fbpx
20
Lun, Sep

Lo que parecía un juego terminó en una premiación

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Hace unos días, mi compañero de FACTORTIERRA y amigo Luis Correa me pasó la fotografía que ilustra esta columna con el mensaje “ha pasado una década”. Bueno, casi. Se trata de la imagen en la que aparecemos quienes ganamos el Premio Nacional Ciudadanía Ambiental 2011, una convocatoria del Ministerio del Ambiente patrocinada por la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Por: Nelson Peñaherrera Castillo

Nosotros ganamos la categoría Mejor Campaña en Medios de Comunicación por todo el trabajo de difusión local, nacional e internacional que hicimos sobre la comunidad de Malingas (distrito de Tambogrande, provincia de Piura), enfatizando todo su potencial ecológico que permite el desarrollo de actividades afines como la agricultura o la ganadería, y que prometen –aún—lanzar otras de alta proyección global como el turismo, especialmente ahora que la pandemia de la Covid-19 ha cambiado el paradigma de los destinos que la gente va a preferir de hoy en adelante.

Fue el primer premio de ese tipo que el departamento de Piura consiguió, y aún el trofeo consistente en una hoja hecha de metal reciclado por un artesano cataquense (eso nos dijeron) está aquí enfrente mío, en nuestra sala de trabajo. Ese galardón nos fue concedido en diciembre de 2011, el mismo día que Alianza Atlético bajaba a segunda división. Lo recuerdo porque Franco Chinchay Alburqueque, con quien viajé a la ceremonia se la pasó toda esa tarde maldiciendo frente al televisor en el hotel. Luis no pudo acompañarnos, pero saltó de alegría cuando le informamos que lo habíamos conseguido.

Franco, para entonces, ya era una suerte de veterano ganando premios: quedó como finalista representando a Perú en un concurso de fotografía organizado por Sony y Universia, que le permitió tener su primera cámara fotográfica profesional, había ganado un concurso en su instituto, y un año antes, en 2010, fue uno de los seis estudiantes del colegio santa Rosa que consiguieron el primer lugar en la convocatoria que el portal EducaRed, en España, hizo por toda Hispanoamérica, presentando una web recopilatoria sobre Machupicchu, que ya no está disponible en la nube.

Recuerdo que, cuando nos enteramos de la noticia, contactamos al colegio y nos reunimos con los chicos, bajo la mirada de Hary Piedra, quien entonces trabajaba en el Santa Rosa, sigue en la docencia, llegó a ser regidor distrital de Bellavista, y con quien sigo manteniendo el contacto. El caso es que pedimos a los chicos que nos escribieran su experiencia para publicarla, y Franco fue uno de los que se animó. Precisamente, me puse a revisar los archivos, y encontré su testimonio, del que comparto con ustedes el manuscrito. Detalle: en ese momento, Franco recién cumplía los 17 años de edad, y no olvidemos que era 2010.

“Mi nombre es Víctor Franco Chinchay Alburqueque y esta es parte de mi historia. Soy alumno del colegio particular Santa Rosa de Sullana, curso el quinto año de secundaria y llegué a estudiar a este colegio en el cuarto año de secundaria".

“El año pasado, a pesar de ser nuevo me adapté al ritmo del colegio aunque primero con un poco de dificultad pero luego me fui adaptando en los cursos… claro en algunos llegué a ser más sobresaliente ya que tengo agilidad para el arte (dibujo y pintura), en cualquier clase de deporte y también me gusta mucho la computación, que es el tema en el cual está basada mi historia.

“Cuando tenía clases de cómputo pensaba que eran aburridas en las que sólo quería ir a jugar, pero al darme cuenta que no era así me comencé a interesar en los programas que el profesor nos enseñaba ya que eran muy motivadores para mí porque, entre otras cosas, sé que en la carrera que quiero seguir en la universidad -Ingeniería Informática- necesitaré de estos programas y es mas, era el primer año que nos capacitaríamos con programas útiles y avanzados.

“Durante mi 4to año de secundaria el colegio me trató muy bien y aprendí mucho de los profesores de cada asignatura. En las vacaciones comencé a practicar en el gimnasio -un mes- y luego a estudiar para los próximos meses en que comenzaban las clases.

“Al comenzar el quinto año, ahora como un alumno promocional, sabía que tenía que ponerle más empeño a mis estudios; pero lo que yo no sabía es que el profesor Jonathan Salazar Aguilar me tenía en la lista de los más destacados en Cómputo junto a 4 compañeros más de mi sección. Cuando el profesor nos dio la noticia sobre un concurso internacional, sinceramente yo estaba muy emocionado y a la vez un poco temeroso al saber que íbamos a competir con gente del exterior.

