fbpx

El triunfo del Partido Civil en el Perú

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El 2 de agosto de 1872, una nueva página se registraba dentro de la historia nacional, por primera vez un presidente civil asumía constitucionalmente la más alta magistratura, después que una gran cantidad de ciudadanos depositara su confianza en él, para guiar los destinos del Perú. Y así fue, don Manuel Pardo y Lavalle había sido elegido, y ahora asumía constitucionalmente la Presidencia de la República.

Por | Miguel Arturo Seminario Ojeda

Director del Museo Electoral y de la democracia del Jurado Nacional de Elecciones

Desde la independencia, solo hubo gobiernos militares, los civiles estaban relegados del mando en ese campo, los caudillos peleaban entre ellos por el mando supremo, más podían los intereses particulares y personales, frente a los intereses de la nación de modo que hasta 1872, fueron los militares los que ejercieron el más alto cargo en el Perú, varios de manera constitucional, pero militares.

En los años cincuenta del siglo XIX, de acuerdo a los estudios de Alex Loayza, se trazan los primeros esbozos por la conformación de los primeros partidos políticos en el Perú, o clubes electorales como se les conoció en ese momento, organizaciones que poco a poco se fueron fortaleciendo, hasta cambiar el rostro a la participación política en el Perú, y a la forma de organización de los ciudadanos para las contiendas electorales.

Quizá el nombre de Partido Civil, al fundado por Manuel Pardo, obedece a una razón que partía de la realidad, se trataba de decir que los civiles también podían ejercer el mando supremo, que también estaban capacitados, y no solamente los militares, fue así que la Sociedad Independencia Electoral, fundada por Manuel Pardo, se llamó al poco tiempo, Partido Civil, y de inmediato consideró dentro de su organización, a los comités en el interior del país, fue una gran sociedad organizada, que contaba además con un periódico, como lo exigía la existencia de las agrupaciones políticas.

Piura no estuvo ajena a la nueva realidad, y vemos que de inmediato se organizaron las células respectivas, contándose con su registro también en Paita, Sullana, Querecotillo, Amotape, Tambogrande, Huancabamba, Ayabaca, y otras localidades del interior del departamento. Recordemos que dentro de esta agrupación política, Miguel Grau fue elegido diputado suplente por Paita, en 1872, y titular por la misma provincia en 1876.

Así fue saliendo de la escena política cotidiana el militarismo en el Perú, el poder se delegaba a través de procesos electorales, no solo a militares, también a civiles de reconocida capacidad y prestigio. Dentro del Partido Civil, hubo comerciantes exitosos, consignatarios del guano, varios industriales y propietarios de tierras, que de alguna manera representaban a la naciente burguesía nacional.

Hubo en el Partido Civil muchos intelectuales, abogados periodistas, los ciudadanos vieron en Manuel Pardo a una figura que se podía imponer en medio del militarismo, se notaba que este miembro de la generación nacida alrededor de la independencia, iba a alzarse en el campo de la política, por las habilidades que había demostrado, como alcalde de Lima, y como miembro del “Gabinete de los Talentos”, dentro del gobierno de Mariano Ignacio Prado.

Don Manuel Pardo y Lavalle fue electo Presidente constitucional de la República, y el 2 de agosto de 1872, por primera vez a la suprema magistratura recaía en un civil, cuyo gobierno estuvo caracterizado por la honestidad y capacidad de su máximo representante.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255