fbpx
17
Dom, Oct

El Peruano, un periódico de la Independencia con ideas de libertad

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Como hemos señalado en varias ocasiones, desde El Regional Piura, las sesiones de los constituyentes de la Cortes de Cádiz, entre 1810 y 1812, estuvieron cargadas del espíritu liberal que dominaba a la mayor parte de sus miembros, y esta manifestación, que era novedad de los tiempos, no quedó atrás entre los representantes de la América hispana, era difícil substraerse frente a la renovada mentalidad, de convivir bajo preceptos de ciudadanía.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del JNE

Dentro de esta coyuntura, se entiende la aparición de El Peruano en 1811, en Lima, considerado como el primer periódico de esta naturaleza, después de sancionada la libertad de imprenta, que daba cierta permisibilidad a los amantes de la libertad, para expresar sus ideas, bastantes revolucionarias, para la época.

El Peruano de 1811, bue un bisemanario, que salió por primera vez, el 6 de setiembre de 1811, concluyendo su aparición, el 9 de junio de 1812, alcanzando a publicarse 82 números, y cuatro números extraordinarios. Su editor fue Guillermo del Río, imprimiéndose por Pedro Oyague y Bernardino Ruiz, en la Imprenta de los Huérfanos y la Casa de los Niños Expósitos.

Hemos tenido la oportunidad de leerlo en su versión original, en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional, pudiendo extraer de su contenido, el alma peruana que reflejan sus páginas, lo que valió para las tres denuncias que se formularon contra el principal redactor Gaspar Rico y Angulo, lo que llevó al cese de El Peruano, y al destierro de Rico, quien fue remitido a España. Pero ni esta medida frenó el espíritu de los hombres de prensa que se habían alineado con la fuerza que conducía a la independencia del Perú y de América hispana.

“El Peruano” apareció en medio de la coyuntura de la independencia, fue la expresión del espíritu de la época, y a juicio de sus estudiosos, fue un bisemanario de actitud desafiante, que no temió denunciar al virrey Abascal, cuando creyó necesario criticar sus acciones de gobierno. Indudablemente, que esto le cortó su existencia, por considerársele sedicioso.

La prensa escrita de comienzos del siglo XIX tuvo que enfrentar el control inquisitorial de las autoridades realistas, que estaban en alerta, frente a los movimientos independentistas de América, y de esto no se salvó El Peruano, y otras publicaciones periódicas de América que manifestaban su identificación con los ideales del momento, la libertad e independencia del continente.

Posteriormente, el 22 de setiembre de 1812, se edita el primer número del periódico Liberal “El Verdadero Peruano”, apoyado por el virrey Abascal, en concordancia con el decreto de libertad de imprenta dado por las Cortes de Cádiz, fue un periódico dirigido por Tomás Flores, y contó con colaboraciones de Hipólito Unanue.

El Verdadero Peruano” salió hasta agosto del año siguiente, y ya no fue tan radical en sus posturas, como su precedente, y tuvo más bien, un espíritu liberal reformador, quizá advirtiendo la necesidad de un cambio progresivo en la forma de gobierno, que se asociaría a las ideas de libertad e independencia.

Con estos dos periódicos, en esa época se registra la presencia de otros, que tuvieron que hacer frente a la prensa oficialista, que trataba de mantener la fidelidad a la corona española, sobre todo, cuando el rey Fernando VII interrumpió el constitucionalismo, proclamado en 1812, con la Constitución liberal de Cádiz.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255