“Este era un concurso internacional de informática. Pues EducaRed de España convoca anualmente a participar en “EducaRed en línea” con el objetivo de promover el uso pedagógico de las Tecnologías de la Información y la Comunicación por parte de la comunidad educativa con diferentes categorías para los alumnos según su edad y por cada modalidad; es decir nos presentaban para poder realizar las modalidades: Blog, Wiki y Web. Teníamos un promedio de 2 meses para realizar la página Web ya que había empezado aproximadamente un 22 de marzo y terminaba un 21 de mayo. Como grupo accedimos a la modalidad Web y pertenecíamos a la categoría V de 15 a 17 años.

“Al comenzar el concurso, dentro de mí sinceramente tenía un pensamiento un poco negativo. Cuando nos integramos el profesor seleccionó a otro compañero del 4to año de secundaria siendo así un grupo de 6 alumnos.

“El profesor explicó por qué nos había seleccionado, era por la capacidad de dedicación y empeño que poníamos al área de computación; me sentí muy emocionado cuando se refirió de esa manera sobre nosotros pues empezaba a darnos un poco de confianza. Para mí comenzaba una fase muy importante en mis pocos años de vida pero sabía que tenía que enfrentar lo que se venga… así fue que nos reunimos para dialogar sobre el tema que teníamos que elegir. surgieron muchos:

1.- Contaminación del río chira

2.- Contaminación ambiental.

3.- Machu picchu.

Entre otros.

De los cuales seleccionamos “Machu Picchu” pero al ir hablando sobre el título que le daríamos a la página Web, queríamos tratar sobre nuestro patrimonio cultural ya que es una de las 7 maravillas del mundo y que a pesar de ello no encontrábamos información completa sobre aquello y es allí donde nos surge la idea de recolectar todo lo concerniente a Machupicchu y gracias a este concurso podríamos publicarlo internacionalmente por primera vez de manera completa y procesada. Y es allí donde surge la idea de: ¨MACHU PICCHU PARA EL MUNDO¨.

“Al principio para mí era un poco raro hacer grupo con compañeros a los cuales frecuentaba poco, pero esto a la vez ayudó a unirnos más con el transcurso del tiempo ya que pasaban las semanas y dentro del grupo siempre había diálogo conforme íbamos avanzando; es más, si uno de nosotros no podía hacer un estilo con cierto programa lo ayudábamos y así todos avanzábamos parejos, es allí donde comienzan a surgir los lazos de amistad entre todo el grupo; me di cuenta que mientras más avanzábamos unidos se sentía una confianza inmensa y en cada uno de nosotros ya no existía ese temor primerizo.

“Yo estaba a cargo de la redacción informativa (gliptodonte), del análisis de pruebas de videos e imágenes. Dejamos todo de lado incluso nuestra semana de vacaciones del primer bimestre la empleamos para trabajar en la página Web y nos quedábamos hasta altas horas de la noche culminando detalles.

“Tengo siempre presente el día cuando en nuestro colegio había misa en honor a la virgen María Auxiliadora y dejamos un momento nuestra labor para ir a agradecerle por todas las semanas de trabajo y luego por ser el último día de entrega nos quedamos desde las 5 pm hasta las 11:15 pm enviando los archivos.

“Desde ese día estaba muy angustiado pero después de meses de espera llegó a nuestros oídos una gran noticia ya que mi compañero Néstor Andrade llegó corriendo a mi aula gritando que habíamos obtenido el “primer puesto” a nivel internacional; fue una gran emoción por lo que se me salieron unas lágrimas de alegría. Al llegar a mi casa mi madre era la única que estaba y gritando de alegría le dije ¡ganamos! ella lloró al verme tan emocionado; toda mi familia me felicitó y esperan que siga adelante.

Después de eso y su paso por FACTORTIERRA, Franco llegó a trabajar en Fe y Alegría junto a la Fundación Telefónica para implementar aulas virtuales en colegios rurales de, precisamente, Malingas; luego migró a Lima donde logró ingresar a un puesto en una de las más altas entidades gubernamentales, y llegó muy alto, tanto que hasta se pudo pagar sus primeras vacaciones fuera del país: México, para ser preciso. Orgullo es lo mínimo que uno puede sentir al mirar hacia atrás y ver todo lo que se ha recorrido. Y, claro, queda la valla alta de conquistar otro galardón mucho más alto. De poder, se puede; todo está en proponérselo.

[Búscame en redes como @nelsonsullana y opina usando el hashtag #columnaNelson; también sígueme en https://facebook.com/L4Sstudio ]

Diario El Regional de Piura

Pristina 255