentes en los lugares abiertos, y en los espacios cerrados donde estaban programadas sus celebraciones y diferentes participaciones. Y es grato mencionar, que dos de las imágenes de mayor congregación popular católica en Piura, los meses de setiembre y octubre, han estado presentes, junto al Papa Francisco en Huanchaco.

Un total de 40 imágenes, procedentes de La Libertad, Piura, Ancash, San Martín, Cajamarca, Lambayeque, participaron en la visita del Papa Francisco a Trujillo, la lista es larga en realidad, se contó a la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, Santísima Cruz de Chalpón de Motupe, Señor Cautivo de Ayabaca, y la Virgen de Las Mercedes de Paita.

También estuvieron el Divino Niño del Milagro de Eten, la Virgen Dolorosa de Cajamarca, la Virgen de la Asunción de Cutervo, la Inmaculada Concepción de Chota, Nuestra Señora de Alta Gracia de Huamachuco, San Francisco de Asís de Huamachuco, Santo Toribio de Mogrovejo de Tayabamba (Huamachuco), la Virgen Asunta de Chachapoyas, San Jorge de Cajamarca, la Sagrada Familia de Chiclayo, las Reliquias de los Mártires de Chimbote, San Pedro de Chimbote, y San Pedro de la diócesis de Huari.

Para mi resultó emocionante, cuando el Papa Francisco mencionó al Señor Cautivo de Ayabaca, y a la Virgen de las Mercedes de Paita, y escuchar a los comentaristas por radio, algunas referencias sobre dos de los más grandes símbolos de la religiosidad popular en Piura, sin embargo, la espera fue angustiante hasta el final, por no escuchar el nombre del Señor de la Buena Muerte de Chocán de Querecotillo, como esperaban todos los querecotillanos.

senor de chocan

Para Rolando García Gallo, la imagen debió estar en Trujillo desde los días previos a la celebración de la Misa, y a su retorno dejarla en la parte baja del templo, como cuando cada vez antes del 2 de febrero se baja para la novena, sin embargo, para desencanto de la feligresía, esto no ha sido así, como lo lamentó Martina Seminario Altuna, resumiendo la voz de muchos querecotillanos.

Porque no estuvo el Señor de Chocan? solo los responsables de haber gestionado su traslado lo sabrán, lo cierto es que pude constatar un gran desaliento entre los querecotillanos, cuando conversé con ellos, sobre todo, ahora que se aproxima su fiesta del 2 de febrero, y se encuentra en proceso de tramite la declaración de patrimonio cultural a esta celebración, su presencia en Trujillo habría contribuido a fortalecer este logro, y además, todo el Perú habría escuchado el nombre del Señor de la Buena Muerte de Chocán.

Al parecer, esto no se pensó tampoco desde la Dirección Regional de Cultura, que habría seguro, recomendado que se agoten todas las instancias para el traslado de la imagen, al margen del costo, que no resultaba inalcanzable, frente a un santo propósito; de esta manera, se hubiese contado con un dato informativo para el fortalecimiento del expediente generado desde el 2016.

Me sumo a la frustración de no haber escuchado el nombre del Señor de la Buena Muerte de Chocán de Querecotillo, en la Misa del 20 de enero, y me pregunto, donde estuvo el Movimiento Cultural Querecotillo en Acción, donde sus directivos que no hicieron ver a quienes correspondía que se procurara el traslado de la imagen, no hubiese habido impedimento, frente a un solo y múltiple propósito, para que “Chocancito” hubiese estado en Trujillo.

No se vaya a culpar al párroco, no es el único que pudo y debió hacerlo, el Señor de la Buena Muerte de Chocán es de todo Querecotillo, y la Municipalidad con su alcalde a la cabeza, y sus regidores debieron proponerlo y lograr que la sagrada imagen vaya a Trujillo, pero al parecer, esto no interesa de manera básica. También me pregunto, donde estuvo la Sociedad Dos de Febrero que debió tener un papel protagónico para el traslado, al margen del costo.

El Club Social Querecotillo, tuvo algún intento?, y el Grupo Querecotillo, también de naturaleza cultural como el Movimiento Cultural Querecotillo en Acción, donde estuvo, que pasó, acaso cada uno anda por su lado, y no buscan puntos de encuentro para el logro de propósitos comunes, y de orientación social. Lo cierto es que la milagrosa imagen del Señor de la Buena Muerte de Chocán, no estuvo en Trujillo.

chocan de querecotillo

Publicidad Mario Quispe Suarez